“Probablemente las PASO sean la mejor forma de dirimir las listas”

Jorge Taiana habla sobre la actualidad del peronismo porteño y las visiones encontradas respecto a la estrategia para octubre. “Hay que tener la voluntad de construir unidad”.
Foto: Georgina García | Zoom
Foto: Georgina García | Zoom

Con menos luces de las que recibe su contraparte bonaerense, el peronismo porteño también vive su período de reestructuración, reuniones y declamaciones con vistas a octubre. Días atrás se llevó a cabo en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) un encuentro, organizado por el titular del PJ porteño Víctor Santa María, en el que participó un heterogéneo conjunto de dirigentes del peronismo y la centroizquierda local, como Alberto Fernández, Daniel Filmus, Claudio Lozano, Gustavo Vera y Mercedes Marcó del Pont, entre otros, y en el cual se instó a “generar un frente amplio y plural”, un pedido que hizo resaltar, a su vez, la ausencia tanto de La Cámpora como de Nuevo Encuentro, cuyos referentes parecen aspiran a una lista opositora con un contorno diferente. Casi como una continuidad por otros medios, el jueves pasado el Movimiento Evita inauguró su nueva sede en el centro porteño y del ágape participaron, además de muchos de los concurrentes a la UMET como Filmus, el ex embajador en el Vaticano, Eduardo Valdés, o el legislador Gabriel Fuks, otros dirigentes como el secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez, la legisladora María Rosa Muiños, del NEP, el auditor porteño, Hugo Vasques, y el diputado nacional del Frente Renovador, Felipe Solá, quienes no se perdieron la posibilidad de posar con el organizador del acto, y uno de los oradores de la charla en la UMET, Jorge Taiana. En un alto del encuentro en Avenida de Mayo, Zoom conversó con el ex canciller kirchnerista y actual diputado del Parlasur, quien habló de unir al peronismo con sus “aliados naturales del movimiento nacional” para salir del “estancamiento que hemos tenido en los últimos procesos electorales en la ciudad”, se refirió al lugar de La Cámpora y Nuevo Encuentro en la construcción de este frente electoral y sugirió celebrar unas PASO para dirimir representatividades. También dio su opinión sobre la situación en Venezuela y Paraguay y reflexionó sobre la derrota electoral de 2015 y su impacto en el peronismo. “Es importante llevar adelante ese proceso y llevarlo con el mayor respeto posible entre las diferentes visiones que producen las derrotas”.

 

En las últimas semanas se sucedieron distintos encuentros entre dirigentes porteños del peronismo y la centroizquierda. ¿El objetivo es construir un frente electoral único de cara a octubre?

Este es un momento de mucho diálogo, de muchos contactos y muchos esfuerzos. Me parece que en el peronismo y en los aliados naturales del movimiento nacional hay que hacer un gran esfuerzo por la unidad. Porque tenemos que lograr posicionar al peronismo, al Frente para la Victoria, y a los aliados del frente nacional en una situación que nos saque del estancamiento que hemos tenido en los últimos procesos electorales en la ciudad.

 

¿Y a qué se debió ese estancamiento?

Bueno, se debe a que la Ciudad de Buenos Aires se caracteriza por ser una ciudad con pensamiento bastante propio, independiente. Es una ciudad que suele diferenciarse del gobierno nacional. Y es una ciudad, además, que no tiene una gran tradición peronista en general. Entonces dependemos de tener políticas amplias que acerquen el movimiento nacional a los sectores populares, pero también a los sectores medios y a los grupos progresistas para que acompañen ese proyecto. En general la ciudad tiene diferencias con el gobierno nacional y en este caso el gobierno de Macri utilizó esa característica como plataforma y logró presentar a las mejoras en la ciudad como un mérito propio y no, en realidad, como las consecuencias, desde mi punto de vista poco aprovechadas o mal aprovechadas, de una economía nacional que había progresado mucho y que permitió mejorar la calidad de vida en la ciudad. Este año la ciudad va a tener una elección que es local pero que también es nacional. Y eso es muy propio de Buenos Aires. En Buenos Aires la definición política tiene mucho que ver con la orientación nacional aunque también tiene un componente local. Es decir que a nivel nacional está claro que tenemos que ser un frente opositor a Macri. Y en lo local tenemos que hacer un frente opositor y que dé alternativas al gobierno que lleva adelante Horacio Rodríguez Larreta. Que dé alternativas que nos permitan construir en este 2017 las bases para ser competitivos y tener posibilidades y construir también una propuesta para gobernar la ciudad en el 2019.

 

¿O sea que en esta elección porteña, además de la gestión local de Rodríguez Larreta, cree que también se va a plebiscitar la gestión nacional de Macri?

Claro, son dos componentes. Lo más importante que va a haber en estas elecciones va a ser lo nacional. Aunque también hay un cierto componente local. Nosotros tenemos que hacer, como decía, un frente claramente contrario a Macri, buscando generar un espacio opositor que confluya con otros sectores nacionales en una gran mayoría que permita recuperar el gobierno para un gobierno popular en 2019. Pero además de ese componente nacional, que busca ponerle un parate a Macri, también hay un componente local. Así que también tenemos que mostrar que en la ciudad tenemos perspectiva, tenemos visiones y tenemos interés en modificar lo que es una ciudad que se está volviendo cada vez más excluyente y que va abandonando ese perfil de ciudad más democrática, más integradora y menos separada del resto del país.

«Me parece que en el peronismo y en los aliados naturales del movimiento nacional hay que hacer un gran esfuerzo por la unidad»

De la charla que organizaron días atrás en la UMET participó un nutrido y variopinto grupo de dirigentes -Alberto Fernández, usted, Daniel Filmus, Claudio Lozano- pero no hubo representantes de La Cámpora y Nuevo Encuentro. ¿Ellos forman parte de este diálogo o existen visiones diferentes de cómo afrontar estas elecciones?

En la UMET nos hemos juntado los que estábamos dispuestos a juntarnos. Así que tenemos que avanzar en eso. La idea de unidad no excluye a nadie pero es una unidad que tiene que tener presente varios elementos. Por un lado, tiene que tener el elemento del antimacrismo, que es un elemento importante en todos los que formen parte de un frente en la ciudad, es una de las condiciones. Y el segundo elemento es una decisión de participar con la humildad necesaria y con la disposición de alcanzar los acuerdos y la forma de participación. Probablemente la mejor forma sean las PASO, de modo de dirimir la cuestión de las listas y qué espacio de representatividad tiene cada uno. Con esas bases y un sistema proporcional d’hondt como tiene la ciudad hay espacio para dirimir diferencias, matices, y mostrar la realidad que tenemos en nuestra fuerza política.

 

Foto: Georgina García | Zoom
Foto: Georgina García | Zoom
¿Qué opinión tiene respecto a lo que está ocurriendo en Venezuela?

Hubo una ley del Tribunal Superior que aparentemente le quita casi todas las funciones al parlamento. Si eso significa que podrían quitar la inmunidad a los parlamentarios, no me parece bien. Los parlamentarios tienen que tener inmunidad de acción y eso es un principio que se respeta. De hecho en la reunión del Parlasur nos expresamos a favor del respeto a la inmunidad de los parlamentarios en todas partes y también en Venezuela. Nosotros en nuestro país tenemos un caso de violación de esa inmunidad, que es el caso de Milagro Sala. Estoy en desacuerdo con el quite de la inmunidad a los parlamentarios. Creo que tienen que funcionar los tres poderes, en Venezuela y en todas partes.

 

¿Y respecto al caso de Paraguay, donde se está denunciando un autogolpe parlamentario?

Hay ahí un debate respecto del reglamento interno, que tiene que ver con las posibilidades de interpretación y con las posibilidades de realizar un referéndum o un plebiscito para ver si pueden volver a presentarse a elecciones los ex presidentes. Vamos a ver cómo está eso, no está definido todavía, falta bastante. El caso de Lugo es un caso extraño porque es un candidato que ha sido casi proscrito antes de ser candidato, lo que es una cosa un poco rara. Hay fuerzas que están empujando bastante para que haya un proceso donde se permita participar a todos los candidatos. Vamos a ver cómo evoluciona.

 

¿Cómo ve este momento general de América latina?

Los gobiernos populares hemos hecho un ciclo importante y ese ciclo ha tenido cierto desgaste. Ha habido una crisis internacional que ahora sí está pegando en la región. Y montadas en eso, las fuerzas de derecha han recuperado el espacio político. En algunos casos nos han derrotado electoralmente, como en el caso de Argentina, y en otros, como en el caso de Brasil, han hecho otra cosa, que es una parodia de juicio político para sacarla a Dilma. Pero yo creo que eso está en debate. Hoy los proyectos restauradores de la derecha no tienen muchas ofertas ni éxitos y creo que eso es lo que se ve en la Argentina. Si uno ve el mes de marzo, por ejemplo, un mes de movilizaciones, puede ver que la perspectivas de estos gobiernos restauradores producen insatisfacción en sectores mayoritarios.

«En la UNMET nos hemos juntado los que estábamos dispuestos a juntarnos. Así que tenemos que avanzar en eso»

¿Qué lectura hace, en ese sentido, del paro general de este 6 de abril?

Es muy importante. El movimiento obrero en su conjunto, encabezado por la CGT que lo convoca, va a hacer un paro nacional que va a mostrar en todo el país la necesidad de un cambio en la política económica. Porque esta política económica que está llevando adelante el gobierno, precisamente, no satisface a las mayorías.

 

Teniendo en cuenta lo que hablábamos antes de la construcción de un frente electoral amplio y de la búsqueda de unidad y diálogo, ¿qué balance hace de estos quince meses de kirchnerismo como oposición?

El peronismo sufrió una derrota muy importante en las elecciones de noviembre de 2015. Procesar en el peronismo, con sus distintos sectores, distintas agrupaciones y distintos matices, esa experiencia lleva tiempo. Creo que estamos en ese proceso. Y no ha terminado, obviamente. Todavía falta bastante pero es importante llevarlo y llevarlo con el mayor respeto posible entre las diferentes visiones que producen las derrotas. Y sobre todo con la voluntad de construir unidad para generar una alternativa que esté a la altura de nuestro pueblo y que nos permita tener un triunfo electoral en las elecciones de octubre y aspirar a retornar al gobierno en 2019.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.