¿Corrientes República aparte?

En Corrientes ha habido un intento de asesinato contra un legislador provincial de la oposición. El suceso todavía no presenta ningún detenido. Sin embargo, no es el primer hecho de este calibre en dicha provincia. A través de un recorrido histórico, la nota analiza el ambiente político que hoy se respira.
vamos-corrientes

LA MACONDO DEL SIGLO XXI

La provincia de Corrientes vive por estas horas cierta mezcla entre incertidumbre y ansiedad. A prácticamente 48 horas de ocurrido, el intento de asesinato contra un legislador provincial de la oposición en un contexto político, no presenta, hasta el momento, ningún detenido. Incertidumbre por saber quien disparó y/o quien mandó a disparar contra el diputado peronista Miguel Mateo Arias el pasado jueves, 26 de agosto, en el acto del cierre de campaña del Frente Corrientes de Todos en Tapebicuá. Ansiedad porque la comunidad está a horas de protagonizar una nueva jornada electoral que debiera ratificar los tiempos democráticos, pero eso justamente, en dicha provincia, no estaría quedando muy en claro; teniendo en cuenta que al hecho violento, en un contexto político contra Arias, es imposible no relacionarlo con otros acontecimientos sucedidos en las últimas dos décadas, los cuales terminaron en muertes, muertes que en varios casos fueron rotuladas como suicidios, muertes relacionadas a hombres ligados al poder, muertes por lo menos confusas y llamativas para gran parte de la comunidad.  

El predominio de prácticamente la suma de los poderes en Corrientes es mayormente patrimonio de fuerzas políticas excesivamente conservadoras, tal el caso del otrora Pacto Autonomista-Liberal, que aun con desprendimientos, hasta hoy preservan cierta influencia en el mapa político local. El apogeo de esta alianza entre el Partido Autonomista y el Partido Liberal, en su inicio y más tarde cuándo se sintetizaría en el Partido Nuevo, transcurrió prácticamente por dos décadas, desde el retorno de la democracia, allá por el 83, hasta el año 1999, cuando sucumbe primeramente el gobierno del Partido Nuevo, propiedad del kapanga menemista Raúl Rolando «Tato» Romero Feris. En el mismo año, fracasarían también un poco más tarde, gran parte del resto de las fuerzas políticas que constituyeron el gobierno de coalición de la multipartidaria, con el peronista ya fallecido Turi Perié como primer mandatario nombrado por la legislatura provincial, luego de destituir a través de juicio político primero al entonces gobernador Pedro Braillard Poccard e inmediatamente después al vice gobernador a cargo Víctor Hugo Maidana. Lo que terminó con una fenomenal crisis económica política y social y con la provincia nuevamente intervenida. A esta tamaña crisis ocurrida en Corrientes allá por 1999, algunos definieron como la antesala a lo que sería luego diciembre del 2001 en el país.

Párrafo aparte merece la figura del hoy senador nacional de Juntos por el Cambio, Pedro Braillard Poccard, quien demuestra claramente que en este país nadie «muere» en política metafóricamente hablando. Poccard se inició en el Partido Liberal, luego desertó hacía el Partido Nuevo y finalmente creó su propio partido, el Partido Popular, con el cual integra la alianza provincial Encuentro por Corrientes, que a su vez conforman Juntos por el Cambio. «Pedrito» Braillard Poccard supo hacerse un lugar y gozar del calor del poder ya en tiempos del gobierno de facto durante la última dictadura cívico-militar, fue funcionario municipal a partir de 1976 en la comuna de Paso de la Patria, también ocupó cargos provinciales y en 1981 fue nombrado secretario general de la municipalidad de Corrientes durante la intendencia de Ricardo Leconte. En 1997, luego del fallecimiento del por entonces candidato a gobernador del PaNu, Rubén Darío Casco, es nombrado como el reemplazante y es electo gobernador de la provincia, sindicado como hombre fiel, leal y sobre todo obediente a Tato Romero Feris, su jefe político por aquel entonces. Dos años después, en 1999, sería destituido mediante juicio político, producto del descalabro económico generado por haber abusado de la posibilidad de endeudamiento, con varios meses de atraso salarial de estatales, en una provincia, donde justamente, el mayor empleador es el estado, algo que hasta la actualidad no se ha modificado, sino que por el contrario, se ha profundizado, generando lazos de dependencia y sumisión en gran parte de la sociedad.

foto dos valdés

Lejos de alejarse o retirarse de la actividad política, Braillard Poccard supo reconfigurarse, tomar fuerzas y volver a la arena política en el año 2003 ya con su propio sello partidario, el Partido Popular, y dos años más tarde, en el 2005, es electo diputado provincial por la alianza encabezada por el radicalismo que gobierna desde el 2001 hasta la actualidad. Ya en el 2009 es elegido como vice gobernador de otro kapanga, el radical Ricardo Colombi. En 2013 compite por la intendencia de la Capital Correntina y es vencido en las urnas por el justicialista Fabian Rios, pero inmediatamente fue nombrado por Colombi como Ministro de Seguridad de la provincia. En el 2015 resulta electo senador nacional, apoyando fuertemente al CAMBIEMOS de Mauricio Macri. Hoy, el mismo hombre, ostenta la vice gobernación de la provincia, acompañando en la formula al actual gobernador radical Gustavo Valdés, el cual va por su reelección. Así es como pasó de haber sido un gobernador destituido por juicio político a ocupar por segunda vez el cargo de segundo mandatario provincial.

1999 INTERVENCIÓN RADICAL CORDOBESA

En el año 1999 sucedieron distintas represiones contra parte de la sociedad Correntina, con predominio de la por entonces novedosa figura de «autoconvocados», se manifestaban con el acampe de estatales, sectores políticos y gremiales, en la plaza 25 de Mayo frente a la casa de gobierno en la Capital, en plazas de toda la provincia, e incluso en varias ocasiones, arriba del puente General Manuel Belgrano que une las capitales de Corrientes y Chaco, interrumpiendo el trafico para tratar de ser vistos y escuchados por la Nación. Tanto Carlos Saúl Menem como Fernando De la Rúa ordenaron violentas represiones sobre los manifestantes Correntinos, siendo la última del 17 de diciembre la más violenta, a tan solo 7 días de haber asumido el gobierno de la Alianza, con el bautismo de sangre del «progresista» Federico Storani como ministro del interior, y con el triste saldo de los asesinatos de dos jóvenes humildes, que ni siquiera eran empleados estatales, Francisco Escobar y Mauro Ojeda, amén de decenas de heridos de balas de plomo, provenientes de tiradores de la Gendarmería Nacional comandados por Ricardo Alberto Chiappe. 

Inmediatamente después del violento desalojo del puente interprovincial, el presidente De la Rúa ordena la intervención federal a Corrientes, enviando a sus correligionarios cordobeses, Ramón Mestre y Oscar Aguad, entre otros. Estos no mejoraron en nada la situación de la provincia, por el contrario, se propició un descalabro económico peor al preexistente con la impresión exagerada y descontrolada de papeles coloridos, llamados Certificados de Cancelación de Obligaciones de la Provincia de Corrientes (CeCaCor), entre otras desprolijidades.

Desde esta última intervención federal, la número 17 dispuesta para la provincia, se construyó la base para la alianza gobernante que lleva ya dos décadas de continuo en el poder provincial. Si bien desde el 2001 hasta la fecha, esta alianza cambió de nombres y de aliados, la conducción del poder desde sus inicios  permanece en manos de la Unión Cívica Radical, que hasta antes de la intervención ordenada por De la Rúa, no tenía mayor influencia en la política local. Denominada en primera instancia, paradójicamente, Frente de Todos, fue encabezada por Ricardo Colombi como gobernador, junto al Partido Justicialista como aliado. Se presentaban supuestamente como una fuerza nueva y progresista, la cual vendría a disputarle el poder al conservadurismo reinante. El Frente de Todos perduró como tal hasta el año 2009, con dos períodos, el primero desde 2001 al 2005 con Ricardo Colombi gobernador y Guillermo Galantini vice (UCR-PJ), y el segundo con Arturo Colombi, primo de Ricardo, como gobernador y Ruben Pruyas vice (UCR-PJ). Ya en el 2009, año conflictivo en términos políticos en el plano nacional y provincial, el PJ se retira de la alianza y conforma su propio esquema de unidad, junto a sectores políticos y sociales representados por el Kirchnerismo a nivel nacional.

Para ese 2009, Ricardo Colombi, estratégicamente se para como opositor al gobierno de su primo Arturo, el cual era de muy mala gestión e imagen, que sin embargo, había sido bendecido y puesto en casa rosada por el mismo. Ricardo irrumpe así con la alianza a la que llama Encuentro por Corrientes (ECO) y secundado por Pedro Braillard Poccard, resulta vencedor nuevamente en esa contienda en segunda vuelta contra su pariente consanguíneo. Iniciaba un nuevo mandato para Ricardo, el segundo, y más tarde revalidaría nuevamente su poderío en la provincia con otro triunfo que le permitió continuar en el ejecutivo provincial para el periodo 2013-2017.  Imposibilitado constitucionalmente  para una nueva reelección después de ocho años de corrido de gestión, el kapanga termina bendiciendo, para la continuidad del radicalismo afín a Macri, al por entonces diputado nacional Gustavo Valdés que escalaba a pasos agigantados, posicionándose incluso a nivel nacional como integrante del Consejo de la Magistratura, con un desempeño muy expeditivo para las pretensiones y designios de CAMBIEMOS.

Valdés hoy va por su reelección y pretende solidificar su poder, tanto para el afuera como también para el adentro del espacio político al que representa. Aparece nuevamente en escena, aunque nunca se fue, Pedro Braillard Poccard como el posible futuro vicegobernador de Valdés. De ganar nuevamente el oficialismo en esta compulsa, estaríamos ante la presencia de un mismo frente político en permanencia ya por un cuarto de siglo y que, según sus declaraciones, pretende perpetuarse al menos por 20 años más. 

MUERTOS POLITICOS

Diciembre de 2001, el intendente electo y por asumir en Mercedes, Santiago Prado, correligionario y compueblano de Ricardo Colombi, aparece muerto en una estancia de un balazo en la cabeza. Desde un primer momento, hasta los peritos intervinientes, lo definieron como un asesinato apresando a la esposa del fallecido, pero en cuestión de horas la justicia local cambio la caratula a suicidio y se apresuro en cerrar el caso. Pasa esta así a ser la primer muerte, confusa para la comunidad, que salpicaba de desconfianza y rumores en torno a la figura del flamante gobernador Ricardo Colombi.  

Apenas iniciado octubre del 2009 y a horas de finalizado el cierre de campaña de cara a la segunda vuelta entre los primos Colombi, la madruga de 2 de octubre, aparece muerto de un balazo en la cabeza en una estancia cercana a Goya, Hernán Gonzalez Moreno, empresario de medios y hombre de confianza, en términos políticos y económicos, del gobernador Arturo Colombi. Gonzalez Moreno en la pelea entre los primos había jugado muy fuerte, denunciando ante la justicia federal a Ricardo Colombi por enriquecimiento ilícito. Su círculo más próximo, comentó que venía recibiendo amenazas desde hacía un tiempo, incluso con intimidaciones dirigidas a sus hijos pequeños. En medio de una muerte muy dudosa que lo salpicaba nuevamente tan solo 48 horas después, resulta vencedor en las urnas el polémico Ricardo. Al tiempo, una vez más la justicia terminó inclinándose por definir a esta muerte como suicidio.

Arrancaba el 2019 y Corrientes vuelve a convulsionarse a partir de conocerse la muerte del comandante de Gendarmería, Juan José Karacic, de un disparo de arma de fuego en la cabeza. Llamativamente, el gendarme en horas tempranas se encontraba en su domicilio esperando a un chofer que lo llevaría de comisión hacia el interior provincial, según el relato, el jefe de gendarmería esperó que llegue su camarada y de repente le vinieron impulsos de suicidarse. Cabe resaltar que el comandante poco tiempo atrás había realizado procedimientos que le permitieron detener a narcotraficantes de peso que operaban en la región.

Mediados de año, junio del 2019, aparece muerto en las aguas del Paraná, en inmediaciones de la capital, el por entonces, senador provincial y secretario general de la UTA, Rubén Suarez. Este era muy cercano al poder político y económico, mediando entre el primero como integrante de la alianza gobernante. También era muy próximo a Juan Carlos Romero, poderoso empresario de patrimonio, diversificado entre transporte, medios de comunicación y otros rubros. La muerte de Suarez puede que sea la más llamativa para el común de la sociedad, ya que según se supo, no se encontraba depresivo, enfermo o con problemas económicos o de otra índole. Sin embargo, la mañana del viernes 21 de junio, luego de recibir algunas llamadas se retiró de su domicilio en el barrio Camba Cuá, cercano a la costanera. Lo hizo sin chofer ni escoltas, con los cuales habitualmente se movía. Aparentemente se encaminó con un ritmo rápido para la costa del rio y sin que queden registros fílmicos, a pesar del importante número de cámaras de vigilancia existentes en la zona, apareció solo horas más tarde flotando sobre el Paraná.

En una ciudad costera muy familiarizada con el río, el suceso llamó demasiado la atención, generando dudas y especulaciones sobre lo rápido que flotó el cuerpo de Suarez y lo prolija que estaba su vestimenta al momento del hallazgo por parte de unos canoeros; generando la impresión de nunca haber sufrido una situación traumática como supone un ahogamiento. Adivinen, con celeridad, la justicia local decidió que la muerte de Suarez también fue producto de un suicidio.        

DISPAROS CONTRA DIPUTADO OPOSITOR EN ACTO DE CIERRE DE CAMPAÑA

Este último agosto, ni la popular caña con ruda pudo espantar los malos augurios como promete la tradición popular en la provincia del litoral. En medio de un clima electoral caliente, el mes comenzó, una vez más con muertes. Tuvo suceso un doble homicidio extremadamente violento y con tintes mafiosos, cometido en las inmediaciones al predio Cruz Gil, donde se encuentra el santuario del santo pagano y popular Gauchito Gil. Develando así, los manejos oscuros de Ramona Villalaba, interventora y administradora del predio, designada por el gobierno provincial, a quien señalan como la autora intelectual de los asesinatos de Sergio Canteros y de su padre, Milton Canteros. 

Una semana más tarde y sin todavía resolverse los crímenes del gauchito, en Monte Caseros denuncian formalmente ante la justicia provincial y después ante la justicia federal a Manuel Ignacio Vera, comisario de la policía provincial. Fue detenido a causa de la acusación con pruebas contundentes de haber retenido a un joven de la localidad y apretarlo para convertirse en dealer de una red de narcomenudeo. Hecho que salpicó a autoridades policiales, judiciales y políticas.

De esta manera, y como si faltara algo más, llegamos al hecho en el que terminó baleado el diputado opositor, Miguel Mateo Arias, en medio de un hecho político en la localidad de Tapebicuá. El pasado jueves 26 de agosto en horas de la noche, mientras transcurría en dicha localidad el cierre de campaña de la principal fuerza opositora, el Frente Corrientes de Todos, y nuevamente a tan solo 48 horas antes de una nueva jornada electoral, en pleno acto, dispararon con balas de plomo al legislador justicialista que se encontraba sobre el escenario acompañando el mitin, hiriéndolo de gravedad.

Hecho este último, que a toda costa el gobierno de Gustavo Valdés y sus principales funcionarios intentan minimizar, reduciéndolo en un primer momento a solo un hecho de violencia aislado de la coyuntura electoral, y pasadas las horas reformulando su estrategia de despegue, intentando instalar desde los cooptados medios de comunicación locales y altos funcionarios del poder judicial, que el atentado sería consecuencia de una rencilla interna entre los militantes peronistas, recurriendo al clásico «se matan entre ellos». Todo esto sin que, hasta el momento,  se haya producido ninguna detención por el hecho y sin líneas claras de investigación que puedan develar lo sucedido.  

VAN POR EL CUARTO DE SIGLO

Arrancábamos este artículo horas antes a la jornada electoral, comenzamos a cerrarlo ya con tendencias que van arrojando los boca de urnas y casi la totalidad de medios de comunicación de la provincia a repetición con el mensaje único, como de costumbre. Los porcentajes hablan de un «histórico y/o contundente» triunfo de Valdés por caso Radio Dos y Diario Época, ambos propiedad del empresario de transporte, Juan Carlos Romero. A las 18.53 pm, en transmisión en vivo anunciaban un histórico triunfo del radical-pro para su reelección. ¿Por qué la oposición no logra conquistar el acompañamiento de la comunidad? ¿Incapacidad, falta de vocación de poder, se conforma con hacer negocio de la derrota, necesita emprolijar su construcción?, ¿Valdés dedica su triunfo solo a la oposición o también filas adentro para Ricardo?…Las analizaremos en otro artículo.

Lo que sí es menester compartirles, como para dar una idea y como dice cierto refrán, para muestra basta un botón, pasado el mediodía de este domingo, el reelecto gobernador salía a sus medios a dar el mensaje que en Corrientes estaba todo bien y en paz. Cuando horas antes, se viralizaba el video que daba testimonio de cómo dirigentes del oficialismo de la localidad de Mburucuya, los cuales también iban por su reelección al frente de la comuna, corrían por la calle con cuchillos bajo amenaza de apuñalar a candidatos de la oposición.

Por último, en una de las provincias más pobres del país, que rankea hace largo tiempo en los peores índices de pobreza, indigencia, desocupación, precarización laboral, ingresos pobrísimos, niñas madres, y otras injusticias, Gustavo Valdés, según dice la prensa local habría alcanzado e incluso superado el 70% de los votos, casi el mismo porcentaje de pobreza, el cual indican que en la provincia, durante el segundo semestre del 2020, trepó por arriba del 68%.

Jacinto Álvarez  desde Corrientes.        

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.