Recuperar las palabras, discutir el país

Como presidente de la comisión del Libro Social y Político de la Cámara Argentina del Libro quedé conmocionado por el éxito de la Feria. El hecho de que los libros estuvieran en la calle Corrientes (la muestra se realizó en el Centro Cultural de la Cooperación en Corrientes 1543) al alcance de todo tipo de público y con miles de personas que los ojeaban, y tenían quizá su primera aproximación a muchos autores y temáticas, fue una sensación muy fuerte.

Pero no solo fue bueno por las ventas. Se dio una dinámica por la cual los libros buscaban a sus lectores, y esto fue lo inédito dentro de la característica de la Feria, desmitificando que lo Social y Político está fuera de moda o no interesa a la mayoría.

Una cuestión muy importante para la excelente repercusión de la Feria fue la buena respuesta de los medios, que ayudaron mucho a su difusión, lo que sumado a la interacción del público en los stands y en los debates permitió un balance más que auspicioso.

Hubo 33 stands callejeros en la misma vereda del Centro Cultural. Allí se encontraban libros de temática social, política, filosófica e histórica de editoriales especializadas. Las personas se detenían por curiosidad y para encontrar las últimas novedades que estaban allí.

Además funcionaron muy bien los debates que incluyeron política, sociedad y hasta fútbol, en los que participaron intelectuales, periodistas, editores y artistas y más de 1.500 personas en las 34 mesas redondas y ciclos de cine que se realizaron. La gente que pasó por los stands es incalculable. Estamos satisfechos como editores por cómo se publicitaron las librerías de otras zonas y las editoriales menos conocidas.

Esto es consecuencia de que la publicación de libros de temática Social y Política se han duplicado los últimos 8 años y con respecto al año pasado creció el 4 %. Los más de 800 títulos nuevos publicados en 2008 sobre esta materia, sumados a los 1.450 títulos editados durante 2007, demuestran el creciente interés editorial y de público.

Otra de las cosas positivas que dejó esta Feria fue la buena interconexión que logramos con la Facultad de Sociología, en el marco de los festejos de sus 20 años. Y con respecto a eso participaremos del 29 de septiembre al 2 de octubre, en sede de la facultad en Ramos Mejía, en la Feria del libro Social y Político que será parte del festejo por su vigésimo aniversario.

Esperemos que con estas iniciativas se pueda dar un aporte para el debate de ideas ya que, a partir del conflicto por las retenciones, en Argentina se abrió un escenario inédito, donde todo empieza a ser materia de discusión, como la intervención del Estado, el campo, la redistribución del ingreso, el rol de los intelectuales. Entonces nos pareció lo más conveniente llevar ese debate al ámbito de las discusiones y de los libros en la Feria. Esto significa un renacer de la discusión política y de esta, como herramienta de transformación.

El debate a través de los libros serena y es más reflexivo. La existencia de texto lleva a la reflexión y no a la polémica vacía de contenido, le da un marco. Porque hay que recuperar las palabras para que tengan relación con las cosas que nos afectan y nos preocupan diariamente. La construcción de un país es una materia que nos atañe a todos y nuestro primer deber es discutirlo.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En el nuevo Afganistán salir a las calles implica quedar desprotegido por cualquier tipo de derecho civil. En esta nota analizamos lo que trae consigo la retirada de Estados Unidos del territorio afgano y el asentamiento del régimen de los talibanes.
Luego de las elecciones y los debates en el Frente de Todos, desde Revista Zoom desarmamos la política económica llevada a cabo por el gobierno y proyectamos hacía el futuro de corto plazo.
Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.