Una patota de punteros del intendente del Partido de la Costa atacó a trabajadores municipales

Un grupo de desconocidos, que la justicia se resiste en descubrir, atacó y apaleó la carpa de protesta instalada en Mar de Ajó por el Sindicato de Empleados y Obreros Municipales del Partido de la Costa que desde el 20 de junio mantienen un reclamo salarial.

Entre el sábado 30 y el domingo 1 de julio, un grupo que huyó de la policía no sólo atacó la carpa, sino que agredió a uno de los miembros del sindicato y desarrolló un intenso seguimiento contra los trabajadores golpeados. A pesar de la gravedad de los ataques, el fiscal Gustavo Mascioli a cargo de la UFI 1 declaró su incompetencia de inmediato y giró la causa a la fiscalia de Dolores, en una clara maniobra para dilatar todo.

Lo curioso es que el letrado contaba con los testigos suficientes para instruir la causa. ¿La razón? En los tribunales dicen que la irregularidad se debe a que el fiscal original fue nombrado con el padrinazgo del intendente del Partido de la Costa Juan de Jesús.

Las patoteadas comenzaron el sábado 30 de junio, cuando la comunidad de Mar de Ajó se vio sorprendida por un hecho que muchos suponían podía pasar y nadie hizo nada por evitarlo. El Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SOEM) había instalado diez días antes en la plazoleta del Libertador ubicada en Av. San Martín y San Juan de la localidad del sur, una carpa como protesta por algunas reivindicaciones salariales que reclaman desde hace tiempo.

Dentro del marco de las protestas, comenzaron a utilizar la modalidad de los escraches en los domicilios de algunos funcionarios de Mar de Ajó. Según comentó a Causa Popular el Secretario General del Sindicato: “el sábado un rato después que llegamos de hacerle un escrache al Contador Darío Pertuci y al Arquitecto Sergio Tescari serían las ocho de la noche, un grupo de algo más de 30 personas, con palos, fierros y bates de béisbol entraron a la carpa y empezaron a darnos palos. Nosotros tratamos de defendernos como podíamos pero eran muchos y nos sorprendieron”

A escasos 30 metros del lugar en donde está instalada la carpa, como modo preventivo, se encontraba apostado un móvil policial con un agente, quien al ver lo que sucedía dio alerta a la Comisaría 2º de La Costa e intentó disuadir a los agresores recibiendo como respuesta algunos golpes de puño y la rotura del chaleco antibala. Según nos manifestó el agente “fueron los muchachos del SOEM los que me dieron una mano y un compañero de civil que circunstancialmente pasaba por el lugar”.

Un vecino del lugar comentó que: “llegaron en un camión, lo pararon en la esquina de Quinteros y se dirigieron directo a la carpa, era una locura, parecía una película. Cuando luego de 5 minutos de gritos y golpes, se acercaban unos móviles de la policía, comenzaron a correr, se subieron al camión se fueron”.

Los testigos no son pocos, ya que en la vereda de enfrente donde se instaló la carpa hay una parada de colectivos que concentra varios recorridos. Palabras más o menos todos coincidían en lo que relataba el vecino.

Lo sucedido dejó como saldo varios manifestantes golpeados y uno de ellos con un tajo en la cabeza de 10 centímetros aproximadamente. Según Pérez: “los que nos atacaron son todos de una cuadrilla de trabajo que está contratada por la Municipalidad, muchos son punteros políticos del actual intendente y otros trabajadores municipales” y afirmó: “esta es la misma gente que había venido cuando la semana pasada hicimos el escrache en la casa de Magnaca”.

De lo sucedido se radicaron denuncias en la seccional de la localidad quien dio parte al fiscal de turno, Dr. Magioli.

El domingo fue peor

Lo sucedido en la noche del sábado, parecía ser el final de esta situación y lo único que habría que lamentar. Carlos López, otro integrante de la comisión del SOEM recibió el domingo por la tarde un corte en su cara y varios golpes en su cuerpo por lo que tuvo que ser hospitalizado. López nos contó que: “estábamos en la carpa y me llama mi hija de 16 años que estaba con la hermana de 12 y me dice que a cada rato pasaban unos tipos y miraban para adentro. Yo le dije que cerrara todo y se fuera a la casa de Germán mi otro hijo. Con todo esto y las amenazas que habíamos recibido la noche anterior me fui para la casa de mi hijo. Al rato de llegar entraron un montón de tipos, y nos empezaron a pegar, a mi hija la manosearon, a mi hijo German lo golpearon tanto que tiene fisuradas dos costillas y la clavícula, además de hundimiento de torax. A mí me cortaron la cara y tengo golpes por todo el cuerpo”.

German López debió ser trasladado a la ciudad de Mar del Plata para ser intervenido quirúrgicamente. Carlos López pidió que le dieran el alta del hospital, ya que entiende que no puede dejar solos a los compañeros que están en la carpa.

Con este nuevo incidente, consultamos a la policía y el Capitán Campodonico nos informó que se recibieron todas las denuncias y se elevaron a la fiscalía. En el momento de consultarlo para saber si había alguna detención, nos manifestó que aún no habían recibido ninguna orden para ello y aseguró que se continuaba investigando el tema.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.