Una clase de dignidad

Las 100 horas de vigilia de los docentes frente a la Jefatura de Gobierno comenzaron con represión policial, y se amplificaron con un paro nacional y una marcha nutrida. Macri sigue negando el aumento salarial y la Legislatura busca una salida antes de las 48 horas de huelga anunciadas para los próximos días. Opinan los Secretarios Generales de UTE y ADE.

Llovía torrencialmente pero no importaba. La defensa de la educación estaba primero. El martes 21 de octubre los docentes empezaron a decirle basta a la sordera y la soberbia de Mauricio Macri, quien parece no haber asumido la Jefatura de Gobierno y continuar en la nebulosa de las promesas de campaña.

La represión desatada un día antes lo hizo posible. Miles de personas marchaban hacia la sede de Gobierno Porteño para decirle basta a la destrucción del sistema educativo. En ese mar de guardapolvos blancos, el tiempo también descargaba su bronca y se sumaba a las 10.000 asistentes que colmaron la Avenida de Mayo al 500.

El que no podía disimular su bronca era Francisco Tito Nenna, Secretario General de UTE (Unión de Trabajadores de la Educación), que se descargó con Revista ZOOM:

—Lo que pasó el lunes marca la política represiva del gobierno de Macri. Frente a una acción en paz, que significaban 100 horas de vigilia esperando respuestas al conflicto educativo, la respuesta fue una represión indiscriminada. La carpa estaba colocada para guarecernos del tiempo y el Gobierno de la Ciudad dio lugar a un fiscal para el traslado de la carpa. Esa fue la excusa de una represión indiscriminada que dejó a tres compañeros heridos. Esa misma tarde trajimos una carpa más pequeña para ratificar que hasta el jueves 23 a las 4 de la tarde vamos a quedarnos estas 100 horas en paz reclamando la resolución del conflicto educativo.

—¿Ustedes creen que para Macri la educación es algo secundario?

—El jefe de Gobierno va llevando adelante una política con mentalidad netamente empresarial, donde las políticas públicas no son responsabilidad del Estado, ni su prioridad como derecho social que es la educación. Por lo tanto, nosotros denunciamos la destrucción de la escuela pública, no solamente desde los salarios docentes, sino también por el no otorgamiento de becas a los alumnos de las escuelas secundarias, por la reducción de la cantidad y la calidad de las comidas y por las problemáticas de infraestructura con la subejecución presupuestaria. En definitiva, estamos planteándonos una desatención del sistema educativo por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

—¿La consideran una política adrede para destruir el sistema educativo?

—Sí, por supuesto, nosotros alertamos a toda la sociedad sobre la destrucción de las políticas públicas y en este caso la educación, que no es prioridad para este Jefe de Gobierno, a diferencia de lo que había dicho en campaña.

—¿Macri apuesta al desgaste en este conflicto?

—Nosotros estamos muy seguros, no vamos a ser espectadores pasivos de la destrucción del sistema educativo. Por lo tanto vamos a estar estas 100 horas aquí. Y si no ocurre nada, seguiremos peleando junto a toda la comunidad educativa porque nuestro objetivo es la resolución del conflicto educativo y no otra cosa.

—¿Qué consecuencia trae la represión del lunes?

—El agravamiento del conflicto, ya que Macri utiliza la represión en lugar del diálogo para responder. Hoy el Jefe de Gobierno, la Vicejefa y el Ministro de Educación son los responsables de la profundización del conflicto educativo.

—A este panorama también se suma la ausencia de docentes para los cargos educativos.

—Hay 500 cargos que no se han cubierto porque no tenemos docentes y más de 10.000 chicos no tienen clase. Eso ocurre porque los docentes están yendo a trabajar a la Provincia de Buenos Aires por la diferencia salarial que existe. Hay más de 15.000 chicos que están por dejar la escuela secundaria en los lugares más desfavorecidos, que son los que están sufriendo esta política de destrucción del sistema educativo.

—¿Por qué hay pocos alumnos en el norte y pocos maestros en el sur?

—En el sur faltan más de 7.000 vacantes para los chicos de las escuelas y jardines de infantes, hay aulas superpobladas. Mientras tanto, en el norte esto no ocurre. Lo que pasa es que hoy hay que pensar en mirar a la ciudad en su conjunto y no mirarla hacia un lugar solo.

La prehistoria del conflicto

Si bien la mirada sobre la situación conflictiva que atraviesa el magisterio está puesta desde la mayoría de los medios en el puro reclamo salarial, la disputa comenzó apenas iniciada la gestión del Jefe de Gobierno con su pedido a la Legislatura de una ley que eliminara las partidas para subsidiar a las cooperadoras escolares y le permitiera al ejecutivo contratar directamente la reparación de los edificios escolares aduciendo mayor velocidad y eficiencia en el gasto.

El resultado de esta suerte de “superpoderes” fue catastrófico, ya que no sólo no se repararon los edificios, sino que se llegó a esta altura del año con la mayor subejecución presupuestaria en el rubro de Mantenimiento Edilicio de toda la historia de la ciudad.

Durante el mes de enero, la relación con el principal sindicato docente de la ciudad, la UTE, se complicó cuando Macri intentó desembarazarse de los trabajadores contratados que actúan en los programas del Ministerio de Educación. Como resultado, se produjeron cortes de calles y la toma del edificio del Ministerio. Si bien estas acciones lograron mantener a todo el personal mencionado cumpliendo funciones, el Gobierno de la Ciudad denunció penalmente a dos dirigentes de ese sindicato por los cortes de calle. Hoy se hallan procesados.

En el plano salarial, los funcionarios de la Ciudad no se cansan de repetir que en el mes de febrero dieron a los docentes un aumento del 24%, mayor que el recibido por cualquier otra rama de la actividad. Lo que callan es que no lo dieron ellos, sino el gobierno nacional, que es quien paga la garantía mínima que permite que un maestro que recién se inicia gane $1.290 de piso salarial en lugar de los $900 que ganaría sin ella. Callan también que se paga en un solo cargo, es decir que en el caso de poseer dos cargos, gana $1.800 y no $ 2.580 como quieren hacer creer.

La eliminación de 15.000 becas a alumnos de escuelas secundarias (que permiten que muchos de ellos puedan asistir a clases y no abandonar sus estudios), el incumplimiento de la promesa de campaña de permitir a los trabajadores la libre opción de obra social (hoy cautivos de la OBSBA y pagando el 6% de aportes), la desaprensión de reducir calidad y cantidad de los alimentos que se proporcionan a niños y bebés en los comedores escolares o formando parte de las viandas (cambiando la carne, el pollo y el pescado por trisoja, un compuesto incomible y, según estudios realizados por el INTI, no recomendable para menores de cinco años y perjudicial para menores de dos) sumados a la falta de pago en tiempo y forma (muchos docentes no cobran sus haberes desde marzo) preparó este cóctel explosivo que hoy, como los petardos de la concentración docente, le estalló a Macri en la puerta de su oficina.

Vigilia en la Legislatura

Para continuar la lucha, el miércoles 22 los docentes porteños hicieron guardia también en la Legislatura porteña, donde se reunían las comisiones de Educación y Presupuesto. Allí estaba Ubaldo Donato, Secretario General de AEP (Asociación de Educadores Porteños) quien expuso a ZOOM las próximas acciones a seguir por los docentes.

—Esperamos que sesionen las dos comisiones. Si el macrismo da quórum, se puede dar poder al Ejecutivo para que pueda transferir partidas. La oposición y algunos macristas dicen que esto es posible, porque dinero hay, incluso alguno que no se ha gastado.

—¿Hay voluntad política?

—No parece. Nosotros como Asociación de Educadores Porteños, perteneciente a los 17 gremios de la educación, hemos estado en todas las reuniones y una sola vez bajó el Ministro de Educación, en marzo, cuando nos dieron el aumento, a sacarse una fotografía. En las reuniones que tuvimos posteriormente mandó a asesores que no podían resolver nada y nunca bajó. Y con Macri la única vez que nos reunimos fue cuando anunciamos el paro. Y no dijo nada, se calló la boca y después anunció que no tenía dinero, que fue la respuesta que tuvimos hasta ahora. Creo que Macri, a quien encima yo voté, nos quiere disciplinar, y esto no es una empresa, él tiene que gobernar. Y como dirigente sindical de muchos años entiendo que la conducción es la persuasión, es el diálogo. Acá no hay diálogo, no existe y no es por parte nuestra.

—Es decir que Macri los quiere poner en caja.

—Prometió un montón de cosas y tiene que empezar a gobernar. Hasta ahora vos lo escuchás por radio y televisión y sigue hablando de los baches y de que no tiene dinero. No puede seguir quejándose. Todavía no empezó a gobernar. Dice que con el Riachuelo y los subterráneos la culpa la tiene el gobierno nacional, que le dejaron la caja vacía. No te olvides que Macri cogobernó con Telerman durante muchos meses, no puede seguir echándole la culpa a los gobiernos anteriores. Tiene que conversar, nosotros no rompimos el diálogo. Impone una agenda que dice que recién el problema docente se va a solucionar en 2009 y nosotros le decimos que debe estar en la agenda 2008. Encima, lo que pasó el lunes con la policía, hace años que no lo veo con los docentes, solamente en la provincia de Neuquén, con lo de Fuentealba. Por ejemplo, el problema de la instalación de la carpa, él lo solucionaba rápido con política, pero se armó todo ese lío por llamar a la policía y discutir si la carpa iba 30 metros acá o allá. Por eso tuvimos una huelga nacional con apoyo de la CTA y la CGT, que nos mandó su adhesión. Por falta de conducción, Macri generó un problema nacional.

—¿Por capricho?

—Yo creo que sí. No quiero faltarle el respeto, pero Macri es un “niño bien” puesto a gobernar. Los 17 gremios, que conformamos este frente que hicimos ahora, tienen distinta ideología política pero nos unimos en defensa de los derechos laborales de los docentes, esa es nuestra única ideología.

Algunos periodistas nos preguntan: ¿qué pasa con los alumnos? Y creo que los chicos tienen que aprender qué es la dignidad y esto es un ejemplo. Los chicos no están en contra aunque sabemos que quizá les estamos haciendo un daño. Los alumnos aprenden de la historia y esto va hacer historia también porque es defender la educación pública.

En la Legislatura porteña

Al cierre de esta edición, la Comisión de Presupuesto y Hacienda emitió un dictamen que faculta al Ejecutivo porteño a modificar la distribución del gasto en 2008 para otorgar un aumento a los maestros. El despacho en cuestión, aprobado por unanimidad por la oposición y la abstención del bloque macrista, establece también que las reasignaciones que realice el Poder Ejecutivo no podrán utilizar partidas de las áreas de Salud, Desarrollo Social, Educación, Vivienda y Derechos Humanos.

La comisión de Presupuesto y Hacienda tenía en discusión cuatro proyectos de ley sobre esta temática, que pertenecen a los diputados Patricia Walsh, Cristian Asinelli, Enrique Olivera y Juan Manuel Olmos, que fue el aprobado. Ahora el Gobierno de Macri tiene la última palabra.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

El 23 de octubre del año 2006 se promulgó la ley de Educación Sexual Integral que prescribe que «todos los estudiantes» deben recibir educación sexual integral en toda la República Argentina.
En esta crónica reseñamos la vida del más bizarro de los directores que Hollywood haya tenido en su larga historia.
Jorge Dorio recorre la historia del Río de la Plata, el cual siempre ha sabido darle vida a la Ciudad de Buenos Aires.