Volver a los 17

No es sólo el acto que el martes se realizó en el Luna Park, que por cierto fue impecable tanto en la organización como en los discursos, sino todo lo que implica en la política y en la historia de nuestro país. El del martes no fue un simple acto proselitista, sino que fue un clic, uno más, un estruendo en el cielo estrellado, como lo fueron los días de los festejos del Bicentenario. Fue un hecho histórico y como tal lo hemos vivido.

Cristina, que se presentó como una militante peronista más, pero que a medida que estructuraba su discurso se notaba que no era una más del montón, acertadamente dijo que se puede “elegir entre tu foto en el diario de mañana, o tu lugar en la historia” Y una vez más hemos elegido formar parte de la historia grande de la Argentina.

Mucho se habló acerca del número de personas que estuvieron en el acto: que 18 mil, que 15 mil… la verdad no importa tanto para este análisis lo cuantitativo sino la emergencia de los actores juveniles, sindicales, sociales y estudiantiles. Convengamos, para ser justos, que por lo menos había cocinándose a fuego lento mil potenciales cuadros que para el próximo año serán otros tantos. Y todos ellos apenitas pasados los treinta de todo el ancho y largo del país.

Serán ellos, los nuevos cuadros, los jóvenes militantes, los que profundicen las transformaciones que seguramente quedarán pendiente de esta etapa.

El domingo un diario publicó una encuesta que se hizo en el área metropolitana con jóvenes menores de treinta años, que reflejaba que entre los jóvenes es donde mayor adhesión tiene este proyecto político y quienes los encarnan, es decir Néstor y Cristina.

Las comparaciones son muchas veces odiosas pero en este caso es ilustrativo: el dialogo que mantuvo la compañera Cristina con la purreteada, en algunos pasajes de su discurso a muchos nos hacía recordar aquel inolvidable Cabildo Abierto donde mágicamente Evita dialogaba con la masa que le pedía que fuera la vice en la formula con el General Juan Perón.

Otros compañeros que hicieron historia en los ’70, no podían creer lo que estaban escuchando y viendo. Muchos no pudieron contener las lágrimas, y por lo bajo decían “es posible que la historia nos vuelva a dar una nueva oportunidad.”

Y todo esto sucedía con la JP y la Juventud Sindical en un mismo estadio tirando para el mismo lado. Y la compañera Cristina marcando aquellos viejos errores para que hoy no volvamos a cometerlos; y Néstor garantizando que el movimiento llegue a buen puerto para la batalla central que tenemos en el 2011: que este proyecto tenga continuidad.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Tras nueve días de paro, el gobierno de MAS deroga la Ley 1386 para desactivar el conflicto y advierte que hay un nuevo intento desestabilizador.
En los próximos días el gobierno dará a conocer con qué mandato se sentará a negociar la firma del acuerdo con el FMI. Recapitulamos los diferentes caminos que podrían ser llevados a cabo.
Breve racconto sobre el historial de gatillo fácil y otros crímenes de la policía porteña.