La revolución de colores de Emmanuel Macron

Apoyado en la crisis partidaria y el reclamo popular de mano firme, el joven presidente quiere introducir en Francia el modelo social anglosajón.

Contrariando su máxima de no hablar sobre política interna desde el exterior, el pasado miércoles 23 el presidente Emmanuel Macron aprovechó su visita en Salzburgo (Austria), para responder a su predecesor, François Hollande, quien le había aconsejado «no exigir a los franceses que hagan sacrificios inútiles», al referirse a la propuesta reforma del Código del Trabajo. El momento fue bien elegido: ese mismo día el mandatario había obtenido de los primeros ministros de Eslovaquia y la República Checa concesiones para la equiparación de las contribuciones previsionales que pagan las empresas por los trabajadores que emplean transitoriamente en otros países de la Unión Europea, un reclamo enérgico que franceses y alemanes hacen a sus socios de Europa del Este, para superar lo que llaman “dumping previsional”. Con un pequeño triunfo externo el mandatario se desmarcó públicamente de su ex-jefe y con él de la “vieja política”. El joven tecnócrata dedica muchos mensajes a deslindar “lo viejo” y “lo nuevo”. El discurso de las “reformas” inunda Francia.

 

Después de tres meses de luna de miel con los votantes, en Francia ha comenzado el debate sobre las numerosas medidas propuestas por el gobierno para “modernizar” la economía, la primera, sobre el Código del Trabajo. Luego de que el pasado 2 de agosto la Asamblea Nacional facultó al Ejecutivo a actuar por decretos, el Ministerio de Trabajo ha comenzado el pasado martes 22 a discutir el proyecto con los principales actores sociales. Existe un amplio consenso sobre la necesidad de actualizar el Código Laboral, promulgado originariamente entre 1910 y 1927, pero los críticos acusan al actual gobierno de, en realidad, querer adoptar el sistema norteamericano en el que un empleado y su patrón pueden negociar privadamente un contrato de trabajo que viole la ley.

 

El gobierno se propone discutir solamente una semana y aprobar la “reforma” en Consejo de Ministros el 28 de agosto, para que entre en vigor el 1º de setiembre. De la legislación actual se propone conservar solamente el salario mínimo, la semana laboral de 35 horas y la prohibición de discriminación. Todo el resto se modificará, especialmente las negociaciones salarial y sobre la organización del tiempo de trabajo, que se harán a nivel de cada empresa. También se generalizará el “contrato por proyecto”, hoy sólo aplicado en la industria de la construcción.

«Cuando el presidente dice que los franceses son contrarios a las “reformas”, en realidad está queriendo indicar que su pueblo se niega a renunciar a los derechos duramente conquistados en el pasado»

Las tres prioridades que el presidente Macron pretende llevar adelante antes de que la opinión pública reaccione son la “reforma” laboral, reducir el número de colectividades locales y convertir al Consejo Económico y Social en una asamblea puramente honorífica. De esta “reforma” sólo se sabe que se trataría de disolver los innumerables comités o comisiones clasificados como inútiles y dejar el diálogo social en manos del Consejo. Sin embargo, si al mismo tiempo se desvalorizan los contratos colectivos de trabajo, esta institución –pilar de la concertación democrática instaurada por Charles De Gaulle (1958-70)– quedará vacía de sentido.

 

Otra reforma ambicionada por el joven presidente es la del financiamiento de la seguridad social. Para poder reducir las contribuciones que pagan empresarios y trabajadores, pretende subir la tasa específica (CSG) que todos los habitantes pagan sobre sus ingresos para el financiamiento del sector. Esta medida transferiría enormes ganancias a las empresas, mientras gravaría desproporcionadamente a trabajadores independientes, jubilados de ingresos medios y funcionarios del Estado.

 

Asimismo, la proyectada reforma del seguro de desempleo descargaría a las empresas y lastraría a los autónomos y profesionales liberales. Se trata de sustituir el seguro por una única compensación en cinco años a quien renuncia o es despedido de su empleo. Con esta medida el gobierno pretende alentar el “emprendedorismo”, pero, al forzar a los autónomos y profesionales a incorporarse al sistema, nuevamente transfiere ingresos hacia las empresas.

 

Cuando el presidente dice que los franceses son contrarios a las “reformas”, en realidad está queriendo indicar que su pueblo se niega a renunciar a los derechos duramente conquistados en el pasado. Por eso insiste en que es necesario “explicar” la necesidad y conveniencia de las “reformas”. Por eso, afirman los medios, se propone dirigirse a su pueblo por radio una o dos veces por mes. En la antigua tradición republicana, el presidente pretende mostrarse como representante de “la Francia eterna” y fijar el lugar de la verdad.

«Las tres prioridades que el presidente Macron pretende llevar adelante antes de que la opinión pública reaccione son la “reforma” laboral, reducir el número de colectividades locales y convertir al Consejo Económico y Social en una asamblea puramente honorífica»

Desde que en 2000 los manifestantes serbios derrocaron a Slobodan Milosevich, en distintos parajes del mundo se han puesto de moda las “revoluciones de colores”. Se las llama así, porque en cada país han adoptado como lema un color. Su ideólogo es el politólogo Gene Sharp quien ha publicado De la dictadura a la democracia y Cómo funciona la lucha no-violenta, manuales para la sublevación civil contra regímenes supuestamente autoritarios. En el primero de estos libros el autor presenta 198 medidas de lucha cuyo objetivo general es la instauración de democracias liberales sin regulaciones laborales o de mercado. El método actualmente se aplica también a países donde el cambio de régimen se hace posible por la vía electoral, como Francia.

 

Los votantes eligieron este año masivamente a Emmanuel Macron, creyendo que este joven impetuoso podía devolver a la institución presidencial la autoridad y credibilidad perdida desde hace diez años. En las revoluciones de colores anteriores la opinión pública demoraba en darse cuenta de que había sido manipulada y en volver a lo que quedaba del anterior equipo gobernante. La habilidad de los organizadores de este tipo de subversión consiste, por tanto, en realizar de inmediato los cambios que sus patrones quieren imponer. Los proyectos emprendidos ahora por Macron ya estaban contenidos en el informe de la Comisión para la Liberación del Crecimiento Francés (2008), que tuvo como presidente a Jacques Attali y al actual presidente como secretario general adjunto. El informe comenzaba con las siguientes palabras: “Esto no es un informe ni un estudio, sino una serie de instrucciones para reformas urgentes y fundadoras”, que ahora se aplican.

 

Si alcanza su objetivo, habrá creado una nueva república y alterado las bases de la concertación democrática que fundamentan la convivencia francesa desde hace por lo menos cien años. En esta carrera contra el tiempo habrá que ver quién es más rápido, si la República o la Banca Rotschild en la que creció el mandatario.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.