Una anécdota

El año pasado estaba en Cuba, ahí, en la casa de los escritores, yo era jurado de un concurso. Estaban (Roberto Fernández) Retamar y otros y de pronto, cuan largo es, entró (Fidel) Castro con Santa Evita y se acercó hasta mí. Me preguntó qué pensaba del libro. Le dije que era una cagada, ¿qué le iba a decir? Y eso que lo tengo dedicado. ¿Sabés lo que me dijo Castro? Y encima le puso la fajita, y encima le puso la fajita (la faja que recubría al libro, con una frase de un íntimo amigo de Castro, Gabriel García Márquez, que dice, más o menos, Este es el libro que yo siempre quise escribir).

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

“Con otros instrumentos, los mismos resultados”. La pasión del eterno retorno de hundir una y otra vez a un país entero. Por Raúl Dellatorre
Santa Fe no debería endeudarse para hacer obras críticas en infraestructura de exportaciones si existiera la coparticipación de retenciones al complejo oleaginoso, que estuvo vigente desde 2009 hasta la vuelta del FMI. Por Gustavo Castro.
El sistema que quiere imponer el gobierno nacional, a la luz de los hechos concretos. La retórica institucionalista, con el deterioro democrático bajo el poncho. Por Gustavo Castro