Sólo el presidente puede salvar la unidad de Italia

La elección parlamentaria encumbró a fuerzas antiestatales y hundió a los partidos nacionales. El país está dividido y el jefe de Estado es el único eslabón entre norte y sur.

La primera elección parlamentaria italiana desde 2013 mostró la caída de los partidos de alcance nacional, el ascenso de un partido regionalista en la mitad norte y de un movimiento antiestatalista en el centro y sur. Ante la falta de fuerzas unificadoras, sólo el presidente de la República puede mantener la unidad nacional, pero al costo de una fuerte pérdida de democracia que no se puede mantener duraderamente.

 

En las elecciones celebradas este domingo el Movimiento 5 Estrellas (Movimento 5 Stelle, M5S) se ha convertido en el primer partido del país con el 32% de los votos, mientras que la Liga (Lhega), con el 17,4%, ha más que cuadruplicado su votación respecto a las europeas de 2014 y junto con Forza Italia (FI) de Silvio Berlusconi y los neofascistas de Hermanos de la Italia (Fratelli dell’Italia, FdI) alcanza el 37,1%. Además, la Lhega ha superado a FI dentro de la derecha, que sólo ha obtenido el 14%, por lo que su líder Matteo Salvini (44 años) ha reivindicado el lunes su derecho a gobernar Italia.

 

No es el único, ya que Luigi di Maio (32 años), candidato a primer ministro del M5S, también se ha presentado como «vencedor absoluto» y se ha manifestado dispuesto a negociar con otros partidos la formación de una mayoría. Sin embargo, el M5S ganó el voto de protesta de los jóvenes y muchos descontentos, pero hizo campaña con una promesa de independencia y transparencia por la que sus miembros no le permitirán unirse a una coalición con alguna de las fuerzas tradicionales tan rechazadas. Tratándose de una fuerza inorgánica que hace de la democracia cibernética (el voto interno se realiza por Internet) una marca de identidad, su liderazgo carece del margen de maniobra que requiere articular una coalición parlamentaria.

 

Sin embargo, aunque sea incapaz de formar gobierno, el movimiento puede impedir la constitución de cualquier gabinete estable. “El nuevo mantra de 5 Stelle debería ser que es imposible e ilegal formar ninguna mayoría sin nosotros”, dijo Iacopo Iacoboni, analista político del diario La Stampa.

 

Salvini, por su parte, ha descartado toda alianza que lo aparte de los acuerdos de la derecha. “No vamos a hacer coaliciones extrañas, declaró. Es la coalición que ha ganado y la que podrá gobernar. No veo la hora de empezar”, ha añadido el lunes 5. El líder derechista es un firme defensor de Donald Trump e hizo campaña bajo una pancarta de “primo l’Italia”, claramente copiada del presidente estadounidense.

 

La Lhega entró en campaña como socio menor de Silvio Berlusconi, desprovisto por una condena judicial de la facultad de ser elegido hasta 2019, quien deseaba poner a Antonio Tajani como primer ministro hasta que poder volver al poder. El resentimiento y la bronca de los votantes, empero, prefirió al derechista neto frente al viejo caudillo conservador.

 

La primera consecuencia de este terremoto político fue la dimisión de Matteo Renzi como secretario del Partido Democrático (PD), el lunes por la tarde. Renzi había saltado de la alcaldía de Florencia hasta la secretaría del partido en 2014, después de perder las primarias dos años antes contra Pierluigi Bersani, quien ganó la elección general de 2013, aunque no consiguió formar gobierno. Entonces llegó Enrico Letta, también del PD, para encabezar un gobierno de coalición que desbloqueara el país, pero a poco andar fue derrocado por un golpe de estado interno del toscano.

 

Matteo Renzi se convirtió en 2014 en el tercer primer ministro desde 2011 que no fue electo en las urnas, pero consiguió legitimarse, cuando en las elecciones europeas de ese mismo año alcanzó el 40% de los votos y se convirtió en la esperanza de la socialdemocracia europea. Sin embargo, su estilo arremetedor, su prepotencia y arrogancia le crearon muchos enemigos y un creciente rechazo del electorado que ahora eclosionó.

 

La izquierda en todas sus conjugaciones ocupa el tercer lugar en las preferencias de voto y en muchas circunscripciones electorales ha desaparecido. Los resultados también muestran la decadencia de Forza Italia, puesta en pie por Berlusconi en 1994 y que ha gobernado casi 20 años en coalición con otras formaciones conservadoras.

La cultura política italiana ya ha demostrado sobradamente su flexibilidad y su capacidad para alcanzar compromisos. Esta habilidad sirve a la supervivencia, pero frena toda reforma democrática profunda.

Sin mayoría a la vista

Los analistas no ven ninguna posibilidad de alcanzar una mayoría de gobierno. Aritméticamente, sería posible formar conseguirla (316 escaños en el Congreso, 158 en el Senado) sumando al M5S, el PD y los disidentes izquierdistas de Libres e Iguales (Liberi e Uguali, LeU), pero esta coalición es imposible, porque la base del M5S rechaza el intervencionismo estatal propuesto por la izquierda, aunque sea muy moderadamente.

 

Otra combinación pensable sería la de la Liga con el 5 Estrellas, porque ambos son antieuropeos y contrarios a la acogida de más inmigrantes, pero ambos partidos chocarían en sus propuestas económicas. Salvini pide menos impuestos y Di Maio aboga por una renta ciudadana de hasta 780 euros al mes.

 

La cultura política italiana ya ha demostrado sobradamente su flexibilidad y su capacidad para alcanzar compromisos. Desde que la península se convirtió en objeto de las codicias encontradas de las potencias europeas, en el siglo XVI, su sociedad y política desarrollaron el arte de la llamada “civil conversazione”, o sea la habilidad de mantener buenas relaciones con los peores adversarios, intrigar, engañar y, al mismo tiempo, cuidar las formas, para mantener el statu quo frente a los extraños. Esta habilidad sirve a la supervivencia, pero frena toda reforma democrática profunda. Sus ventajas y desventajas se han confirmado este domingo.

 

El presidente Sergio Mattarella tiene ahora la pelota. Una vez que se certifiquen los votos, comenzará a reunirse con los ganadores, para iniciar lo que se espera que sean tensas negociaciones después de una campaña muy dura. Si no se dan alianzas que puedan funcionar, Mattarella podría pedir al primer ministro en funciones, Paolo Gentiloni (del PD), seguir al frente del gobierno, mientras que los partidos políticos intentan negociar un nuevo acuerdo sobre la ley electoral, pero ese gobierno sería muy débil. Antes de que Mattarella pueda comenzar con las conversaciones para formar coalición de gobierno, tienen que reunirse el nuevo Parlamento y ser elegidos los presidentes de las dos cámaras y los líderes de los grupos políticos y Gentiloni tiene que renunciar. Seguramente, esto sucederá recién después de Semana Santa.

Si la pérdida de democracia que un gobierno presidencial implica no es rápidamente superada mediante una mayoría parlamentaria estable, la degradación del sistema representativo llevará al encumbramiento de otro tipo de régimen autoritario

No es previsible que la Lhega pueda conseguir la mayoría parlamentaria necesaria para formar gobierno, a menos que se parta el M5S. Tampoco es previsible que ambas fuerzas se coaliguen, porque la Lhega aspira a un Estado autoritario tecnocrático, pero con amplias autonomías regionales, mientras que el M5S rechaza la autoridad estatal. No obstante, ambos coinciden con la visión antinacional de George Soros, quien aboga desde hace años por una “Europa de los ciudadanos” y financia todo tipo de movimiento separatista y antiestatal. Probablemente lo haya hecho también en Italia. Claro que en la Europa real de hoy debilitar los estados nacionales implica fortalecer a la burocracia bruselense y a las grandes corporaciones transnacionales.

 

Es dudoso que en la próxima legislatura algún partido pueda formar una mayoría estable. Como ha sucedido desde el golpe de estado contra Silvio Berlusconi que en 2011 sucedió al derrocamiento de su aliado Muammar al Gadafi (plataforma de ingreso de Italia en África), Italia probablemente volverá a ser gobernada por un primer ministro designado por el presidente, único factor de unidad en un país profundamente dividido y asediado por las demás potencias. Sin embargo, si la pérdida de democracia que un gobierno presidencial implica no es rápidamente superada mediante una mayoría parlamentaria estable, la degradación del sistema representativo llevará al encumbramiento de otro tipo de régimen autoritario y/o a la fractura del país, con su consecuente sometimiento a poderes extranjeros.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Abordamos la concentración de capital en el mercado argentino. Enfocamos sus efectos y su influencia en la inflación.
Reflexionamos al respecto de la marihuana y todos sus usos, desde los recreativos hasta los medicinales.
Sobre controversias y conflictos del teletrabajo, escribe para Revista Zoom: Eduardo Silveyra