Coincidencias

Cuando la prisión domiciliaria es una burla: coincido con el artículo y está bueno, especialmente la foto. Y sí hay que profundizar la investigación, la cual no es nada fácil. La serpiente tiene muchas cabezas, larga cola y dejó un montón de huevos incubando, ya sabemos dónde… Para que cuando llegue el momento nazcan los pichones, siempre se los puede usar para otras tareas. El mejor contragolpe es la información pública como la de ustedes, para poder desenmascarar a los intelectuales que crearon la Triple A que a mi juicio y por lo que sobre el caso leo, si bien no fue creada en España, tuvo el visto bueno y la aprobación allá. De eso estoy seguro, la cuestión es probarlo y así se terminaría con uno de los males políticos que cada día hunden más al país.

En el retorno del ’73, la cuestión era hacer el cambio para no cambiar nada y ese señor tuvo cómplices, en eso, de todos lados. Jamás se hizo responsable de lo que él también causó y a través de los años, que yo sepa, nunca pasó hambre. Recuerdo haber leído que cuando fue a España, en una Time de ese momento, lo hizo de la mano y no literalmente si no fotografiado (que indiscreta esa revista, ojo ejemplar en inglés), de la mano ¿de un señor norteamericano? Disculpen la demora en escribirles pero recién hoy leí el artículo. Me gustaría tener más noticias al respecto del tema, imparciales por supuesto. A sus órdenes.

Carlos Sánchez

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.
En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.