LOS OTROS JOVENES INEXPERTOS

Camino al mundial recorremos lo que se considera la Scaloneta, sus jugadores estrellas y cómo llegaron a dónde están hoy.

Por Santiago M. Ludueña

El 21 de agosto de 2018, cincuenta y dos días después del partido y eliminación contra Francia que significó el fin de la era de Jorge Sampaoli al frente de la Selección Nacional, Lionel Scaloni afrontó su primera rueda de prensa como DT interino de la albiceleste. Todo parecía indicar que solo iba a estar en los seis amistosos que quedaban de aquel año. Incluso él pensaba lo mismo, lo dejó entrever en dicha conferencia: “Queremos aportar la máxima cantidad de jugadores posibles para que el entrenador que venga a futuro pueda elegir entre todos estos chicos que van a intentar jugar estos partidos, ponerse la camiseta de la Selección, y después que él decida”.
Las vueltas de la vida, o mejor dicho, la decisión de Claudio “Chiqui” Tapia, quien fue a contramano de los editoriales televisivos que pedían apellidos más fuertes para el banco albiceleste como Diego Simeone, Mauricio Pochettino, Marcelo Gallardo o Ricardo Gareca (el cual manifestó haber dilatado la renovación con el seleccionado peruano esperando un llamado de la AFA que nunca llegó), hicieron que el entrenador que elija a esos incipientes futbolistas de la Selección sea el propio Scaloni.

Hoy, cuatro años después, y a menos de un mes del debut en Qatar contra Arabia Saudita, se puede decir que el objetivo que había trazado el pujatense lo terminó cumpliendo. De los once futbolistas del equipo ideal de Scaloni, solo cuatro disputaron minutos en el Mundial de Rusia: el central Nicolás Otamendi, el lateral izquierdo Marcos Acuña, y los delanteros Ángel Di María y Lionel Messi. El resto, de no haber contratiempos, debutará en un Mundial el 22 de noviembre próximo. Y a ellos los podemos dividir en tres grupos.

DE SEDUCIDOS Y ABANDONADOS A LA COLUMNA VERTEBRAL

Del XI ideal de Scaloni hay tres apellidos que debutaron en la era Sampaoli: Leandro Paredes, Lautaro Martínez, y Giovani Lo Celso. Solamente este último fue convocado al Mundial.

Agencia Reuters – PH: Agustin Marcarian

En principio quiero explayarme sobre el actual jugador de la Juventus, cuya historia futbolística es conocida: surgió como enganche en Boca Juniors, pero mutó finalmente en mediocampista central. Su estreno fue en el segundo partido del entrenador casildense en la Selección el 13 de junio de 2017 frente a Singapur, al ingresar por Manuel Lanzini en el segundo tiempo. Tras ello, acumuló dos partidos más: 6 minutos frente a Ecuador en la última fecha de las Eliminatorias, y su primera titularidad ante Italia en un amistoso de marzo de 2018, cuando hizo doble 5 con Lucas Biglia. Pese a ello, no logró ser parte de los veintitrés que fueron a Rusia. El recuerdo que tiene el dueño de la 5 albiceleste del ahora DT del Sevilla no es el mejor: “Hay entrenadores que dejan cosas buenas o malas. De las buenas no tengo mucho para decir, y las malas me las guardo para mí”, fue la respuesta que le dio al programa “Líbero” de TyC Sports en mayo de 2022, después de aclarar que su ex entrenador solía mensajearlo respecto a alguna declaración crítica.
La historia con Scaloni resultó ser distinta. Fue su mediocampista central desde la primera hora literalmente, ya que estuvo presente en el inicio del interinato frente a Guatemala, y de los 49 partidos del ciclo, disputó 42, pese a no ser el que más jugó en el ciclo. Si bien muchos tuvieron dudas sobre si podía ser el “heredero” de Javier Mascherano, al punto que en los medios plantearon que Guido Rodríguez (otro que debutó con Sampaoli, y la primera alternativa de Scaloni en la posición) tenía que ser el volante central titular en su lugar. Pero con el correr de los partidos, sobre todo después de la última Copa América, se terminó afianzando en su lugar, y aquellas voces críticas cesaron, casi a la par que su DT. “Scaloni fue importantísimo porque armó un grupo de personas y jugadores increíbles. Formó, antes que un equipo, un grupo bárbaro. Está siempre pendiente, y se acerca muchísimo”, fue su definición en la mencionada entrevista con Líbero.
Lautaro Martínez estuvo solamente un partido con Sampaoli, cuando ingresó desde el banco en la goleada en contra por 1-6 frente a España en Madrid. Pero pese a ello, el DT era un habitué del estadio de Racing, donde jugaba el atacante bahiense. Sin embargo, tampoco pasó el corte de los que viajaban a Rusia. Y fue más contundente que Paredes cuando le tocó rememorar su convivencia con el entrenador campeón de la Copa América con Chile en 2015: “A mí Sampaoli nunca me dijo que estaba lento, pero lo veía en la televisión. Me dolió no ir, tenía la ilusión y estaba haciendo bien las cosas. Me pidió que cambie un par de cosas de mi juego, le hice caso y eso me hizo bajar mi nivel. Yo venía haciendo un montón de cosas muy positivas a mi manera, y después de una reunión con él me hizo cambiar algunas cuestiones que me perjudicaron”, afirmó en “Fox Sports Radio” en agosto de 2018.
Tras el cambio de mando su protagonismo fue mayor. Si bien no pudo decir presente en la primera fecha FIFA del interinato, sí estuvo en la siguiente, cuando se “re-estrenó” contra Irak: fue titular y anotó el primero de sus 21 goles con la albiceleste, los que lo hicieron ser el segundo máximo goleador del ciclo Scaloni, solo por detrás de Messi, quien anotó en 25 ocasiones. En total disputó 39 partidos, y pese a que ha tenido momentos de sequía anotadora que generó murmullos, el hombre del Inter de Milán siempre fue sostenido por su DT. “Estoy muy agradecido a él porque siempre confió en mí. Me sostuvo cuando no hice goles y se hablaba mucho, me respetó y me bancó”, afirmó en una entrevista para Star Plus en octubre pasado.
El que sí fue a Rusia fue Giovani Lo Celso, quien se estrenó en un amistoso contra los organizadores del pasado Mundial en noviembre de 2017, con el agregado de que había sido titular, y disputó los siguientes 4 amistosos, incluyendo la despedida contra Haití en La Bombonera, siempre en el XI inicial. Pero su situación cambió drásticamente en el Mundial: no jugó ningún minuto en los cuatro partidos que jugó la Selección. La leyenda, alimentada por buena parte del periodismo mainstream, decía que un enojo de Lionel Messi por un caño que recibió de él hizo que Sampaoli tomase la decisión de “colgarlo”. Cuando le consultaron sobre ello en Líbero en 2020, el surgido en Rosario Central miró el vaso medio lleno, al menos públicamente: “Es algo que ya pasó y quedó en el tiempo. Obviamente todo sirve como experiencia y haber estado ahí para mi fue algo único. Representar los colores de la Selección y estar con los jugadores que había fue muy lindo”.
«Lo Celso es un jugador extraordinario, tiene que dejar atrás lo que pasó. Ya se lo dijimos: tiene que pensar en el futuro», fue lo que afirmó Scaloni en la conferencia de prensa después del partido contra Guatemala, el cual significó su regreso, con gol incluído, y a su vez el primero de los 36 encuentros que disputó en el ciclo. Lejos de la rabieta del mito urbano, se consolidó como uno de los principales socios de Messi en la Selección (justamente una de las expectativas que había antes de Rusia 2018), y brilló en los mejores partidos del ciclo: el 3 a 0 ante Uruguay en el Monumental por las eliminatorias, y la Finalissima frente a Italia en Wembley, que terminó con resultado idéntico.

RODRIGO SCALONI


Agencia AFP – PH: Alejandro Pagni

Durante la gestión de Scaloni debutaron 41 futbolistas con la Selección. Incluso varios de ellos son parte activa de la Scaloneta. Pero ninguno es tan simbólico para este ciclo como Rodrigo De Paul. Es cierto que no formó parte de aquella doble jornada del interinato. Pero también es verdad que después participó de las siguientes convocatorias. Con 43 partidos jugados (de 49 posibles), es el futbolista que más jugó en el ciclo y el que más triunfos consecutivos logró con la Selección en la historia: formó parte de 33 de los 35 partidos del vigente invicto albiceleste (contra Bolivia por Copa América no ingresó, y contra Colombia por Eliminatorias estaba suspendido por acumulación de amonestaciones). “Despertarme y ponerme la ropa de la Selección no se compara con nada en el mundo”, había afirmado en marzo de 2019 en una entrevista en el programa “Con tal de hablar”.
Al igual que Paredes, el surgido en Racing Club de Avellaneda también había arrancado como enganche, pero en Udinese, el club que fue su plataforma de relanzamiento (considerando experiencias fallidas tanto en el Valencia de España como en su segunda etapa en Racing) pasó a ser mediocampista exterior. Sin embargo, su transformación final se empezó a dar en uno de los partidos bisagra de la Selección: el empate 1 a 1 ante Paraguay en la Copa América de 2019, un encuentro que estuvo a un penal acertado rival de ser el inicio del fin del ciclo Scaloni. “En esa Copa no empezamos bien. Le dimos un par de vueltas, y lo metimos de 8. A partir de ahí no salió más. Nos dio equilibrio, juego y pasión”, recordó el DT en ESPN dos días después del título en el Maracaná. Hoy, ese “power trío”, que compone con los mencionados Paredes y Lo Celso, es una de las partes más importantes del mediocampo argentino. Y el hecho de ser un futbolista “nacido y criado” en esta gestión le significó varios comentarios en broma de sus compañeros: “Los pibes me joden con Scaloni. Dicen que es mi papá. Me llaman ‘Rodrigo Scaloni’, son bravos, pero hay una realidad, no tengo vergüenza en decirlo, él sabe que cada vez que me ponga la camiseta de la selección, obviamente que por la selección, pero por él también, siempre voy a dar un plus”.
La otra característica del actual jugador del Atlético de Madrid es su amistad con Lionel Messi. Una relación que arrancó con una ronda de mates y truco espontáneo creció como una bola de nieve. “Desde el primer momento estuvo con nosotros, distendido, tomando mate. Hasta uno mismo puede creer que es un poco diferente, porque al final termina siendo el mejor del mundo y tendrá un montón de problemas. Pero es uno más”, había dicho en aquel marzo de 2019 en el que convivió por primera vez con el 10 rosarino. Más de 3 años después, y con la relación ya afianzada, afirmó en Star Plus: “Con el tiempo vas entendiendo los momentos, cuándo sí, cuándo no, todos tenemos problemas: que te llaman tus hijos, que te extrañan, cualquier cosa puede pasar. Nos entendemos mucho desde ese lado y por eso la relación que tenemos”.

LOS ÚLTIMOS PASAJEROS A LA GLORIA

Tres nombres son los que completan el “equipo de memoria” de Scaloni. Y todos tienen algo en común: debutaron el 3 de junio de 2021 frente a Chile, el penúltimo partido antes del estreno en la Copa América: Emiliano “Dibu” Martínez, Cristian “Cuti” Romero, y Nahuel Molina.
Martínez fue el de mayor antigüedad de los tres. No solo por su edad (30 años), sino porque su primera convocatoria, pese a lo que muchos suponían, fue en 2011. Sergio Batista había encarado una gira de la Selección con un equipo alternativo y “Dibu” fue uno de los citados, aunque no vio acción. No volvió a ser convocado hasta 2019, cuando fue suplente. En el medio de todo esto, no se podía asentar en el Arsenal de Londres, club al que arribó en 2009, y que lo cedió a préstamo a varias instituciones del ascenso inglés, y al Getafe de España. Aún así, nunca perdió la esperanza de pegar el salto, al punto de revelar que, tras la eliminación en Rusia, a la que fue como hincha, juró estar presente en Qatar.
En 2020 el destiño le guiñó un ojo: Bernd Leno, el arquero titular de los Gunners londinenses, se lesionó, y Martínez lo reemplazó de gran forma, al punto que logró con ellos la FA Cup y la Community Shield (la supercopa inglesa). Pero la devolución de la titularidad al recuperado Leno hizo que “Dibu” se marche al Aston Villa, donde se adueñó del arco, y tras un arranque en gran nivel, se rumoreó acerca de su titularidad con la albiceleste en el inicio de las eliminatorias, en detrimento de Franco Armani, quien pese a atajar el penal de Derlis González en aquella Copa América de 2019, no pudo replicar en la Selección lo hecho en River. Esta posible presencia en la formación inicial había sido muy criticada por el periodismo mainstream, considerando el hecho de que no era un nombre tan conocido como el de Armani. Sin embargo, eso no sucedió en los primeros cuatro partidos de aquel año, pero en 2021, el arquero “millonario” contrajo Covid 19, y le abrió las puertas de la titularidad al marplatense, quien no la soltó más.

El “Mirá que te como” al séptimo partido con la albiceleste lo hizo graduarse como arquero de la Selección. Pero esa fue simplemente su carta de presentación, porque a lo largo de sus 18 partidos ha tenido partidos fundamentales, incluyendo las dos finales que jugó y ganó (Copa América y Finalissima). “Dibu es muy optimista, a veces demasiado. Después de los cuartos de final tiró que íbamos a ser campeones de América. Él es un tipo muy confiado, y cuando tenés jugadores confiados y en un buen momento todo se hace más fácil”, afirmó Scaloni en ESPN.


Getty Images – PH: Pedro Vilela

La historia del “Cuti” Romero fue más corta pero también intensa: con solo 16 partidos en Belgrano de Córdoba se marchó al Genoa de Italia en 2018. Al año siguiente lo compró la Juventus, en donde nunca jugó, ya que lo cedió nuevamente al conjunto genovés, y en 2020 fue prestado al Atalanta, en donde logró ser distinguido como el mejor defensor de la Serie A. Eso le valió ser convocado a la Selección, en donde de entrada se convirtió en caudillo, y conformó con Nicolás Otamendi una dupla de centrales difícil de vencer. Incluso en la final de la Copa América, a pesar de estar afectado a una molestia en una de sus rodillas, la cual lo marginó de los tres partidos anteriores, decidió arriesgarse, y fue uno de los puntos altos.

El que completó el 11 fue Molina, en un puesto que no encontraba un jugador fiable desde Javier Zanetti. Incluso en la Copa América de 2019 los laterales derechos puros fueron Milton Casco y Renzo Saravia, dos que ya no forman parte del seleccionado. Al igual que De Paul, fue su estadía en el Udinese la que potenció al futbolista surgido en Boca, y con cesiones a Defensa y Justicia y a Rosario Central. Pese a que no jugó la final del Maracaná, en la que Gonzalo Montiel no solo le ganó la titularidad, sino que también fue una de las figuras, de a poco le empezó a ganar la pulseada al surgido en River, y hoy es prácticamente una fija.

“Joven e inexperto”. Esos dos adjetivos lo acompañaron a Lionel Scaloni desde que arrancó como interino hasta el 10 de julio de 2021. Y tranquilamente podía haber pasado lo mismo con estos 7 jugadores, quienes, ya sea desde el arranque o poco antes de la Copa América, acompañaron al DT en el camino hacia Qatar. Probablemente, el ciclo más recordado de los últimos tiempos.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Conversamos con Natalia Kerbabian, arquitecta, artista y creadora de un proyecto donde ilustra casas y edificios significativos dentro de la Ciudad de Buenos Aires.
Tomando la teoría de Aristóteles, observamos si la instrumentalización de la OTAN por parte de EEUU es una excepción o parte de una reproducción histórica.
Repasamos la situación actual respecto al acceso de viviendas en la Ciudad de Buenos Aires, ¿funciona la Ley de Alquileres? ¿qué se debería hacer para facilitar esta coyuntura?