DESPUÉS DE LOS INCENDIOS: ASISTENCIA Y RECONSTRUCCIÓN

Ponemos en evidencia la situación actual en Corrientes, provincia devastada por los incendios este último verano. Negligencia proveniente del estado provincial y asistencia por parte de otros entes.

Si bien aún no se han terminado del todo los incendios en tierras Correntinas, es cierto que en gran medida ya han sido contralados gracias a las bomberas y bomberos voluntarios de los distintos cuerpos de la provincia, como así también a los cuerpos de bomberos de otras partes del país que fueron enviados por sus respectivos gobernadores en franca solidaridad. También gracias a los recursos enviados durante y hasta ahora por el gobierno nacional, y sobre todo, gracias a algunas lluvias caídas semanas atrás. Pero quizás después de extinguidas las llamas haya llegado lo peor.

Cabe señalar algunos datos necesarios antes de iniciar un análisis de la situación, en contraposición al discurso único casualmente imperante en casi la totalidad de las empresas de comunicación y la prensa provincial. Como ser que: según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Delegación Corrientes, solo hasta concluido el mes de febrero en la provincia, el fuego arrasó con 1.042.514 hectáreas, que equivalen a un 12% del territorio provincial. Llamativamente las zonas más afectadas por las llamas fueron las de humedales que hoy se encuentran literalmente secos, trepando a más de 611.000 hectáreas. Las zonas más afectadas son los esteros y bañados en proporción a 333.000 hectáreas, y pastizales en 214.000 hectáreas.

Es necesario resaltar que, en ningún momento del desastre, el Gobierno de la Provincia de Corrientes (en este su segundo mandato recientemente asumido del radical Gustavo Valdés, y en el sexto gobierno de continuo de la alianza (ECO) Encuentro por Corrientes – Juntos por el Cambio (JxC), capitaneada exclusivamente por el radicalismo alineado con el macrismo, y sumado a partidos y sectores del conservadurismo local), brindaron algún tipo de informe oficial. Ni el Ministro de la Producción, Claudio Anselmo, ni la nueva titular del intervenido Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (ICAA), Alejandra Eliciri, jamás proporcionaron algún tipo de informe, el cual a esas alturas debería haber sido obligatorio. Evidentemente, desde el Gobierno de Corrientes, entienden que no tienen que por qué dar explicaciones sobre tamaño desastre, aún siendo éste el gobierno que ha incentivado hasta el extremo el monocultivo de la forestación, sin haber contemplado algo tan básico y esencial como ser un plan de manejo del fuego.  

Hasta el momento, más de 12 mil millones de pesos en conceptos de ingresos extraordinarios es lo que ha recibido la provincia por parte del gobierno nacional. Se trata de la asistencia enviada por diferentes ministerios y organismos nacionales: desde Aportes del Tesoro Nacional (ATN), Aportes No Reintegrables, programas crediticios para productores, asistencia directa a pequeños productores y fondos específicos para municipios. Gran despliegue de material logístico y personal por parte del Ejército, la Fuerza Aérea, Gendarmería Nacional, Policía Federal, Vialidad Nacional y Prefectura.

El Gobierno Nacional a través de los ministerios del Interior, Agricultura, Desarrollo Social, Ambiente, Defensa, Seguridad, Obras Públicas, Banco Nación; aportaron a la provincia, y continúan haciéndolo, recursos económicos, materiales y humanos para contrarrestar los incendios y sus impactos en la población y producción primaria. Acumulado desde fines de enero pasado hasta el 25 de febrero, toda la ayuda nacional acumula $12.275 millones entre Aportes del Tesoro Nacional (ATN); Aportes No Reintegrables; $200 millones diarios por parte del Ministerio de Ambiente nacional en logística para el desplazamiento de brigadistas y equipamiento, sumado a raciones de comida para el personal movilizado a las diferentes zonas de focos activos. 

Lo antes mencionado no considera las innumerables y diversas donaciones que fueron enviadas desde el sector privado, que como señalé antes no se puede disponer con los números debido al hermetismo y evidente falta de transparencia del gobierno provincial.  Aquí radica uno de los principales problemas del momento: el manejo y el criterio de entrega de esos recursos, ya que pequeños productores y familias campesinas denuncian nuevamente estar siendo discriminados en contraposición del favoritismo para los mismos grandes de siempre principalmente concentrados en tres producciones: ganado; arroz y forestación.    

Los cuerpos de bomberos de la provincia, en un 90% son voluntarios sin fondos ni ingresos fijos por parte del estado provincial. El cuerpo de bomberos de la Capital Correntina es el único financiado por el gobierno, mientras que el resto debe amañarse con la solidaridad de la comunidad.

Desde el Paraje Yacareí en el Departamento de Itati, la pequeña productora y una de las impulsoras de las Ferias Francas en Corrientes, María Eleuteria Teia Gonzalez, denuncia:

«Los pequeños productores estamos sufriendo, algunos por el tema de los grandes incendios, y después por la sequía intensa que venimos arrastrando ya prácticamente hace dos años. Así que imagínate como estamos nosotros los feriantes y los productores en general. Estamos bastante preocupados porque no tenemos producción, prácticamente se fundió todo y entonces: ¿cómo reactivamos todo?, esa es la gran pregunta».

«No hay un acompañamiento concreto, nosotros no lo sentimos así, inclusive con el tema éste de la emergencia que se está realizando ahora, hay muchas preguntas, mucha incertidumbre, el estado municipal tampoco está aportando nada. No hay un acompañamiento del municipio, ahora recibieron donaciones que son donaciones de otros productores de Santiago del Estero de los cuales estuvieron entregando rollos de pastura y alfalfa. No tienen un criterio de entrega, ni te piden ningún papel, solo te entregan tres fardos de alfalfa por productor, que no es nada, entonces no veo dónde está la ayuda concreta» agregó Teia quien además clama por perforaciones: «expusimos nuestra demanda de perforaciones, la necesidad del agua porque hoy por hoy todas las lagunas y esteros que nunca se secaron, hoy están secos, entonces los animales no tienen agua» manifestó angustiada la productora.

Por otra parte el concejal de Goya por el Frente de Todos, médico veterinario Leandro Lalo Montti, muy ligado al sector de la producción, critica al gobierno provincial pero así también a técnicos y agentes de dependencias nacionales en la provincia, al señalar:

«Acá en Tres Bocas, en el club de Estudiantes, están haciendo las recepciones de emergencia, y a los pequeños productores recién le están haciendo los certificados de emergencia, y una vez que tienen esos certificados tienen que peregrinar por varias oficinas de la provincia, en éste caso en el Instituto Provincial del Tabaco (IPT) acá en el departamento de Goya, donde piden la declaración jurada de AFIP, además de pedir la declaración jurada de libre deuda también de la AFIP, donde le piden una cuenta bancaria y el pequeño productor sabemos que no tiene eso. Además se denota la falta de comunicación, la falta de coordinación entre los entes nacionales y los provinciales como así también las municipalidades. Es el manejo que siempre tuvo esta provincia, el manejo discriminatorio que hace con los fondos que recibe.”

“Creo que hay una parte de culpa y de indolencia, de poco interés, de las entidades nacionales de muchísima trayectoria como la tiene el INTA, como la tiene Agricultura Familiar, como la tiene el SENASA, no quieren involucrarse en el problema de los pequeños productores, e intentar solucionarlos. Creo que hay factores de los dos lados. Desde la discrecionalidad y la soberbia con la que la provincia se maneja, y la falta de interés y el poco involucramiento que tienen los técnicos y las entidades nacionales con estos pequeños y medianos productores, quizás por falta de recursos, quizás por falta de recursos humanos, quizás porque no les interesa, o quizás como no los involucran y no les dan la orden, no lo hacen».

«También nosotros no tuvimos un plan alternativo, como lo hicimos muchas veces desde Agricultura Familiar. Las ayudas no bajaron directamente en las entidades de los pequeños productores, en las cooperativas, en los grupos que están hechos desde que son – de hecho – y vienen trabajando desde hace más de 15 o 20 años y no han podido regularizar sus papeles, en las Ferias Francas, en los grupos de venta asociativa de ganado. Me parece que a nosotros nos faltó eso, nos faltó tener una alternativa a esto que vino enlatado desde el Ministerio de Agricultura de la Nación, o que vino hecho desde la cabeza o desde lo que pensó algún intendente y no sé si lo hizo técnicamente o lo pensó con buena voluntad pero con poco conocimiento técnico» remarcó.

En tanto que desde la zona de los Esteros del Iberá, el concejal de Concepción por el Frente de Todos, profesor Carlos Portillo, enfatizó que:

«Los productores de Corrientes, en éste caso de la localidad de Concepción y parajes aledaños, hasta ahora están pidiendo auxilio y ayuda inmediata sin mucha burocracia, sin mucho protocolo, porque el fuego agravó la situación y no tenemos agua. En los campos no hay agua, se secó. Estamos hablando de una reserva de agua dulce y las perforaciones se secan, es una situación alarmante, seguimos hablando con los productores de la zona y piden sobre todo perforaciones para darles agua a sus animales. Ya había una sequía y eso ocasionó problema con la alimentación, ahora sumarle que después del incendio los campos quedaron sin perímetros, genera que los animales se les vayan para cualquier lado, tienen que andar buscándolos y es desesperante cuando vienen y te lo plantean. Los grandes empresarios a desgracia ajena ven la oportunidad y suben los precios de los postes; balancines, cuesta conseguir alambre, es  una especulación pura» denuncia el edil.

«Y la asistencia, bien gracias, todavía están esperando. Nosotros defendemos el modelo nacional. En algunas cosas estoy en desacuerdo con nuestro gobierno nacional, yo creo que tenía que venir de forma inmediata y de forma directa a los pequeños productores, tenemos organismos como para que eso suceda. Imagínate en Concepción están pidiendo que los productores se acerquen al municipio para poder retirar la declaración de emergencia así poder ellos obtener alguna asistencia tanto provincial, nacional o algún crédito. Están buscando sus animales y les piden ir al municipio y perder toda la mañana. Lo que más nos están pidiendo son las perforaciones y pastaje o sea forraje y demás para sus animales porque esto no termina, esto tenemos hasta fines de junio/julio/septiembre incluso» aseguró el legislador comunal de los pagos del Tamborcito de Tacuarí.

Diego «Tape» Caram, intendente de Mercedes por el Frente de Todos, una de las localidades más afectadas por los incendios, nos comentó como vienen trabajando, con quienes, y toma distancia del gobierno provincial marcando diferencia en varios aspectos, desde el haberse quedado a trabajar como correspondía sin tomarse vacaciones, hasta la convocatoria e involucramiento de distintos sectores de la comunidad:

«Nosotros fuimos los primeros en alertar sobre la situación del clima allá por principio de enero, pasamos un 8 de enero con rezos al Gauchito Gil para que no se incendiara nada, el 10 de enero tuvimos el primer incendio en una localidad vecina de Mercedes pero dentro del Departamento de Mariano I. Loza, el 14; 15 y 16 tuvimos prácticamente seis mil hectáreas de campos quemados donde se vieron los primeros animales muertos. Declaramos la emergencia a la semana, hicimos el comité de crisis, comenzamos a proveer no solamente desde la municipalidad sino todos los actores, lo que era cubiertas y combustible, lo que necesitaban los bomberos. Es más, cuando en un determinado momento se volcó una camioneta de los bomberos, les entregamos otra automáticamente a la semana. Y venimos trabajando con un comité donde está la Sociedad Rural, el grupo de los pequeños productores, el INTA, la Asociación de Comercio,  y la municipalidad por supuesto entre otros sectores, que nos reunimos todos los jueves. Todas las donaciones más lo que compra el municipio, más las donaciones que recibimos de las iglesias católicas y evangélicas, se pone en un fondo común y cuando nos reunimos decidimos a que paraje vamos. El sábado pasado estuvimos en Tacuaral entregando rollos, entregando forrajes con el INTA y los pequeños productores, y con SENASA, trabajando todos juntos para que haya un orden y organización».

Consultado sobre la falta de previsión por parte del estado provincial ante lo ocurrido, Caram hace hincapié:

«Se veía venir esto, capaz que la ventaja de uno fue, primero: conocer donde uno vive, segundo: ser un productor rural, y tercero: dejarse asesorar. Una persona me acuerdo que me dijo: cuando se nos quemen 100.000 hectáreas el problema va a ser que a los diez días se nos van a quemar 200.000, a diez días más se nos van a quemar 400.000, y después se nos van a quemar hasta llegar al 1.100.000 – yo lo miré azorado – luego me dijo: después va a descender pero no por merito de la lluvia ni por merito de nadie sino que ya va a quedar menos campo para quemarse. Entonces cuando uno tiene esa posibilidad de tener la persona que te asesora, el mismo INTA lo venía diciendo, la misma iglesia lo venía diciendo, el productor mismo te lo venía diciendo, y además…yo me quedé acá en Mercedes a trabajar, yo no me fui de vacaciones a ningún lado, entonces podía tomar las medidas necesarias y estar al lado de la gente al momento» resaltó Caram en clara alusión al gobernador Valdés que en plena catástrofe se fue de vacaciones a Punta del Este.

El jefe comunal de la tierra del Paiubre especifica:

«Nosotros, a los que son hasta cincuenta vientres le damos el rollo y el forraje gratis, de cincuenta a ciento cincuenta vientres le damos el rollo gratis y nos hacemos cargo del 30% del valor del forraje, y a más de ciento cincuenta vientres le cobramos lo que es el valor de la elaboración del rollo y nos hacemos cargo del 30% del alimento. Esto porque todas las instituciones nos pusimos de acuerdo que donde teníamos que hacer foco eran de cincuenta vientres para abajo… El 82% de nuestros productores Correntinos son pequeños de cincuenta vientres para abajo, el 11% son de cincuenta a ciento cincuenta vientres, y el 7% restante son de más de ciento cincuenta vientres».

Sobre la estrategia del gobierno provincial de todo el tiempo culpar a otros por sus responsabilidades, fundamentalmente al gobierno nacional, como por ejemplo ahora salir a pedir por los medios que Nación no cobré impuestos sobre los productores afectados por los incendios, Caram dijo:

«Primero creo que el ejemplo tiene que comenzar por el gobierno provincial y no cobrarle semejante tarifa de luz que le está cobrando a los productores, Capivarí estuvo un mes y pico sin energía y cuando la gente fue a pagar su factura le vino más que el bimestre anterior. Segundo, hay un cumulo de gente que no ve lo que no quiere ver, y yo puedo contar lo que hice porque Mercedes es testigo, junto a todas las instituciones – el primer avión que llega a la provincia de Corrientes llega a la Municipalidad de Mercedes a través de una gestión que la hacemos con Parques Nacionales a medio ambiente, y es el primer avión hidrante que llega a la provincia. (Los dos aviones de la provincia que se habían pagado como 30 millones de pesos nunca los encontramos, si alguien los encontró que me avise). Así se está manejando la provincia, por eso que el gobernador no piso ninguna vez Mercedes cuando se prendía fuego, ni ninguna otra zona, solamente fue cuando vino el presidente Fernández. Y así también fue que el primer mensaje que manda el ministro de producción (Claudio Anselmo) cuando Mercedes estaba quemada, era para saber si era cierto que venía el ministro Julián Domínguez, y por qué no lo invitamos» comentó.

Así están las cosas en la provincia, quizás la más feudal de los veinticuatro distritos que componen el territorio nacional. Podríamos señalar con la ironía del caso que la «frutilla de la torta» representa el anuncio del gobernador Valdés de la conformación de una especie de ONG y/o fundación denominada «RENACER IBERÁ», que no es otra cosa que la herramienta por la cual desde el gobierno local y el ente mixto «Comité Iberá» canalizarán millonarios fondos supuestamente para la «reconstrucción del Iberá».

Tanto Renacer Iberá como el Comité Iberá están acaparados por funcionarios y legisladores de ECO+JxC y representantes de los intereses de la familia estadounidense apellidada Tompkins quien se ha hecho de enormes extensiones en los Esteros. Esteros que representan una de las desembocaduras del Acuífero Guaraní, uno de los reservorios de agua dulce más grande del mundo.

En definitiva, los mismos que perpetuados desde el poder institucional provincial desde hace más de dos décadas, incentivaron a destajo el monocultivo de la forestación sin haber contemplado jamás un plan de manejo del fuego, en connivencia con OeNeGes que representan claramente una enorme extranjerización de tierras en el lugar y que se instalaron so pretexto de «venir a enseñarles a los lugareños como deben cuidar los recursos naturales»; siendo que esos mismos lugareños vienen de descendencia en descendencia de familias que habitan y viven hace siglos en la región, son los mismos que van a manejar los recursos para reconstruir lo que no supieron proteger, o peor aún, dejaron incinerar con objetivos de expandir la frontera agropecuaria en zona de reservas, o sea NEGOCIO REDONDO PARA LOS MISMOS DE SIEMPRE.           

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Analizamos el federalismo argentino, centralizándonos en el AMBA y su funcionamiento. ¿Cómo se hace para gobernar una región en la que se deben coordinar asuntos con dos gobernadores y cuarenta intendentes?
Proponemos recuperar el rol de las mujeres en las organizaciones político–militares de izquierda surgidas en la década de 1970 en Argentina, como también la militancia en las organizaciones de base.
Repasamos la medida del “dólar soja” y los altibajos de la economía nacional, junto a la inflación en los diferentes sectores de consumo