Revista Unidos online

El sitio Croqueta Digital digitalizó y colgó en Internet gran cantidad de números de la revista que integraron nombres como Chacho Alvarez, Mario Wainfeld, Felipe Solá, Claudio Lozano y Mona Moncalvillo, entre muchos otros.

El menemismo fue un monstruo que se devoró parte de la memoria popular con su discurso del fin de las ideologías. Así muchos espacios de reflexión peronistas, que se dieron con la apertura democrática de 1983, pasaron al olvido o se perdieron en la indiferencia de los nuevos aires. Este fue el caso de la Revista Unidos.

La Revista Libro Unidos fue un mojón dentro de la literatura política argentina. Con un variado staff, en principio fue dirigida por Carlos Chacho Álvarez y luego por Mario Wainfeld con Arturo Armada como secretario de redacción. El grupo, en el primer número de mayo de 1983, estaba conformado por Chacho, Norberto Ivancich, Carlos Mundt y Adolfo Rimedio. A lo largo de los primeros diez números se incorporaron Roberto Marafioti, Vicente Palermo, Salvador Ferla, Felipe Solá, Hugo Chumbita, Horacio González y Víctor Pesce, entre otros.

Entrados ya en octubre de 1987 (la época del auge de la renovación cafierista), el desfile incesante de figuras de la política y la intelectualidad que nutrían Unidos trae a la memoria los nombres de Pablo Bergel, Cecilia Delpech, Diana Dukelsky, Oscar Landi, Claudio Lozano y Mona Moncalvillo.

En abril de 1989, a semanas del triunfo de Carlos Menem en las elecciones presidenciales del 14 de mayo, Chacho Alvarez pasa a presidir la Fundación Unidos, mientras que Mario Wainfeld asume la dirección de la revista. Esta enumeración de quienes pasaron por el consejo de redacción de la revista y en el amplio listado de colaboradores no da cuenta de la gran cantidad de personajes del mundo de la política que participaron en las charlas debates que ofrecía Unidos, como tampoco la acción de los militantes que acompañaron el crecimiento de la revista.

Todos estos trabajos de laboratorio intelectual parecían condenados al olvido hasta a aparición de Croqueta Digital (www.croquetadigital.com.ar), un sitio de Internet en homenaje a Norberto Croqueta Ivancich, un intelectual peronista que fue parte del staff de la revista y que falleció hace tres años. Allí se digitalizó gran cantidad de los números de Unidos, que ahora están disponibles en Internet.

En las páginas digitalizadas de Unidos se pueden encontrar perlitas como artículos de Carlos Menem, José Manuel De la Sota y Carlos Grosso antes de abrazar las banderas del liberalismo a ultranza. O el incipiente despegue de la lógica intelectual made in noventa, de parte de algunos seguidores del “Grupo de los 8” en los números finales de la revista.

En Croqueta Digital hay un apartado especial para “agradecer enormemente a quienes desempolvaron y prestaron las viejas Unidos para ser digitalizadas y sobre todo a Silvia Frumkin quien profesional y generosamente las digitalizó”.

Este rescate contribuye a recuperar parte de lo que nos robó la maldita década del ’90. Como decía el genial Rodolfo Walsh, “Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan ni héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las cosas”.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.