Venezuela y los medios alternativos para la democracia participativa, esa que Washington llama “fraudulenta”

Por Causa Popular.- Una de las columnas vertebrales del proyecto bolivariano sin duda está expresada en la lucha político-ideológica, y cultural que busca convertir al pueblo de Venezuela en uno de los actores centrales de la revolución que se desarrolla en ese país desde que el Movimiento V República ganó las elecciones en 1998. Si en todas las revoluciones los medios masivos de comunicación tuvieron un papel excluyente, Venezuela no ha sido la excepción, muy por el contrario. El frustrado golpe mediático del 2002, con el apoyo explícito de los Estados Unidos, demostró que los dueños de los grandes multimedios encontraron en los medios alternativos y comunitarios un adversario que se organiza y desafía el monopolio de la imagen y la palabra que estos utilizan para representar la realidad según sus intereses. Las armas mediáticas del pueblo, y en consecuencia de la revolución bolivariana que éste busca protagonizar, son parte de esa columna vertebral y expresión de esa lucha que transforma al pueblo en protagonista de su propio destino.

Cuando se produjo el golpe mediático de abril de 2002, lo primero que hicieron los golpistas fue sacar a Venezolana de Televisión (VTV), la emisora estatal, del aire. Recordando aquel momento donde reinaba la confusión gracias a que los medios que apoyaban y co-organizaron el golpe decían que Chávez había renunciado, Glenda Angulo, periodista de un medio alternativo, relata en el documental Venezuela Bolivariana: pueblo y lucha de la IV Guerra Mundial, realizado por el Colectivo Calle y Media[1]: “entonces aquí, como el golpe fue mediático, fue una radio alternativa la que empezó a dar el SOS, nos mandábamos mensajes por el teléfono, nos llamábamos en clave.”

Los medios alternativos y comunitarios no sólo jugaron un papel central en la rebelión popular que le permitió a Chávez volver al palacio de Miraflores, sino que además se convirtieron en la columna vertebral de la cotidiana y profunda lucha ideológica, cultural y política, que intenta construir en Venezuela una democracia participativa.

En este sentido, al tomarle juramento a la nueva Asamblea Legislativa, el presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, llamó a que el flamante cuerpo le diera un impulso a la participación popular y comunitaria, y aseveró “no puede haber democracia sin la participación del pueblo”.

Medios comunitarios y protagonismo popular

Catia TVe es la televisión comunitaria emblema de la producción audiovisual comunitaria e independiente de Venezuela, y una de las experiencias más avanzadas de este tipo medios. Hace 15 años un grupo de jóvenes -su actual director tiene 32 años- comenzó la tarea titánica de cambiar al barrio incentivando el interés por la cultura, la artes y el cine. Desde entonces, Catia TVe se esmeró por educar a las comunidades para que sean ellas mismas las protagonistas y emisoras de las noticias, y no simples receptoras de las mismas.

En palabras de su director Ricardo Márquez: “Catia es la fuerza del barrio, la fuerza y la lucha de la comunidad, la rebeldía. Catia es un nombre con mucha fuerza. Catia es el mercado. Catia era el retén que tuvimos allí. Catia fue la que el 27 de febrero tuvo muchos desaparecidos. Catia el indio. Catia el de la parroquia de la salsa. Catia la referencia porque después que pasás Miraflores le preguntas a alguien donde esta y te dice, en Catia.”

La importancia estratégica para sostener la revolución de medios como Catia TVe, es visualizada por el Ministerio de Comunicación e Información (MCI) venezolano, y ha sido incluida en la Ley de Responsabilidad de Radio y Televisión (Ley Resorte) sancionada hace un año atrás.

Como ejemplo de esto, el 16 de noviembre de 2004, el Ministerio entregó 54 equipos en calidad de comodato a radios y televisoras comunitarias y alternativas. Esta fue la segunda entrega. En la primera 11 medios fueron los beneficiados. En esta última el ministro de Comunicación e Información, Yuri Pimentel señaló que para avanzar en un proceso democrático, participativo y protagónico, hay que darle poder comunicacional a las comunidades.

“Se trata de darles las herramientas que permitan construir sus propias expresiones comunicacionales para romper con el monopolio mediático que lleva más de 40 años”. La meta del MCI es entregar equipos a 128 medios comunitarios.

El rol que deben cumplir en la revolución bolivariana estos medios queda perfectamente definidos y delineados en las palabras del ministro: “cada uno de estos medios tienen que seguir marchando al lado de las comunidades, no pueden ser voces aisladas. Estos equipos deben ser armas para la formación de la conciencia de nuestra gente y defendernos del ataque mediático. Si tenemos la verdad, tenemos la fuerza. Debemos construir un nuevo sistema de comunicación”.

El acto de entrega se realizó en el auditorio de Petróleos de Venezuela, Caracas. Asistieron los representantes de los medios comunitarios y alternativos, el Ministro de Comunicación e Información, Yuri Pimentel, el Viceministro de Estrategia Comunicacional, Mauricio Rodríguez, el Viceministro de Gestión Comunicacional, William Castillo, la Presidenta de Venezolana de Televisión, Blanca Eeckout, y la Directora de Medios Comunitarios y Alternativos del MCI, Lídice Altuve junto a los representantes de la empresa cubana, Copextel, el fabricante de los equipos.

En numerosas oportunidades Causa Popular intentó reflejar el rico y apasionante proceso de cambio que viven y protagonizan los pueblos latinoamericanos. No es ninguna novedad, que de todos los países que hoy le dan la espalda al neoliberalismo y buscan presentarle batalla a las ansias imperiales de los Estados Unidos, el pueblo venezolano fue el que marcó el camino.

Tampoco es casualidad, que su carismático presidente Hugo Chávez, considerado una de las tres personas más influyentes del 2005, sea figura excluyente de lo que se desarrolle en ese país. Nada de ello es excluyente en el resto de los países, para las cadenas internacionales y los medios masivos de nuestro país, muy poco es lo que sucede en el mundo que no pase por el protagonismo de sus gobiernos.

Si hay un actor excluyente del profundo proyecto de cambio que atraviesa Venezuela, este es su pueblo, sus organizaciones y su movilización. Los medios alternativos y comunitarios que éste creó y sostuvo durante años, son sólo una de las expresiones más avanzadas de un pueblo cada día más conciente de sus derechos.

—————————————————

– [1] Este documental puede bajarse en forma gratuita del sitio www.venezuelaenvideos.com

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.