Pulsando el voto que viene

El escenario electoral hasta el momento muestra que las fuerzas políticas tendrán triunfos territoriales parciales y, por lo tanto, derrotas territoriales parciales. El que mejor está en número de votos es el oficialismo, que en el promedio general tendría más votos que el resto, afirmándose como primera minoría. Esto se logrará a pesar de resultados adversos probables en distritos como: Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, tal vez Santa Fe (según cómo se lean los resultados); y tal vez, la provincia de Mendoza.

Su triunfo más importante hoy lo está teniendo en la Provincia de Buenos Aires. Habrá dos resultados: uno que es la cantidad de votos total en el país para cada fuerza; y otro, en la cantidad de diputados. Este último es más importante desde el punto de vista del resultado real que otorga poder.

Hoy, las encuestas señalan lo dicho en la pregunta anterior. En porcentajes finales, el oficialismo está obteniendo entre un 34 y un 35 por ciento de los votos a nivel nacional. No está claro aún, quién será segundo, porque la Coalición Cívica está haciendo una mala elección en la provincia de Buenos Aires y en la Capital. En ese caso, podría ubicarse en segundo lugar al PRO. Pero habrá que ver cómo evolucionan las fuerzas durante la corta campaña electoral que vamos a tener.

El autor lleva el Blog Siglo XXI, un espacio de análisis y diálogo sobre política y cultura.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.
El “Capitán Gandhi” fue el designado por la Revolución Libertadora a la investigación de delitos. Elaboró tramas mediáticas, como lo fue el «asesinato» de Juan Duarte, y numerosas “interrogaciones”, entre ellas la de Fanny Navarro.