Una empresa con poca energía

Con la promesa de moderar los precios y recuperar los recursos naturales, el gobierno de Kirchner creó Enarsa. Sin embargo, a dos años de su aparición, sus movimientos son limitados y los convenios parecen favorecer a las empresas privadas

Anunciada con bombos y platillos, Enarsa (Energía Sociedad Anónima) fue creada en 2004.

«No queremos mirar más desde la tribuna la evolución del mercado energético, hay que invertir y dejar de especular» , expresó Néstor Kirchner cuando se concretó la creación de la empresa estatal.

El Presidente ya había prometido, en la campaña electoral que lo llevó a la Rosada , que impulsaría el surgimiento de una petrolera pública que pudiera orientar hacia la baja los precios de los combustibles.

Esta idea fue archivada hasta que, en noviembre de 2004, ante la amenaza de crisis energética y la pelea entre el Gobierno y las petroleras por la liberalización de los precios, el Ejecutivo anunció la creación de Enarsa. Se trató de poner en marcha una empresa que haría lo que las competidoras privadas no hacían: explorar en la plataforma marítima, construir gasoductos y mantener moderados los precios del combustible.

A dos años de su creación, los anuncios quedaron lejos. Enarsa se inició con sólo 25 empleados, un directorio de siete personas y un capital de 125 millones de pesos. Sin embargo, pocas cosas parecen haber cambiado.

La empresa creada por el gobierno de Kirchner cerró su primer balance sin ingresos y una pérdida operativa de $1,6 millones. En cambio, tuvo superávit financiero de $300.760, producto de colocaciones financieras.

El ejercicio 2005 no contabiliza ninguna operación genuina o contrato. A pesar de una serie de anuncios que se hicieron, no hubo logros en el haber de la empresa.

En junio de 2005 se asoció con Aeropuertos Argentina 2000 para instalar, en 2007, una planta de distribución de combustible en Ezeiza. El acuerdo se firmó, pero no fue mucho más que el anuncio.

El negocio al que siempre apuntó Enarsa es la exploración petrolera mar adentro en la Patagonia. Los convenios se firmaron con empresas como Repsol y Petrobras, pero la participación de la empresa estatal es mínima.

«Enarsa fue creada con el cuento de que iba a cambiar la matriz energética, que iba a hacer la nueva YPF. Sin embargo, el subsuelo que no entregó Menem lo entregó Enarsa, con contratos secretos que no son publicados en el Boletín Oficial. Además, no cumplió con su obligación de romper con el oligopolio, ya que los principales contratos que celebró fueron con Petrobrás y Repsol YPF, que juntas manejan el 60% del mercado» aseguró en diálogo con La Tecla , Gustavo Calleja, ex subsecretario de Combustibles de la Nación y también integrante del MORENO.

Otro de los objetivos de su creación fue el de mantener los precios moderados . «Una empresa con capital irrisorio no puede lidiar en el mercado energético con gigantes como Repsol, Petrobras, SheIl y Esso. Ahora sólo le compra gas a Bolivia, y se comprometió a desarrollar yacimientos; que no se va a poder cumplir, porque no tiene un equipo técnico, además de no contar ni con recursos económicos ni financieros» , sostuvo Calleja.

En noviembre de 2006, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial el texto de la Ley 26.154. Así, activó el régimen de incentivos a la exploración y explotación de petróleo y gas, mediante beneficios impositivos a las empresas que inviertan en el rubro.

ENARSA

CONSTITUCIÓN DE LA EMPRESA

1) Energía Argentina SA (Enarsa) se creó por Ley promulgada en noviembre de 2004, debido al conflicto que el Gobierno mantenía con las petroleras.

2) Su ámbito de acción es el negocio energético, tanto en petróleo y derivados como en gas y energía eléctrica, abarcando los segmentos de producción, industrialización, transporte y comercialización.

3) El Gobierno aseguró que el objetivo político es introducir como actor al Estado en un sector que fue totalmente privatizado, de modo de regular con su presencia el accionar oligopólico.

4) Las acciones de Enarsa están distribuidas de la siguiente manera: 53 por ciento para el Estado nacional; 12 por ciento para las provincias; y 35 por ciento abierto al sector privado.

5) Su actual directorio está conformado por Exequiel Espinoza como presidente; Alejandro Luis
Garzonio, Jorge Haiek, Aldo Ferrer, Ricardo Alberto Cabrera y Oscar Olima como directores designados por el Estado nacional.

6) Su principal activo es la titularidad de los permisos de exploración y de las concesiones de explotación de todas las áreas en la plataforma marítima.

7) Su fundación estuvo relacionada con la necesidad política del Estado de contar con un espacio en el oligopolio desarrollado en el mercado petrolero argentino, luego de que la antigua Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) -la mayor empresa del país- fue privatizada durante los años 90 y pasó a menos del grupo español Repsol.
Constitución de la empresa

LEY DE INCENTIVOS PETROLEROS

Creada en el marco de la Ley de Hidrocarburos 17.319, la flamante norma prevé la distribución de nuevas áreas de exploración y beneficios a las empresas.

La ley ni siquiera determina en qué porcentaje Enarsa va a estar asociada con las privadas. Pero prevé la distribución de nuevas áreas de exploración.

Asimismo, establece la devolución anticipada del IVA en las inversiones en bienes de capital que realicen las petroleras, y la amortización del Impuesto a las Ganancias en tres cuotas anuales, iguales y consecutivas. También exime del pago del Impuesto a la Ganancia Mínima
Presunta a los bienes pertenecientes a los titulares de los permisos de exploración.

Los adjudicatarios tampoco pagarán derechos de importación por la introducción de bienes de capital que no se fabriquen en el país y que fueran necesarios para el desarrollo de la exploración y explotación de yacimientos.

Claro que la nueva ley exige que las empresas que pretendan explorar el subsuelo argentino deberán asociarse, obligatoriamente, con la estatal Enarsa.

«Con esta ley, la participación de Enarsa es cómica. La empresa estatal posee la participación porcentual más baja del mundo. Mientras las multinacionales se siguen llevando 12 mil millones de pesos al año, Enarsa no obtiene un peso.

Enarsa sólo sirve para que los privados hagan negocios» , expresó el ex subsecretario de Combustibles de la Nación.

Los balances 2006 aún no se cerraron. Enarsa no da información oficial acerca de convenios o contratos. En la empresa estatal sólo aconsejan chequear la página web.

Según fuentes extraoficiales, Enarsa firmó algunos convenios, pero nunca cumplió con el objetivo de realizar una exploración. Algunos aseguran que su balance seguirá sin registrar movimientos.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje la situación actual de Peru, qué está sucediendo y cómo los medios hegemónicos del país tapan los sucesos.
A propósito de las conmemoraciones de la guerra de la independencia en Jujuy.
La revolución feminista avanza, conquista lugares y estamentos del poder antes impensados.