Uruguay: ruptura en el Frente Amplio

A tres años de instalado el gobierno del presidente uruguayo Tabaré Vázquez, la alianza progresista sufre su primera ruptura por izquierda ante la desvinculación del Movimiento 26 de Marzo (26M) del Frente Amplio producida tras el Encuentro Nacional, reunido en Montevideo el 29 de marzo pasado. Entrevistado por Revista ZOOM, Daniel Pereira, miembro de la dirección nacional del M26, hace un poco de historia y aclara los motivos del rompimiento al interior de la coalición.

“El Movimiento 26 de Marzo entiende que ya no queda espacio para seguir defendiendo las ideas fundamentales que identificaron al frenteamplismo como expresión de lucha antiimperialista y anticapitalista”, señala el documento del 26M. Afirma que, a partir de ahora, se proponen forjar una alternativa electoral de izquierda que confrontará con las opciones conservadoras que representan los partidos Blanco, Colorado y progresistas.

—¿Cuándo nació el Movimiento 26 de Marzo y cuáles son sus principios ideológicos y organizativos?

—Venimos desde fines de los años ‘60 y la actividad política pública se concretó después del acto de bautismo callejero del Frente Amplio, aquel histórico del 26 de Marzo de1971. Nos declaramos marxistas leninistas y nos organizamos según los principios del centralismo democrático.

—¿Cómo estaban relacionados con el Movimiento de Liberación Nacional (MLN) en esos años?

—Éramos el brazo político. El brazo de acumulación legal. La dirección del MLN incidía directamente en las decisiones del 26 de Marzo. La dirección del Movimiento de Liberación Nacional creó en su momento al “26 de Marzo”.

—¿Cómo votó el Movimiento 26 de Marzo en las elecciones del año 1971?

—En esas elecciones, donde alcanzó la presidencia el luego dictador Juan María Bordaberry, nuestra organización no presentó candidatos propios, aunque indirectamente orientamos a votar a Enrique Erro (ex Partido Nacional). Este compañero, hoy fallecido, fue electo senador.

—¿Sufrió cambios aquel 26 de Marzo con respeto a este?

—Desde la prisión y el exilio superamos el abandono que la dirección que se exilió en Chile y Buenos Aires concretó. Los renunciantes del simposio de Viña disolvieron el “Movimiento 26 de Marzo” abandonando la lucha y a miles de compañeros y familiares de compañeros. Desde la cárcel y en el exilio empezó la reconstrucción del 26M bajo los principios leninistas; fue una dura y difícil tarea que nos fortaleció, nos permitió desenmascarar a aquellos oportunistas. Hoy miramos con entusiasmo aquellos duros tiempos, tanto como los que se vienen.

—Estuvieron fuera del Frente Amplio (FA) mucho tiempo.

—La dirección renunciante, al disolver en aquel tiempo al 26M, nos dejó fuera del FA en años de dictadura. Por un tiempo, una vez lograda la reconstrucción, reingresamos a la Mesa desde el exterior. Tras la retirada de la dictadura y la vuelta a la democracia burguesa, pero ya con varios grupos del FA en proceso de priorizar la democracia a la lucha por la justicia social, se pusieron una y mil trabas para el reingreso formal del 26 de Marzo al FA. Ello se logra recién en el año 1989. Esto duró más de 5 años. Sectores y hombres, algunos antes y otros ahora, que se pasaron con armas y bagaje al bando imperial, prohibían el reingreso del 26M al FA.

—¿En los últimos años el 26M tuvo algún acercamiento con el MLN?

—En realidad hubo una ruptura importante a la salida de la prisión, en democracia, allá en 1984. En las elecciones del ´99 después de muchas reuniones y de algunas coincidencias participamos en un mismo lema electoral, que duró lo que un lirio.

—En los últimos años, ¿el 26 de Marzo tuvo pocas coincidencias con el resto del FA?

—Sí, en efecto, pero no eran muy sustanciales. En temas esenciales quedábamos en minoría en los Congresos y Plenarios Nacionales, pero teníamos acuerdos con algunos otros sectores. Sí, fue muy notorio ya en el Congreso de 2003, donde se fijó el programa electoral, que quedamos en solitario en la mayoría de los temas. Alcanzado el gobierno por Vázquez, Astori y Mujica, si existían coincidencias, desaparecieron. La gran mayoría del Frente Amplio incumple e incumplirá con el compromiso asumido en 1971 y con el programa presentado en 2004 a la ciudadanía. Lo incumple por falta de confianza en las ideas de izquierda, falta de confianza en el pueblo. La derecha trabajo hábilmente en las altas esferas del FA para domesticarlo.

—¿Por qué dice domesticarlo?

—El Frente Amplio nació antimperialista y antioligárquico y se proponía vías de desarrollo no capitalista. Si hoy el presidente Vázquez es felicitado por Bush, el FMI felicita a Astori y el Banco Mundial felicita a la ministra comunista Marina Arismendi… ¿acaso tenemos que pensar que el imperio cambió?… ¿que ahora es bueno y quiere libertad y justicia social para los pueblos? ¿O no será mejor darnos cuenta que domesticaron al FA?.

El 26 M cree que el imperio es más cruel que en el año 1971, que el mundo está peor que en aquellos años, ya que aumentan las guerras, la miseria, la superexplotación y los problemas de medio ambiente son cada vez más graves. Por eso los dirigentes del Frente Amplio abandonaron la izquierda, no están con los intereses de los más pobres y son funcionales en sus accionar a los intereses imperiales.

—¿El 26 de Marzo abandonó el FA por los motivos expresados antes?

—Sí, pero además con este gobierno la deuda externa creció, se concentró más la riqueza, se extranjerizó como nunca la tierra, aumentó la mortalidad infantil, las tropas uruguayas están reprimiendo al hambriento y explotado pueblo haitiano. También se privatizan empresas públicas a granel. Tabaré Vázquez y el consejo de ministros propusieron el año pasado el Nunca Más Hermanos Contra Hermanos o sea el abrazo con militares que violaron los DDHH. Se permite la instalación de plantas de celulosa, o sea de industrias contaminantes, que expresamente durante la campaña electoral se explicaba que no se iban a permitir. Se realizó la Operación UNITAS con Estados Unidos. Se firmó el Tratado de protección de Inversiones y el TIFA (Acuerdo de Comercio e Inversiones, sigla en inglés) con Bush.

En realidad, es un cúmulo de situaciones que demuestran que este progresismo abandonó ex profeso las filas del pueblo.

—¿Cuándo tomaron la resolución de irse del FA?

—El pasado 29 de marzo se definió abandonar el FA, en realidad de irnos del progresismo. Fue en un Encuentro Nacional y al final en la calle celebramos el 37 aniversario de nuestra fuerza política. Debe entenderse que es una decisión seria, responsable y a conciencia la de irnos de las estructuras orgánicas y políticas del Frente Amplio. Si nos quedábamos, seríamos cómplices del enterramiento del proyecto artiguista que lleva adelante Vázquez y los principales dirigentes del FA.

—A partir de ahora, ¿qué planes políticos tiene pensado el 26M?

—No nos quedaremos de brazos cruzados. Seguiremos construyendo con organizaciones políticas y sociales, con compañeros del movimiento popular, una herramienta política social que sirva a los intereses de los trabajadores y el pueblo. Es imprescindible como militantes del 26M fortalecer nuestra organización y además desarrollar y potenciar la Asamblea Popular. Debemos sacar conclusiones del desastre de este gobierno, analizado desde el punto de vista de los intereses de los más necesitados, de los que generan la riqueza, de los trabajadores y del pueblo.

Una conclusión importante es el abandono de las ideas de izquierda por los dirigentes que además hicieron desaparecer la militancia, la participación organizada en los comités. Con las manos libres fue muy fácil para el progresismo tragarse la historia, la lucha, y ser operadores dulces del imperio. El proyecto de la Asamblea Popular debe tener dos patas esenciales: la ideología y la participación popular consciente. Cualquier esfuerzo que hagamos para que el pueblo participe, siempre, entiéndase bien, será en beneficio de los trabajadores, del pueblo y de la patria latinoamericana.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.