Todos los documentalistas argentinos frente a un reto histórico

En Abril de 2007, el INCAA – Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales – resolvió la creación del Nuevo Régimen de Subsidios al Cine Documental Independiente de la Industria. Hoy se está definiendo la conformación del jurado que tendrá a cargo la evaluación de los 40 proyectos anuales que se realizarán bajo esta modalidad. ¿Podremos finalmente los documentalistas de todo el país unirnos y sacarnos de encima al lobby de productoras y estudios de abogados que desde hace años monopolizan el acceso a los recursos estatales?

Los ciento quince documentalistas que estamos agrupados en Documentalistas Argentinos (DOCA) hemos dado grandes pasos en pos de la difusión y el desarrollo del cine documental independiente en Argentina. Nuestras necesidades y problemas comunes nos llevaron a agruparnos colectivamente, no solo para reflexionar sobre la producción, la difusión y la exhibición de nuestro cine, sino para sortear en forma activa los problemas políticos y burocráticos que excluían nuestros trabajos.

Elaboramos y presentamos en tiempo y forma (noviembre de 2006) ante el INCAA un proyecto de plan de fomento al cine documental, serio y debidamente fundamentado.
La Muestra «Una idea en la cabeza, una cámara en la mano» realizada del 19 de abril al 2 de mayo de 2007 en el Complejo Tita Merello, permitió que los más de 2500 espectadores que asistieron pudieran ver decenas de películas de los asociados a DOCA, las cuales tuvieron en los últimos años, una activa participación y reconocimiento en festivales de todo el mundo.

La Jornada en defensa del cine documental independiente realizada en la puerta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales demostró que somos -y seremos- capaces, también, de poner el cuerpo para reclamar que los recursos de fomento, que otorga el INCAA, sean distribuidos en forma igualitaria y democrática entre todos los documentalistas del país.

El fundamento de nuestra lucha es la constatación de que: el avance de la tecnología digital y del audiovisual en general plantean una necesaria reformulación de las políticas anacrónicas que venía sosteniendo el INCAA; que existe una profusa producción, principalmente después de diciembre de 2001, desde donde se abordan cuestiones sociales, culturales y políticas; una producción excluida de los grandes medios de difusión, a la vez que reconocida en festivales internacionales, y sobre todo, una producción necesaria por sus aportes a la comprensión de nuestra realidad cercana.

Claramente partimos de una concepción opuesta a la del audiovisual sólo como mercancía cultural, y por lo tanto, nuestros modos de producción, difusión y exhibición no deben estar sometidos a las prácticas industriales conservadoras.

Toda esta acumulación es lo que allanó el camino para la aprobación de las resoluciones Nº 632, 633 y 639 /2007/INCAA, por medio de las cuales se crea, en un hecho sin antecedentes históricos, un régimen de subsidios estatales para la producción documental independiente de la industria.

Ahora bien, para la implementación de esta nueva normativa, que permitirá la producción de 40 documentales independientes por año, debe constituirse un Jurado.
El INCAA ha propuesto que la conformación del jurado resulte del consenso entre las asociaciones representantes del sector documental.

Además de DOCA, se han presentado: DAC, DIC y PCI, que dentro de sus asociados cuentan con un número muy bajo de documentalistas y hasta el presente, no se habían planteado una reflexión profunda y un cambio sustancial de la política de fomento para el género documental. La suma de sus integrantes, representan mucho menos de la mitad de los documentalistas miembros de nuestra asociación.

Estos sostienen, bajo el rótulo de «estándares profesionales», metodologías de producción obsoletas que supeditan los contenidos, la forma y los presupuestos a las «necesidades» del mercado. Estas asociaciones están trabando la designación del jurado al negarse al debate de criterios para conformar el comité y al tratar de imponer una nómina de nombres sin fundamentos.

Los representantes de DAC, DIC y PCI , afirman que es imposible filmar con los montos planificados ($120.000 por documental),y así lo han hecho constar formalmente en actas firmadas ante funcionarios del INCAA. Pero al mismo tiempo, no renuncian a la posibilidad de acceder a este dinero y pretenden copar todo el sistema de selección de futuros proyectos, colocando jurados que son afines a sus ideas, que desconocen nuestro modo de producción, que no manifiestan ningún interés por garantizar que todos los realizadores documentales del país puedan filmar y lo más grave: sostienen conocidos métodos lobbystas y corporativistas que perpetúan a los pocos de siempre como únicos favorecidos por el dinero del Estado para producir ( contradiciendo así el espíritu del nuevo régimen para el cine documental).

DOCA propone conformar un Comité que sostenga criterios de evaluación transparentes, y cuya mirada alcance a comprender la amplitud y complejidad del cine documental argentino actual. La comunidad de realizadores documentales de todo el país merece esta posibilidad de reconocimiento a su trabajo y a la diversidad de sus proyectos.

Nuestra asamblea sostiene que para ello debe primar la proporcionalidad en la designación de los Jurados del Comité, de acuerdo a la cantidad de documentalistas representados por cada Asociación.

Este Nuevo Régimen de Subsidios fue creado con la orientación de dar financiamiento a documentales de bajo presupuesto, cuyas metodologías de producción no tuvieran que encuadrarse a lo único aceptado hasta el presente como posibilidad de subsidio ( la 4º vía) y cuyo fin último sea el de convertirse en valor cultural, social y político para nuestra sociedad y no en mercancía para el productor del film, la burocracia administrativa y las empresas monopólicas de siempre.

Advertimos frente a la posibilidad de esta burla: un jurado para el Nuevo Régimen que represente los intereses de las viejas vías de Fomento, en desmedro del documental independiente. El INCAA no debe ser cómplice de semejante trampa.

Frente a esta posibilidad, DOCA se declara en asamblea permanente y preparada tanto para acciones legales como para desenvolver una denuncia pública y acciones directas.
Llamamos a abrir un debate entre los documentalistas, los trabajadores de la cultura, los intelectuales, las organizaciones de trabajadores, los estudiantes de cine, para que la resolución de esta situación sea un primer paso para terminar con las camarillas que acaparan los fondos públicos del INCAA a los que aportamos todos los ciudadanos.

Construyamos un espacio que fortalezca la independencia productiva, estética y política de nuestros films. Rompamos el silencio, no nos resignemos. Nuestros films son la razón de nuestra testarudez, compromiso, constancia y pasión por lo que hacemos. Existen y son la prueba de que es posible una construcción distinta. De las maneras más diversas y convincentes, expresémonos ante tanta mediocridad aburrida y corrupta, que apenas alcanza a bordear la sombra de lo que dice ser.

DOCA – documentalistas argentinos

PROPUESTA DE DOCA PARA EL COMITE DE EVALUACION DE PROYECTOS DOCUMENTALES

Desde DOCA seguimos trabajando para que este Nuevo Régimen aprobado en abril por el INCAA, después de muchísimo esfuerzo, lucha y tiempo de trabajo invertido por esta asociación, no sea distorsionado en sus dos EJES

FUNDAMENTALES:

– Garantizar INDEPENDENCIA de producción para el documentalista.

– DEMOCRATIZAR entre más documentalistas los recursos estatales.

Está pendiente por parte del INCAA la designación del Comité que evaluará los proyectos para este Nuevo Régimen.
DOCA propone a las autoridades del INCAA, Jorge Alvarez -Presidente del INCAA y María Lenz -Vicepresidenta del INCAA-que el Comite de Evaluación de Proyectos Documentales se conforme utilizando el criterio de proporcionalidad.

Según el criterio de proporcionalidad la constitución del Comité es la siguiente:

– 3 Jurados por DOCA
– 1 Jurado por DAC
– 1 jurado a consensuar entre PCI y DIC.

Nuestros tres representantes elegidos y votados en asamblea son:

– Ernesto Ardito Director y Productor del film Raymundo (2002) y Corazón de Fábrica (2007 Próximo a estrenarse).

– Ariel Direse Realizador, Docente y Montajista de los siguientes films documentales: HGO, Padre de la Chacarera, Bolivia: dónde estás?, Línea Sur, Retratos de Antonio Gil, entre otros.

– Horacio Campodónico Investigador, docente y realizador del campo documental. Curriculum

Se propuso un director-productor, un técnico y un investigador para que estén representadas todas las áreas del desarrollo de un film documental.

El jurado se renueva anualmente y no puede estar vinculado a ninguna producción documental subsidiada por el INCAA, durante el año de ejercicio.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Analizamos el federalismo argentino, centralizándonos en el AMBA y su funcionamiento. ¿Cómo se hace para gobernar una región en la que se deben coordinar asuntos con dos gobernadores y cuarenta intendentes?
Proponemos recuperar el rol de las mujeres en las organizaciones político–militares de izquierda surgidas en la década de 1970 en Argentina, como también la militancia en las organizaciones de base.
Repasamos la medida del “dólar soja” y los altibajos de la economía nacional, junto a la inflación en los diferentes sectores de consumo