El rey desnudo

Diego Rubinzal analiza el estallido de la burbuja económica creada por el Gobierno de Mauricio Macri con la complicidad del FMI. Nuevo capítulo de Economía para armar.

El lunes 12 (después de las PASO) se produjo una fuerte devaluación (cercana al 30 por ciento) y un desplome de las acciones y bonos argentinos. El retroceso diario de la bolsa argentina (48 por ciento en dólares) fue la segunda caída más importante mundial de los últimos 70 años. La pregunta sería ¿Por qué se produjo esta debacle?. La respuesta es sencilla: estalló un modelo económico insustentable. El resultado final de este tercer experimento neoliberal en la Argentina era cantado. La única duda no era sobre cuál sería su final, sino cuando ocurriría.

 

En ese marco, el resultado de las PASO lo único que hizo fue acelerar los tiempos de ese final inevitable. ¿Por qué pasó ahora?. Algunos “inversores” tenían puestas sus fichas a que el macrismo tuviera chances de ganar la elección y que la fiesta (para pocos) siguiera un tiempito más. Esa apuesta sumada a la demonización de la oposición, que hizo el macrismo, aceleró los tiempos. Repetimos: el estallido era inevitable porque el modelo económico funcionaba con pulmotor (endeudamiento). En otras palabras, la economía estallaría cuando se apagara ese pulmotor.

 

En una entrevista radial, el economista Emmanuel Agis explica que “tengo mucha interrelación por razones profesionales con inversores de todo el mundo. Cuando miran un país como Argentina, no es que hacen un posgrado sobre nuestro país. Leen cuatro o cinco noticias y en general la voz que escuchan es la del gobierno. El macrismo se dedicó a decir que lo que venía era Cuba, Venezuela, el comunismo. El día que ganó el “cuco”, el Presidente dijo ahora van a ver lo que significa que gane Alberto Fernández. Eso desencadenó un pánico financiero”.

 

Podcast

 

Escuchalo también en Spotify, Radio Public, Google Podcast, Breaker, Anchor

 

En otras palabras, los “mercados” leyeron el resultado en línea con la idea de que “Alberto Fernández es igual a Nicolás Maduro”. Esto quiere decir que la debacle es consecuencia del resultado electoral, como dijo el Presidente el días después. Falso. Volvemos a repetirlo: el problema eran los “fundamentos” del modelo económico y no el resultado de las elecciones.

 


Por ejemplo, la crisis cambiaria desatada en abril de 2018 se produjo en un contexto político muy diferente al actual. El oficialismo había ganado cómodamente las elecciones legislativas, la oposición continuaba dividida y Cristina Fernández de Kirchner había caído derrotada en la provincia de Buenos Aires. Los circulos de poder económico-financiero descartaban la reelección presidencial de Macri. Sin embargo, la crisis irrumpió igual porque se apagó el pulmotor (toma de deuda privada) de un modelo insustentable. Lo único que hizo el rescate del FMI fue extender la agonía. Ninguno de los objetivos previstos en el stand by se cumplió (ver cuadro). Los firmantes del acuerdo original (Lagarde, Sturzenegger, Dujovne) ya abandonaron el Titanic.

 

El diagnóstico del macrismo desde el momento 1 era que el problema principal de la economía era la situación fiscal. Grave error: el desafío central continúa siendo la transformación de la estructura productiva para evitar chocar con la restricción externa (faltante de dólares). El gobierno de Cambiemos transformó una dificultad (que se expresó en el último gobierno de CFK en un bajísimo nivel de crecimiento económico) en un problema mayúsculo.

 

El macrismo pensó que aplicando políticas amigables con el mercado no tendría este problema. Los dolares van a sobrar, llegó a decir el Presidente. ¿Qué paso en realidad?. Lo que era esperable: la politica de desregulación cambiaria (de eliminar todo tipo de controles a los capitales especulativos, a las compras de dolares, a eliminar la obligación de liquidar las exportaciones) lo que hizo fue profundizar este problema.

 

En otras palabras, la política económica de la Alianza Cambiemos generó las condiciones perfectas para una tormenta. Se produjo una la sangría de dólares por diversos conceptos (fuga de capitales, déficit comercial, remisión de utilidades, intereses de deuda).

 

¿Cómo se financió esa sangría?. Con un megaendeudamiento histórico. Un informe del Observatorio de Deuda Externa de la UMET advertía “que un funcionario público emita deuda con una fuga de capitales elevada es como si un médico quisiera hacer transfusiones de sangre cuando su paciente está teniendo una hemorragia. Absurdo e incoherente. O se está financiando conscientemente la fuga de dólares”. Lo que estamos viviendo hoy en día es resultado de la explosión de este modelo económico insustentable. El rey está desnudo.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En el nuevo Afganistán salir a las calles implica quedar desprotegido por cualquier tipo de derecho civil. En esta nota analizamos lo que trae consigo la retirada de Estados Unidos del territorio afgano y el asentamiento del régimen de los talibanes.
Luego de las elecciones y los debates en el Frente de Todos, desde Revista Zoom desarmamos la política económica llevada a cabo por el gobierno y proyectamos hacía el futuro de corto plazo.
Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.