Un panorama luminoso

– ¿Hubo algún libro que de joven te marcara tanto como las películas?

– No…creo que no… Ah, ¡sí!… Pero no… No sé, más bien me deformó. Los libros, de joven, más bien me deformaron. Te diría que Los caminos de la libertad, de Sartre… Yo que sé.

– Yo tengo aprensión de releer El corazón es un cazador solitario , de Carson McCullers, de tanto me impactó cuando era joven. No lo creo pero… tengo miedo de que no me guste tanto como antes. ¿No te pasa?

– Ah, qué vivo. Ya con el título te compraba. Es muy bueno, un gran libro.

–… Como consideran a varios de los tuyos en Chile. Porque, más allá del fenómeno Bielsa, parece claro que sos el escritor argentino que suscita más entusiasmos…

–En Chile pasa algo extraño. Hasta los escritores malos están sacando buenas novelas. Por ejemplo, (Alberto) Fuguet, que acaba de publicar Missing. Es una novela, diría, casi digna de un García Márquez. Una investigación familiar sobre un teniente que se perdió en los Estados Unidos. Y salió otro, un libro realmente excepcional de (Álvaro) Bisama que se llama Música marciana.

–¿Y acá?

–Hay muchos libros buenos…

–¿Como cuál?

–El año pasado se editaron los libros de (Ricardo) Colautti (sus tres novelas bajo el título de una de ellas, La conspiración de los porteros. N. del E.) por Mansalva. Colautti fue un escribano que murió a comienzos de los 90… La literatura argentina está muy bien. El mercado editorial, atroz. Las editoriales argentinas cifran ¿no?… Son un desastre.

–¿No era de Colautti con quien hablabas en una entrevista que te hizo (Juan) Sasturain?

–No tengo idea. Todo lo que tiene que ver con Sasturain lo olvido rápido (ríe). Hay otro libro, de Diego Meret, En la pausa, que ganó el premio Indio Rico es muuuuuy bueno. Y, mirá que casualidad, también fue editado por Mansalva. También está Bajo este sol tremendo de Carlos Busqued. Y están los de Pablo Ramos, que se venden bastante. El que me pareció buenísimo es La ley de la ferocidad. Hay muchos libros buenos. El de (Damián) Tabarovsky, Autobiografía médica… En los últimos años han salido unos ocho libros muy buenos. Lo que es muchísimo. Son libros que van a perdurar. La literatura argentina está muy bien y ni hablar de la poesía…

–De eso estoy informado: te gustan Fabián Casas y Martín Gambarotta…

–Mucho. Y también (Sergio) Mattoni y el bahiense Sergio Raimondi, autor de Poesía civil, un libro que vos tendrías que leer… Y un kirchnerista que me gusta mucho, un joven de La Cámpora, Martín Rodríguez, autor de Maternidad Sardá. Me mandó un libro inédito, maravilloso, que se llama Paraguay. Es sobre la guerra del Paraguay contada desde una relación hijo-madre.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Estado de situación actual de Misiones. Cómo se configuraron las cosas hasta el día de hoy, qué se espera para las próximas horas. Por Noelia Noemí Villa
Rosana Galliano, un nombre que marcó a fuego la lista de nuestras víctimas mujeres en Argentina. Recibió cuatro tiros por la espalda. Una nueva entrega de Ricardo Ragendorfer.
Jóvenes echados de sus casas. Mujeres solas que la pelean como pueden. Una pareja que sale y vuelve de la calle según los vaivenes de la política. El “Operativo Limpieza” del macrismo en la Ciudad. Por Eduardo Silveyra