Se presentó el Centro Cultural de la Memoria

De la Redacción de ZOOM. El sábado 31 de mayo fue el día más frío del año. Esa tarde, personas de varias generaciones, artistas, intelectuales, militantes, Madres de Plaza de Mayo y activistas de Derechos Humanos se acercaron para dar inicio a las actividades del Centro Cultural Haroldo Conti, edificio anexo de la ex Escuela de Guerra Naval donde funcionaba la Escuela de Asuntos Estratégicos navales, en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

A las bajas temperatura y a una infraestructura inconclusa en sus instalaciones, se contrapuso el calor humano, que en multitud se hizo presente en la presentación oficial del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, que incluyó una muestra de pinturas y esculturas sobre la temática de memoria y derechos humanos y un homenaje al periodista y escritor asesinado por un grupo de tareas, Rodolfo Walsh.

La consigna de los concurrentes es tener vivo el recuerdo mediante la cultura de aquello que no fue sólo un episodio del pasado pues la historia de las violaciones a los derechos humanos se sigue trazando en presente y su aliada es la búsqueda de la justicia y la construcción de la memoria colectiva.

El nuevo espacio, bautizado con el nombre de Haroldo Conti —el escritor secuestrado y desaparecido desde 1976— dio inicio a sus actividades, como aclaró el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, afirmando que el acto se trató de una “presentación y no una inauguración”, porque el centro “es una creación colectiva que no está terminada”. Expresó que su objeto es “hacer público, presente y visible lo que se hizo en secreto”, por lo que se trata de “una resignificación del espacio del horror y una apuesta a la vida”.

El director asignado para presidir este espacio cultural es Eduardo Jozami quien delineó que el Centro Cultural de la Memoria abrirá sus puertas a todos los debates y albergará todas las expresiones y tendencias literarias y artísticas, rescatando las mejores tradiciones de la lucha popular y los sueños de liberación y justicia social que vienen de la historia.

«Los países que olvidan las luchas del pasado, olvidan las luchas del presente.”

La gigantesca construcción ya alberga una biblioteca, una cinemateca, un área de estudios y publicaciones, un área de teatro y un espacio de arte en materia de memoria y derechos humanos.

La Biblioteca Obispo Enrique Angelelli, que recuerda al obispo de La Rioja asesinado en 1976 que ahora investiga nuevamente la justicia, es un centro de documentación especializado en Derechos Humanos y actualmente cuenta con una colección de aproximadamente cinco mil libros. En la Cinemateca Raymundo Gleyzer habrá proyecciones de películas y de documentales en ciclos de cine-debate con idéntica amplitud temática.

El Espacio de Arte Franco Venturi, —nombrado así en homenaje a un artista militante del peronismo revolucionario que está desaparecido desde 1976— tiene una colección de obras donadas por algunos de los más reconocidos artistas plásticos argentinos, entre ellos Carlos Alonso, Ignacio Colombres, Ricardo Carpani, Antonio Seguí, Julio Le Parc, Carlos Gorriarena, León Ferrari y Felipe Noé. En lo inmediato se prevé la apertura de una muestra sobre “Deporte y Dictadura” organizada por la Secretaría de Deportes y otra sobre la educación de los derechos humanos, a cargo de la cartera educativa.

Una creación colectiva

Jozami destacó que el objetivo es “contribuir al derecho de los pueblos del ejercicio de la memoria”. Y agregó: “Hay políticas públicas de memoria, pero también hay que saber que la sociedad tiene derecho a la memoria, aunque algunos digan con ingenuidad mal intencionada que el país va a estar mejor si se olvida el pasado; pero los países que olvidan las luchas del pasado, olvidan las luchas del presente.”

El Secretario de Derechos Humanos al concluir su alocución planteó una pregunta que enseguida respondió: “¿Es posible y legítima la actividad cultural en la ESMA y en otros centros clandestinos de detención después de lo que pasó? Sí, porque además como todo proceso memorioso, debe ser una creación colectiva, un disparador para generar la acción cultural”.

En las 17 hectáreas de la ex ESMA, ubicada en avenida Libertador al 8100, están avanzando las propuestas del Instituto Espacio de la Memoria de la Ciudad, las de la Nación con el Archivo Nacional de la Memoria incluyendo el Centro Cultural de la Memoria, como también los proyectos de la Asociación Madres de Plaza de Mayo con su propuesta educativa y cultural; las Abuelas con su Casa por la Identidad; las Madres Línea Fundadora conjuntamente con la Fundación Música Esperanza y la de Familiares de víctimas con la Facultad de Sociales de la UBA para instalar una carrera de grado sobre Derechos Humanos. El canal educativo Encuentro del Ministerio de Educación, también tendrá su espacio.

En el predio de la ex ESMA ya comenzó a funcionar el Archivo Nacional de la Memoria (ANM), cuyas actividades han sido trasladadas en el edifico de la que fuera la Escuela de Guerra Naval.

En el viejo casino de oficiales, donde funcionó el centro clandestino de detención pueden realizarse visitas guiadas, circunscriptas por ahora a delegaciones pero que se ampliarán a toda la comunidad en los próximos meses.

Protección ante los avatares políticos

Eduardo Luis Duhalde detalló que se está gestionando el pedido a la UNESCO para que declare al predio como Centro de Interés Universal para que “lo proteja de todo avatar político”. También existe la posibilidad de crearse un Instituto de Políticas Publicas en Derechos Humanos del Mercosur.

Mientras tanto, en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti las actividades continuarán a lo largo de todo el año: en agosto se llevarán a cabo las Jornadas sobre Ficción y Memoria Histórica, y en octubre se realizará un Seminario Internacional sobre Políticas de la Memoria, donde se analizará la legislación de diferentes países sobre las consecuencias de la represión estatal en regímenes dictatoriales, las políticas sobre memoria y los debates que se plantean en torno a cómo recordar y al rol que cumplen la literatura y el arte en esta materia.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.