El día que comenzó la cuenta regresiva para la impunidad en Tucumán y en las provincias del Tercer Cuerpo

Precisamente donde la violencia del terrorismo de Estado comenzó a fines de 1974 con el “Operativo Independencia” su política de exterminio, es decir Tucumán, se concretó el primer encuentro de organismos de Derechos Humanos de las provincias correspondientes al Tercer Cuerpo. Una de las resoluciones fue precisamente dejar atrás la fragmentación y recorrer un camino de unidad contra la impunidad. Se pautó el próximo encuentro el 1 y 2 de marzo también en esa provincia del norte.

La sede de la Asociación de Prensa fue el ámbito propicio para que durante dos días representantes de Salta, Jujuy, Catamarca, Santiago del Estero, La Rioja, San Luis, Tucumán, la Comisión de Campo de Mayo de Zona Norte de Buenos Aires, más las adhesiones de los organismos de Córdoba y Mendoza, se dejará atrás la fragmentación y las divisiones a partir de buscar una estrategia en común en la lucha política para que los autores materiales e intelectuales sean condenados.

Una histórica confluencia que contó con la presencia del presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja, el diputado nacional Remo Carlotto, el fiscal federal Jorge Auat, jefe de la Unidad de Investigación de Delitos de Lesa Humanidad dependiente de la Procuración General de la Nación, el doctor Claudio Cholokian, del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial, y Bruno Huck, asesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja.

Una de las acciones cumplidas por legislador y demás, al igual que antes en Catamarca y Santiago del Estero, fue la entrevista a funcionarios del fuero federal. Así mantuvieron diálogos con el juez federal subrogante N 1 , Daniel Bejas, el juez federal subrogante N 2, Mario Racedo, el fiscal federal general, Antonio Gómez, además de los fiscales Carlos Brito y Emilio Ferrer, quienes brindaron su visión de los 579 expedientes abiertos, y que avance pueden tener el año que viene.

Precisamente como el informe dado por ellos y después relatado por Carlotto, como era previsible y lógico, no conformó a los organismos de derechos humanos de Tucumán, Carlotto y Auat, tramitaron su presencia en la sede del sindicato para que en un hecho inédito fuera de sus respectivos ámbitos, respondieran a las críticas sobre la llamativa morosidad de la marcha de los juicios. Así Ferrer y Brito, mantuvieron un denso diálogo con los representantes de HIJOS, APDH y Familiares, entre otros organismos. En ese contexto, Ferrer se comprometió a hacer llegar un resumen pormenorizado de los 597 expedientes, y su compromiso para que se aceleren las causas, lo que más de uno puso en duda. Es que se tenía presente, por ejemplo, que la Cámara de Apelaciones de Tucumán relativizó la gravedad de los delitos cometidos por el genocida Antonio Bussi y le concedió el arresto domiciliario, sin olvidarse del cajoneo a las causas de Catamarca y Santiago del Estero, que obra en su poder al ser apeladas por los defensores de los represores de esas provincias.

Durante las deliberaciones, las voces – las que nunca callaron- salteñas, jujeñas, tucumanas, riojanas, santiagueñas, etc, con la presencia de Carlotto, Auat, Ckokalian y Huck, informaron de lo que sucede con los juicios en sus respectivas provincias, todos ellos con un denominador común: la morosidad y la falta de resoluciones efectivas para la condena a los genocidas, los que cuentan con un par de estudios jurídicos que coordinan la mayoría de las causas de los imputados por crímenes de lesa humanidad.

“No queremos genocidas con arrestos domiciliarios ni juicios post morten. Queremos que los enjuicien y los condenen. Y que vayan a la cárcel común y que purguen por los crímenes aberrantes que cometieron. Para eso se necesita una acción de la Justicia que no sea funcional al sistema de dilación que emplean la defensa de los represores”, dijo Carlotto, sintetizando el pensamiento en común del encuentro, el primero que se realiza con la asistencia de la mayoría de los organismos que coincidieron en dejar atrás la soledad, y el aislamiento pese a compartir los mismos objetivos.

Definiciones de unidad que se reflejaron en retomar en un nuevo encuentro en Tucumán el sábado 1 y domingo 2 de marzo del año que viene, y en el ínterin un fluido intercambio de informaciones a cargo de un integrante de la Comisión de Campo de Mayo, hasta esa fecha y formular una convocatoria al resto de las organizaciones.

Una perspectiva que se solidifica partir de que la Asociación de Prensa de Tucumán convocará para esas fechas a los trabajadores de prensa de estas provincias a compartir y participar de este nuevo encuentro por la Memoria, la Verdad y la Justicia. “Hay un antes y un después de esta juntada”, dijo uno de los militantes, al tiempo que agregaba ni olvido ni perdón para los genocidas, las históricas banderas de quienes desde antes de la dictadura militar lo exigían. Y lo siguen haciendo con el mismo empuje: el desafío, más que nunca, de bregar contra la hipócrita neutralidad.

Finalmente un particular homenaje: una rosa roja que se depositó en el Parque 9 de Julio, en el lugar donde fue fusilada Berta «Cuca» Molina por los sicarios del genocida Luciano Benjamín Menéndez, el 2 de noviembre de 1974, quienes días después asesinaron a su hijo Luis Montenegro, de 17 años, quien formo parte de la corresponsalía del diario «El Mundo» y de la militancia que distribuía los medios de comunicación de la prensa revolucionaria. Transmitía una inolvidable alegría cuando se bajaba del último vagón del tren «Estrella del Norte» y no le quedaba ningún ejemplar del diario, a los que en más de una oportunidad agregaba una edición del «Estrella Roja».

La entrañable Cuca, era esposa de Oscar Montenegro, dirigente gremial de los vitivinícola de esa provincia y del Partido Revolucionario de los Trabajadores, conformo una de las primeras organizaciones de familiares de presos políticos durante la dictadura militar que se inicio con Ongania en 1966 y de la democracia en los finales de esos bellos y trágicos años de los setenta en Tucumán, hasta que Menéndez la asesino. Y el y todos los genocidas de las compañeras y compañeros de las provincias del siniestro Tercer Cuerpo no han sido condenados. Ninguno.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.