Una escribanía para mi ciudad

Por primera vez desde que llegó al gobierno porteño, el macrismo será mayoría en la legislatura. Una radiografía de lo que vendrá a partir del 10 de diciembre.

Por primera vez desde que el PRO (con Mauricio Macri a la cabeza) fuera ungido al frente de la jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el oficialismo tendrá mayoría en la Legislatura porteña. A partir del 10 de diciembre contará con 33 manos propias sobre un total de 60, lo que al menos le permitirá aprobar cómodamente todas aquellas leyes que no requieran mayorías especiales (dos tercios de los presentes).

 

Dichos números surgen en primer lugar de la fusión de los bloques PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública. En segundo, de la arrasadora elección realizada por el oficialismo porteño que en la categoría legisladores obtuvo el 50,60%.

 

Esta última jugada lleva el copyright de Horacio Rodríguez Larreta, quien ha hecho de su perfil como gestor su principal atributo, solapando sus potentes dotes como armador político. La pulverización del capital político de Martín Lousteau y su magro 12% son la prueba más palpable de ello. Pero el jefe de Gobierno porteño no estuvo solo en la faena. Contó con una inestimable ayuda: el factor Carrió.

 

Si en las pasadas elecciones de medio término el PRO no lograba perforar el techo del 40%, la inclusión de la diputada chaqueña en las listas del oficialismo fue determinante para que este año la historia fuera otra. En el nuevo oficialismo de la Ciudad (“Vamos Juntos”) lo saben bien. El rotundo triunfo estuvo edificado sobre tres grandes factores: la nacionalización de la campaña junto a la buena imagen del presidente en la Ciudad, y la alta y positiva valoración de la gestión de Rodríguez Larreta, por un lado, y la figura de Carrió jugando un papel de “contralor” interno, por el otro.

 

Un menú exquisito al paladar del votante porteño.

 

Transcurridos dos mandatos y medio del PRO en la Ciudad, con la coalición Cambiemos gobernando la Nación y la provincia, sumado a la nueva mayoría parlamentaria, la pregunta que surge en la capital del país y cuna política del macrismo resulta inevitable: ¿nacerá el próximo 10 de diciembre la “escribanía” porteña?

 

Los oficialismos

Francisco Quintana es presidente del bloque PRO en la Legislatura desde 2015. Preside el interbloque “Vamos Juntos” y, a partir del próximo 10 de diciembre, reemplazará a la saliente Carmen Polledo como vicepresidente 1º en el parlamento porteño. Polledo migrará a la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación.

 

Consultado acerca de la nueva mayoría, Quintana sostuvo que “el funcionamiento parlamentario no va a variar demasiado. Hoy en el interbloque tenemos 32 legisladores y a partir de diciembre tendremos 33”.

 

En el oficialismo porteño, y luego de la gran performance electoral, no ven posible la instalación de una hegemonía, aunque el antecedente más inmediato es la sanción de la ley que prorrogó la concesión del subte por un año y realizó un nuevo llamado a una licitación para empresas nacionales e internacionales.

 

A pesar de que todos los bloques opositores habían presentado proyectos propios en busca de una administración estatal del mencionado medio de transporte, el oficialismo hizo valer sus manos y su posicionamiento.

 

«Imagino una dinámica de trabajo donde, independientemente de tener mayoría, seguiremos estando dispuestos a incorporar propuestas por parte de la oposición”, reflexionó Quintana al mismo tiempo que agregó que «después de diciembre la novedad será que funcionaremos como un bloque único». Una novedad impensada hace apenas un año atrás.

«Si la novedad es la fusión del interbloque en un solo cuerpo, vale la pena preguntarse si los matices hacia el interior del oficialismo quedarán licuados»

Vale destacar que el paso que dará Quintana al ocupar la vicepresidencia 1º dejará vacante su actual cargo. “Para presidir el interbloque me imagino a alguien con experiencia parlamentaria”, se limitó a explicar, al tiempo que evitó dar nombres.

 

Ahora bien, si la novedad es la fusión del interbloque en un solo cuerpo, vale la pena preguntarse si los matices hacia el interior del oficialismo quedarán licuados. Para Maximiliano Ferraro, legislador porteño desde 2011 y hombre cercano a Elisa Carrió, la respuesta es sencilla: “No. No hablaría de quedar licuados. Los 33 diputados porteños electos representan el espíritu que votó la sociedad”, aseguró en diálogo con Zoom.

 

Ferraro, quien ocupó un rol de suma importancia en el último año como jefe de campaña junto a Diego Santilli, cree que “habrá un espacio de coordinación y de trabajo. Será un aprendizaje. Hay que formar un nuevo esquema de trabajo”, aseguró.

 

Hay quienes piensan en el oficialismo de la Ciudad que el próximo presidente de bloque podría ser el recientemente reelecto Agustín Forchieri, o bien el titular de la comisión de Justicia Daniel Presti. Todas las fuentes consultadas, coinciden en que quien presida, será del PRO, dado el peso específico de dicho espacio hacia el interior de la coalición gobernante.

 

El peronismo en su laberinto

La expresión parlamentaria del peronismo porteño está fragmentada, lo mismo que en otros órganos parlamentarios. Luego de la derrota electoral de 2015, el interbloque FPV fue paulatinamente desmembrándose. Primero, tuvo lugar la creación del “Bloque Peronista”, con María Rosa Muiños al frente. Luego, sobrevino la aparición del monobloque de Gabriel Fuks, denominado “Corriente Nacional de la Militancia”.

 

Del otro lado, y con Carlos Tomada a la cabeza, quedó concentrado el núcleo duro kirchnerista junto con Nuevo Encuentro y Pablo Ferreyra.

 

En medio de todo este proceso ocurrió la ruptura de la histórica sociedad entre Juan Manuel Olmos (quien conformó su nueva agrupación NEP) y Víctor Santa María, titular del PJ de la Ciudad.

 

Sin embargo, y a pesar de la fragmentación parlamentaria, la gran mayoría de los actores del peronismo porteño llegaron juntos a las elecciones, bajo la órbita de la denominada “lista UMET”.

 

¿La unidad llegará al recinto? “Nosotros ya veníamos trabajando en conformar un interbloque previo a las elecciones con Carlos (Tomada) y Gabriel (Fuks)”, sostuvo la recientemente reelecta María Rosa Muiños a Zoom. “Si coincidimos políticamente y en una metodología de trabajo, podemos pensar en armar un solo bloque a futuro”, detalló la referente del espacio liderado por Olmos.

«A pesar de la fragmentación parlamentaria, la gran mayoría de los actores del peronismo porteño llegaron juntos a las elecciones, bajo la órbita de la denominada ‘lista UMET'»

Consultada acerca de cómo cree que se comportará el oficialismo con la nueva composición de la cámara dijo que “cuando los oficialismos llegan a tener mayoría propia, a veces copian ciertas metodologías”. En esa misma línea, Muiños analizó que “si el oficialismo avanza con los proyectos parlamentarios sin generar consensos, va a tener un costo político de cara a la sociedad. Pero el mayor costo lo vamos a tener a nivel institucional”.

 

“Como oposición tenemos la obligación de hacérselo saber al oficialismo”, sostuvo Muiños, quien ve posible la conformación de un interbloque después del 10 de diciembre. “La figura del interbloque te permite mantenerte como bloque y discutir de manera diferente los temas. Tiene que ver con una metodología interna, no sólo con poder votar eventualmente de manera diferenciada”, analizó.

 

Vale decir que a partir del 10 de diciembre el Bloque Peronista sumará a Santiago Roberto, quedando conformado por cuatro legisladores.

 

Evolución Ciudadana. ¿Ser o no ser?

Mucho se ha hablado acerca de Lousteau, su candidatura y la falta (o no) de timing al competir en las elecciones de medio término. Luego del balotaje 2015, “Guga” jugó fuerte abandonando su cargo diplomático ante la embajada de Estados Unidos, aunque a la luz de los números los resultados no fueron los esperados. Luego de las PASO hubo un claro viraje en el rumbo discursivo de su espacio, Evolución: ya no habría de confrontar con el oficialismo porteño, sino con el kirchnerismo. De hecho, uno de los referentes más importantes del bloque SUMA+, Hernán Rossi lanzó en redes sociales: «Martín quiso competir en Cambiemos y no lo dejaron, pero ese es el colectivo del cual nos sentimos parte». Para muestra basta un botón, o al menos así reza el dicho.

 

Pero la política electoral y partidaria (la jueza electoral Servini de Cubría suspendió las elecciones internas en la UCR porteña previstas para el 19 de noviembre) no siempre van de la mano con la política parlamentaria. “Nosotros vamos a hacer lo mismo que hicimos hasta ahora. No vamos a poner palos en la rueda. Vamos a acompañar lo que nos parece que está bien y señalaremos lo que no”, sostuvo a Zoom la actual titular del bloque SUMA+, Inés Gorbea.

 

En relación a la mayoría que tendrá el oficialismo a partir del 10 de diciembre, Gorbea afirmó que la situación “no va a cambiar mucho, es muy similar a la que tiene hoy”. Sin embargo, la mujer cercana a Martín Lousteau, que no tiene procedencia radical señaló: “Está claro que para los proyectos que requieren 31 votos no necesitan consensos. Es una lástima”.

«Hay quienes creen que la suspensión de las elecciones internas de la UCR no es ni más ni menos que el PRO ‘jugando dentro del partido radical’”

Al mismo tiempo Gorbea sostuvo que, a pesar de la mayoría que tiene el oficialismo, “no quiere decir que no haya más diálogo. Es un desafío para Vamos Juntos”, analizó.

 

Sin embargo, las elecciones han quedado atrás, y la desconfianza mutua persiste.

 

Luego del contundente resultado electoral, Larreta removió por decreto al titular del CESBA, Federico Saravia (hombre del peronismo cercano a Lousteau). “Nos tomó por sorpresa; Federico venía haciendo un excelente trabajo, por eso nosotros presentamos una ley para modificar la ley que rige el CESBA”, detalló Gorbea, quien al mismo tiempo agregó que el anterior “titular del organismo, Sergio Abrevaya, había permanecido en su cargo por cuatro años”.

 

Hay quienes creen que la suspensión de las elecciones internas de la UCR no es ni más ni menos que el PRO “jugando dentro del partido radical”. Por lo visto, Larreta está dispuesto a eliminar cualquier llama que quede viva con la posibilidad de que Lousteau sea candidato en el 2019.

 

El FIT

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores presenta una novedad: a partir del 10 de diciembre contará con tres bancas. Myriam Bregman, Patricio Del Corro y Gabriel Solano serán los encargados de llevar la voz de la izquierda al parlamento porteño. Los dos primeros pertenecientes al PTS; el último al PO.

 

Basándose en las experiencias parlamentarias previas del FIT, seguramente conformen un interbloque, conservando la independencia política de cada espacio.

 

En diálogo con Zoom, Gabriel Solano dio su mirada crítica a la dinámica de la Legislatura porteña: “El oficialismo obtiene las leyes con el apoyo del kirchnerismo y de Lousteau (ECO)”. Al mismo tiempo, el dirigente de izquierda agregó que en la Ciudad “no hay una oposición importante” al gobierno de Larreta. Para Solano, sólo hubo “chisporroteos en el contexto del año electoral”.

 

Pero si en algo tiene expertise la izquierda es en ser minoría en los distintos parlamentos a lo largo y ancho del país. “Nosotros queremos enfrentarlos y apelar a los sectores agraviados, nuestro trabajo más fuerte tiene que ser con los trabajadores” sostuvo Solano y agregó: “No sólo haremos política en la Legislatura, donde difícilmente ganemos una votación, sino en la calle junto a la gente”.

 

La Legislatura también contará con el bloque del “Partido Socialista” (Cortina y Arce), del bloque “1País” (Abrevaya) y “Autodeterminación y Libertad” (Vilardo).

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.