Quién es René Preval, el nuevo presidente de Haití

Por Causa Popular.- Según la agencia Prensa Latina René Preval García nació el 17 de enero de 1943, en el departamento de Ouest, en Puerto Príncipe y es padre de dos hijas. Cursó estudios de Agronomía en las universidades de Gembloux y Lovaina, de Bélgica, y de Ciencias Geotérmicas en la universidad italiana de Pisa. Su currículum político, amplio y reconocido, se inició con una activa participación en los Comités Cívicos de Resistencia a la dictadura de Jean Claude Duvalier (1971-1986).

Miembro fundador del grupo Honor y Respeto por la Constitución, que animaban intelectuales de izquierda entre 1987 y 1991, presidió el Comité Pa Bliyé, centrado en la investigación del paradero de los desaparecidos durante el régimen duvalierista.

También militó en la organización caritativa La Fanmi Selavi (La Familia es la Vida), en el Comité de Acción Democrática y en el movimiento Lavalás (Avalancha), coalición liderada por el ex sacerdote salesiano Jean Bertrand Aristide.

Desde el 13 de febrero de 1991, sirvió en el gobierno de Aristide como primer ministro, ministro de Defensa y del Interior, hasta que el golpe de estado del 30 de septiembre de ese año abortó la primera experiencia auténticamente democrática de Haití desde su independencia de Francia en 1804.

Preval continuó siendo el primer ministro nominal hasta el nombramiento por los militares de un titular interino el 11 de octubre en la persona de Jean-Jacques Honorat.

Acompañó en calidad de consejero presidencial a Aristide en su exilio en Venezuela y, tras la restitución del derrocado mandatario, en octubre de 1994, Preval fue nombrado director del Fondo de Asistencia Social y Económica, que tenía a su cargo pequeños programas de desarrollo.

El nuevo mandatario haitiano concurrió -en calidad de aspirante- y ganó en forma arrolladora, con el 87,9 por ciento de los votos, las elecciones presidenciales del 17 de diciembre de 1995.

El 7 de febrero de 1996 tomó posesión de su mandato quinquenal. La situación que afrontaban las instituciones democráticas en el país, más la endémica pobreza perpetuaron durante esos años las tensiones políticas y sociales.

El 9 de junio de 1997, dimitió el primer ministro, Rony Smarth, en protesta por supuestas irregularidades en las elecciones legislativas parciales del 6 de abril.

Las denuncias de desorganización de esos comicios dañaron la imagen de Preval. El 5 por ciento de participación registrado, hizo constar la desilusión de una población abrumadoramente pobre, sin asomos de mejora en su situación desde la restauración democrática.

Con escaso margen de maniobra, Preval vio rechazados por una Cámara de Diputados hostil los nombramientos sucesivos de Ericq Pierre y Hervé Denis (éste dos veces) como primeros ministros.

Esta crisis institucional, con insalvables diferencias sobre la política económica de austeridad como telón de fondo, supuso que durante 17 meses no hubiera primer ministro en Haití (Smarth dejó oficialmente el puesto el 21 de octubre de 1997).

En enero de 1999 la crisis empeoró al acusar Preval al Parlamento de bloquear la aprobación del último primer ministro nominado, Jacques-Adouard Alexis, y de carecer de legitimidad representativa tras expirar su mandato legislativo.

La parálisis institucional había imposibilitado la celebración de comicios a finales de 1998 conforme la ley electoral en 1995, texto que fue aprobado por el Parlamento pero a su vez calificado de anticonstitucional.

Los resultados de las legislativas del 21 de mayo y 25 de junio de 2000, ampliamente favorables a Lavalás, levantaron nuevas polémicas, pero confirmaron a esa agrupación como favorita para ganar las presidenciales previstas para finales de ese año.

El 30 de noviembre de 1997 se retiraron los últimos efectivos de la Misión Transicional de Naciones Unidas para Haití (MITNUH), presente desde 1994, para ser sustituidos por una Misión de Policía Civil (MIPONUH), mucho más restringida en tamaño y mandato.

Este hecho añadió mayor incertidumbre al mandato de Preval, pues coincidió con la parálisis política y un incremento notable de la violencia, cada vez con menos trasfondo político y más vinculada al crimen organizado.

Así, un confuso tiroteo en Puerto Príncipe el 12 de enero de 1999, en el que salió herida la hermana de Preval y su chofer resultó muerto, se atribuyó tanto a un atentado como a un acto de violencia aleatorio.

A partir de marzo de 2000, sólo operó la Misión Internacional Civil de Apoyo (MICAH), que reemplazó a la MIPONUH y a la Misión Civil Internacional (MICIVIH), administrada conjuntamente por la ONU y la OEA.

El 8 de julio de 1997 Haití ingresó en la Comunidad del Caribe (CARICOM), organización de integración regional que en julio de 1999 apostó por un verdadero mercado común caribeño.

Cumpliendo los pronósticos, en las presidenciales del 26 de noviembre de 2000, Aristide ganó con el 91,8 por ciento de los votos.

Los comicios, que fueron boicoteados por la oposición, contaron con una participación baja y no fueron supervisados por observadores internacionales.

Cuando el 7 de febrero de 2001 le transfirió la banda presidencial al ex sacerdote salesiano, Preval se convirtió en el primer mandatario en la historia de Haití en completar su mandato y en entregar el poder voluntariamente.

El líder de Lavalás fue derrocado por un conspiración -con participación de Estados Unidos- a fines de febrero de 2004, tras lo cual el país fue ocupado por más de nueve mil soldados y policías de la Misión Estabilizadora de Naciones Unidas para Haití (MINUSTAH).

Según el Consejo Electoral Provisional (CEP), Preval ganó los comicios con el 51,15 por ciento de los votos, con lo cual no será necesaria una segunda vuelta electoral.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.