Mónica Litza: «Evita dejó un legado fundamental a las mujeres y al país»

En un nuevo aniversario del fallecimiento de Eva Perón, la vicedirectora del Correo Argentino por el Estado y actual candidata del FDT habló con Zoom luego de prologar la nueva edición de "La razón de mi vida" de la editorial Punto de Encuentro.

Se cumplen sesenta y nueve años del fallecimiento de Evita ¿Cuál es tu impresión y qué significa para vos esto? ¿Qué significó Evita para el peronismo? 

Te voy a dividir lo que Evita significó en tres categorías: para el peronismo, para la Argentina y para las mujeres. Para estas últimas, lo fue todo; desde el punto de vista de la institucionalidad fue el comienzo de la mujer en la vida pública. Antes de Eva Perón las mujeres no tenían documento de identidad en la República Argentina. Ella fue un antes y un después. 

Para el peronismo dio fuerza, garra y pasión, las cuales imprimió en la ideología y el pensamiento de Juan Domingo Perón. Puso el corazón, la sensibilidad, su oído y el acercamiento. Es decir, pasó de la figura de la primera dama tradicional a la Evita, la que siempre estuvo en contacto con su pueblo. 

Para mí, para las y los peronistas, nos dio esa imagen de lucha. Además, al pueblo, lo puso por primera vez, jugando en las grandes ligas del poder. Cómo así el 17 de octubre trajo un antes y un después, la aparición de Evita también lo hizo, para la Argentina, para el peronismo y para las mujeres. 

El prólogo que escribiste para «La razón de mi vida», es muy impresionante porque a diferencia de los prólogos que uno lee no es académico, sino que es muy del sentido, de la militancia. Tenés  mucha militancia y horas en el peronismo ¿Dónde militaste y militás? 

Soy peronista desde la cuna. Vengo de un padre, una madre  y un hogar, peronista. Nací en una barriada en Avellaneda, en el conurbano, el cual era un barrio de inmigrantes y de gente laburante. Ahí había dos cosas que no se podían hacer: faltar al trabajo  y al colegio. Así me forme, con esos valores. 

Recuerdo desde muy chica, con Perón en el exilio, hablar con mis viejos, ir a reuniones en secreto, los mensajes que venían de España… Todo esto me forjo en mi niñez. Después seguí siempre militando en mi ciudad. Nací, crecí, vivo y creo que viviré en Avellaneda. Nunca me fui, a pesar de que tuve compromisos y responsabilidades institucionales importantes. Fui senadora provincial y diputada nacional, miembro del Consejo de la Magistratura y directora nacional en el ejecutivo. Hoy soy vicepresidenta del Correo Argentino y siempre lo hice desde mi ciudad, con el corazón puesto en Avellaneda que es una ciudad con características muy particulares, con una clase trabajadora muy grande y un corazón de inmigrantes (por la cercanía con el puerto de Buenos Aires). Todo esto me forjo a mí y a mi peronismo. Soy peronista en todo. Es una forma de vivir. Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, somos peronistas y lo llevamos en nuestras acciones. 

Hay una historia con Evita y sus libros. Ella siempre fue una controversia para la oligarquía, sobre todo cuando escribió los dos libros más conocidos, «La razón de mi vida» y «Mi mensaje». Es más, este último estuvo perdido mucho tiempo, hasta que se lo rescató  hace como veinte años. En el caso del primero, todos conocemos la famosa tapa de la cara sonriente de Evita con el rodete ¿Vos de alguna manera tuviste cerca el libro en tu familia, en tu casa? 

Sí, yo escribo en este prólogo que me acuerdo de la emoción y los  nervios que sentí cuando Carlos Zeta me invitó  a escribirlo. Me agarró una conmoción muy grande, porque recuerdo inmediatamente ese libro, el que  mencionas. Mi viejo era un gran lector, tenía varios libros y entre ellos se encontraba «La razón de mi vida»  con esa portada, la tapa dura y la Evita con el pelo tirante y su rodete, con esa encuadernación, la primera que tuve por primera vez en mis manos y la que sigo aún teniendo, como tienen otros muchos. 

Ahora que salió está nueva edición y lo publiqué en las redes, tuve un montón de repercusión. Hubo mucha gente que me escribió contándome que todavía tienen esta versión clásica de la cual estamos conversando. Me mandaron fotos, me comentaron que eran de su abuela o que estaba en sus casas. Ese libro es mágico y está, todavía, dando vueltas en muchos hogares de la Argentina. 

Entendemos que, si bien no es un libro como el de «Mi mensaje»,  que  literalmente se borró del mapa, es un libro que está en las bibliotecas de familias peronistas. Pero para los jóvenes que empiezan a militar  no es fácil de encontrar. 

Cómo vos sabés, «La razón de mi vida»  está dividido en tres partes:» La causa de mi misión», «La causa de las mujeres» y «La causa de los trabajadores». ¿Con cuál te identificas más? 

Es difícil la pregunta. Me identifico con las mujeres, obviamente, pero también me identifico con la de los trabajadores por lo que te contaba antes. Nací en el peronismo, en un hogar de laburantes. Mis dos padres trabajaban. Mi mamá lo hacía en un momento donde no era común que una madre trabajara. Lo normal era ser ama de casa. 

También fui testigo de muchas movilizaciones de algunas fábricas que  estaban en el barrio y que por algún motivo cerraban o despedían a gente. Entonces no solo veía algunas cosas escritas en las paredes, sino que veía a los trabajadores por las calles transitar y gritar “viva Perón”. 

Todo esto me atravesó, no puedo separar ni elegir una de las causas. En todo caso elijo las tres. Pero me identifico mucho con las mujeres y con el capítulo de los trabajadores. 

En este tiempo, en la Argentina y en todo el mundo, el feminismo y el género es una discusión y un avance muy importante ¿Vos creés que Evita fue una adelantada cuando fue con el voto femenino y cuando por primera vez al Congreso ingresaron mujeres, sobre todo trabajadoras? ¿Crees que eso era el feminismo de ese tiempo? 

Sí, sin dudas. No solamente fue una adelantada en nuestro país, sino que fue una adelantada en el mundo porque Argentina figura entre los primeros países en tener el voto femenino universal. Esto fue una conquista de Evita y las muchachas peronistas de aquel entonces. Pensemos, como ya te mencioné antes, que las mujeres no tenían DNI. Hoy en día, en el siglo XXI, el siglo del empoderamiento de las mujeres, no se nos ocurre imaginarnos que las mujeres no tenían documento de identidad, pero era así. No podían votar ni podían ser elegidas. 

Evita tomó a un grupo de mujeres sencillas, que nunca habían tenido la posibilidad de actuar en la política y armó  las primeras censistas que fueron por todo el país a censar y empadronar a las mujeres para que ellas tuvieran su documento de identidad. Obviamente  esto fue revolucionario. Yo creo que hoy son tantos los derechos que las mujeres fuimos obteniendo, y se ampliaron tanto, que por ahí naturalizamos algunas cosas. 

Yo nací con documento y pudiendo votar. Entonces para mi es natural, no puedo imaginarme como era antes. Y supongo que esto les pasara a muchas otras mujeres. Pero fue revolucionario. 

Con el tema del feminismo, hay algo que dice el texto y contexto; lo primero es lo que ella pudo haber escrito y lo segundo el momento y lo que se pensaba en ese entonces. Seguramente  hoy, las nuevas generaciones que lean «La razón de mi vida», se van a encontrar con cosas un poco controversiales. Posiblemente  muchas no estarán de acuerdo. Pero creo que hay que situarse en el momento en  que Evita lo escribió y lo sintió. Para mí hay cosas que merecen una relectura y no me cabe ninguna duda que ella hubiera estado al frente de toda la ampliación de derechos para las mujeres. De hecho, lo está, porque esta su símbolo, su nombre y su figura en cualquier movilización. Ella sigue estando y sigue guiando. 

Evita muestra las contradicciones…

Sí, es siempre el desencuentro que hubo entre las dos argentinas. Hay que recordar que, en ese tiempo, ella estaba discutiendo con Silvina Ocampo y Alicia Moro de Justo, con las feministas liberales. Cuando todo el debate sobre los derechos se da, las chicas liberales estaban en la cuestión de forma ¿no? Sobre si Perón era o no era autoritario, cuando en realidad lo que estaba importando ahí era si la mujer iba a tener por primera vez la posibilidad de elegir y ser elegida.    

Diferencias entre mujeres…

Claro, totalmente. Porque además la discusión que hacían las otras mujeres, Silvina y compañía, era más ideologizada. Estaba más en el ámbito de la intelectualidad y de alguna vanguardia iluminada. Cuando ellas vieron lo que realmente iba a significar que las mujeres que fueran empoderadas fueran del pueblo, ya no les gustó. Esto chocaba con la “elite” a la que ellas pensaban que iban a llegar los derechos. Se les terminó la reivindicación sorora cuando cayeron en lo que significaba y el destino del voto de esas nuevas votantes. 

Como militante política que tiene una responsabilidad en la gestión del Estado, ¿Cómo estás viendo al Frente de Todos en la gestión del Estado Nacional y en la Provincia, en tu lugar que es el municipio de Avellaneda? 

Bien, creo que no hace falta que lo diga, pero nos ha tocado un momento terrible para la gestión, es decir con respecto al tema de la pandemia, que es un tema que no solo afecta a la Argentina sino a todo el mundo. Ya veníamos muy mal, de cuatro años de gobierno macrista, o sea habíamos arrancado en menos diez. Si a esto le sumamos la pandemia, creo que es muy valioso todo lo que se está haciendo. 

Sinceramente, Argentina pudo y estamos entre todos y todas superando este temporal con mucha dignidad y con grandes proyecciones de crecimiento. Porque, claramente hay sectores más golpeados, como lo son el del turismo o el de la gastronomía y algunos comercios, pero en realidad, la Argentina es mucho más que eso. Y la industria está funcionando, al igual que lo agro y los montones de desarrollos de tecnologías que se están llevando a cabo. A medida que vaya llegando el final de la pandemia, los índices de crecimiento nos van a ir acompañando. 

Nosotros, desde el Correo Argentino, nuestro correo de bandera, donde tenemos la logística más importante de la Argentina y donde somos un poco el grosor de las políticas públicas del gobierno Nacional, estamos llevando adelante el plan de la distribución de las vacunas a toda la Argentina. Este es el plan de vacunación más grande que haya existido en la historia. 

Primero, que no había vacunas, después que no había Pfizer, o porque sí había, pero no hay segunda dosis de la Sputnik, que era mala, ahora se quejan porque no está la segunda y así… También exclaman que ahora hay pocos testeos, pero ni les importa que haya una inundación de vacunas. Nunca van a estar de acuerdo, ni reconocer el gran esfuerzo que está llevando adelante el país. 

Estoy orgullosa de formar parte de este gobierno y creo que hemos estado a la altura del desafió. Una vez que termine la pandemia o empiece a terminar y se transforme en algo endémico o en una epidemia, y pase algo como todos los infectologos y científicos dicen que va a pasar, vamos a volver a una normalidad, diferente y distinta ya que hay cosas que vinieron para quedarse. 

Argentina tiene un destino de grandeza con el cual vamos a cumplir entre todos y entre todas. 

Como una de las responsables del Correo Argentino vas a tener en septiembre una tarea muy importante que cumplir, las elecciones. ¿Cómo se están preparando para ese momento? Entendiendo además, que estamos atravesando una pandemia. 

Nos estamos preparando muy bien. Desde que empezó este año el Correo se puso en modo elecciones. Además, que ya tuvimos elecciones en el país, en Misiones y en Jujuy. El mes que viene también se aproximan las elecciones provinciales de Salta. 

Estamos haciendo pruebas de transmisión de datos y de equipamiento. En nuestra sede y en Barracas, donde está el directorio de la empresa, tenemos montadas más de mil doscientas posiciones de trabajo con sus respectivas computadoras y todos los protocolos preparados. También estamos organizando en nuestra planta logística de Monte Grande. 

Vamos avanzando con todo, tenemos los surtidores y estamos haciendo las pruebas de previsión, le estamos prestando atención a los escaners… La verdad es que estamos muy entusiasmados porque siempre en la Argentina, las elecciones, más allá de los resultados, son una celebración. Nosotros, desde el Correo, tenemos que asegurar que sean transparentes y que todo funcione bien. No solamente tiene que desempeñarse bien lo que pensamos como la transmisión de los datos y tener al personal preparado sino también que estén listos los camiones y la distribución. Es una tarea muy grande la que tiene el Correo Argentino sobre sus espaldas y vamos a cumplirla como corresponde. 

Sobre el crecimiento exponencial de la logística de los correos. hoy en día, cuando vas al correo, no es como antes que en diez minutos salías, hay colas y colas de gente con sus bolsas negras… ¿Esto es porque están compitiendo con Mercado Libre? 

Eso es porque el mercado postal fue cambiando. Antes el correo era más de cartas y después, en la medida que crecieron las notificaciones electrónicas eso fue decreciendo. Mientras que, a su vez, creció el comercio “e-commerce” (el comercio electrónico), que se disparó por la pandemia. Muchos que no habían comprado antes por internet empezaron a hacerlo y eso un camino de ida porque te ahorra tiempo, es más sencillo, e implica que no haya contacto físico. Entonces la paquetería creció muchísimo. 

Además, nosotros hemos desarrollado una plataforma de “market place”, similar a Mercado Libre, la cual se llama Correo Compras. Funciona como una vidriera nacional, donde todos los emprendedores y fabricantes de las economías regionales de toda la Argentina pueden ofrecer sus productos, aprovechando así la logística con la cual ya cuenta el Correo Argentino. Esto nos permite ser más competitivos con el tema de las tarifas y los costos de envió. 

Lo está utilizando la gente común para mandar sus paquetes o comprar y vender online. Y los productores, emprendedores y PYMES para enviar su producción. Así que ha crecido muchísimo el comercio de paquetería. 

A Evita se la ha interpretado y visto con diferentes miradas… ¿Con cuál te identificas vos? ¿Con la Evita pueblo, la compañera, la combatiente? ¿La santa Evita? 

Me identifico con la Evita de las tardecitas de los miércoles, cuando ella se dedicaba en su lugar de trabajo-donde está actualmente la legislatura porteña- a recibir al pueblo. A todos los que la iban a ver ella les abría las puertas. Evita misma decía que era el momento que más disfrutaba y más quería, cuando tenía contacto estrecho con el pueblo, donde podía escuchar en primera persona a cada uno y cada una. 

Me identifico con esa Evita, con la que ponía el oído y la que representaba un puente de amor entre el pueblo y el General. Evita como la hacedora y realizadora después de escuchar cada uno de los pedidos. Esa es mi Evita. Es la que creo que es la versión de ella misma que más le gustaba, con la que se sentía más feliz y con la que se hallaba realizando una tarea más importante y trascendental. 

También la Evita que salía de ese despacho y se mezclaba con el pueblo cuando iba a repartir las cosas de la fundación Eva Perón. 

Me identifico con la Evita de la fundación Eva Perón, cien por cien. 

¿Qué mensaje le dejarías al lector y lectora de estos medios en el aniversario del pase a la inmortalidad de la compañera Evita?    

Pensar en esa muchacha joven, muy joven, del interior de la Provincia de Buenos Aires, en aquel momento. Esa muchacha que era pobre, pero llegó y tuvo la oportunidad de hacer. Pensar en lo que hizo, en que encontró su misión y la cumplió. Evita dejo una huella imborrable. Tal vez otras tuvieron la misma oportunidad y no lo hicieron, no quisieron o no lo vieron. Ella quiso, pudo y lo hizo, dejándonos un legado importantísimo para la humanidad, para las mujeres, para el pueblo, para el peronismo y para la Argentina. 

Tenemos que estar orgullosos de haber tenido una Evita entre nosotros. 

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.