Presidentes de comunas 4 y 8: «Larreta quiere todos los recursos de un gobernador, pero sin dejar de ser intendente»

Los únicos dos presidentes comunales que tiene el FDT en la ciudad, Nacho Álvarez y Mope Eviner, dialogaron con Zoom. Hablaron sobre la preocupación por la falta de contención y recursos que ofrece la gestión porteña para la pandemia y las pocas herramientas que les deja la ley de comunas que hoy está mal implementada. "El jefe de gobierno centraliza los recursos y eso nos impide mejorar la calidad de vida de los vecinos", coincidieron.

De 105 comuneros que hay en total en las 15 comunas que conforman la ciudad de Buenos Aires el Frente de Todos tiene 39. Las dos comunas del sur de la ciudad están presididas por los referentes del principal espacio opositor porteño. Después de muchos años de trabajo territorial Mope Eviner y Nacho Álvarez, lograron victorias peleadas en el 2019.

Con eje en la falta de respuesta y el ninguneo de la gestión porteña al sur de CABA, se desarrolló en este dialogo la desigualdad que atraviesa a la ciudad más rica de Latinoamérica y como la falta de implementación de la Ley de Comunas (la 1777) concentra el poder en Larreta e impide que se pueda mejorar la calidad de vida en el territorio. «Los porteños que viven en el norte de la ciudad viven en promedio 10 años más que los del sur y eso es por la desigualdad que esta gestión implementa», afirmaron.

Zoom: Con respecto al contexto actual de la Comunas en torno a lo que son las necesidades por la pandemia ¿Qué cosas no están llegando? ¿Qué está faltando de contención estatal allí?

Mope: Mira, tenemos una situación que es general en la Ciudad de Buenos Aires, que tiene que ver con la asistencia alimentaria a los sectores vulnerables, sobre todo en el sur de la ciudad. Ellos en toda la Ciudad repartían los “famosos” módulos alimentarios y lo dejaron de repartir hace ya unos meses. Venimos discutiendo, pero no hay manera de poder recuperarlo.

Los Detectar del momento no son iguales a los que eran en la primera Pandemia; es mucho más difícil en esta segunda ola donde hay más casos y más muertes. La verdad, que no tener los Detectar como estaban antes es un pecado. Nosotros teníamos tres de ellos fijos, uno en la Villa de Soldati (el más flojo), otro en Villa 20, el cual era el mejor porque en cuatro horas te daban el resultado del Covid y no te tenías que ir a un hotel, como sucedía al principio ¿Se acuerdan? Y había otro para Ciudad Oculta. El de este último y el de la 20 estaban afuera de las villas, a media cuadra, con lo cual accedía todo el mundo. También había detectares en el Hospital de Lugano y en el Grierson, el cual ellos le dicen hospital y nosotros no… Esa es otra falencia, nunca terminaron el hospital de la Comuna y hace más de diez años que se está construyendo. Hoy en el medio de la Pandemia se nota mucho más esa falta.

Tenemos dos hospitales a donde la gente va, el Piñero y el Santojanni, los cuales hasta antes de la Pandemia estaban sin camas y en estados deplorables…Imagínense que con esta situación están mucho peor.

En mi opinión, otra cuestión fundamental, que es general y no de la Comuna, es que los Test Detectar son de antígeno ¿Qué quiere decir eso? Son tests rápidos, por lo tanto, son más baratos que los PCR y que los de saliva. La consecuencia de un proceso más económico es un índice entre 40% y 50% de falsos negativos, o sea que depende en la etapa que se encuentre la enfermedad puede no ser detectada, lo que genera que ese habitante se vaya a su casa pensando que es negativo y en realidad es positivo. Lo que dicen las autoridades de salud de la Ciudad de Buenos Aires es que te tienen que hacer los dos; pero no te los hacen. Si no insistís o no sabes que tenes que hacer los dos, solo te hacen el antígeno y te vas a tu casa creyendo que es negativo.

También con respecto a la Pandemia, no me quiero equivocar, pero estamos entre 5 o 6 docentes muertos pertenecientes a esta Comuna. Hay 22 docentes muertos en la Ciudad, ayer falleció uno de la Comuna 8. Es un número alto en promedio al de la Ciudad, somos la Comuna con más docentes fallecidos en esta segunda ola. La verdad que nos preocupa mucho la apertura de las escuelas. Creemos que hay que pensar está decisión desde un punto de vista epidemiológico y considerando que estamos atravesando una pandemia… Está claro que es muchísima gente para ir a la Escuela y esa presencialidad hace que el Virus se siga propagando.

En mi Comuna también se ve la ausencia del control de las restricciones. Todo el mundo circula hasta las 19 y 20 h, cuando se corta la circulación fuerte. Claramente el virus se expande con la gente.

Zoom: ¿Están queriendo generar cierto caos desde la gestión porteña?

Mope: No me parece, pero entiendo que la mayoría de los que pertenecen a mi fuerza política piensan eso.

Yo creo que es la marca del Pro, la insensibilidad de pensar que el Estado no tiene que tener determinadas responsabilidades. Ellos lo llaman “responsabilidad ciudadana”, la cual está claro que no funciona en ninguna parte de nuestro país, miren la situación de Córdoba. En mi opinión, todos los gobiernos locales tienen una alta responsabilidad con respecto a esto, y van a tener que pagar el costo que deban pagar; me imagino que Schiaretti pagará el suyo y Larreta también. Para ser honestos, hay una incapacidad de nuestra fuerza política para capitalizar esa situación. Creo que deberíamos hablar más con los vecinos y vecinas. En nuestro caso, estamos en permanente contacto y eso te marca una diferencia.

Tiene que ver con la insensibilidad que manejan ellos, esta termina causando el caos. Por ejemplo, los test de antígenos los hacen para ahorrar plata y no para bajar la cantidad de casos, como así dicen. Más allá de que no hayamos superado los 3mil y pico de casos, se nota que es la forma que ellos tienen de administrar el Estado. Gobiernan con una mirada determinada, con una insensibilidad a lo que le pasa a los vecinos y vecinas de la Ciudad; un ejemplo es el de haberse puesto tan caprichosos con la presencialidad de las escuelas en la pandemia, donde mueren los docentes. Teniendo en cuenta que eso es el único dato real que conocemos, porque ellos no cuentan las burbujas que están pinchadas o a los padres y familiares de los chicos como parte de las personas que se contagian a partir de las escuelas. Entonces no podemos tener la calidad de un dato genuino sobre cuanto contagian las escuelas.

Zoom: ¿Cómo está la radiografía de la Comuna 4? Y en cuanto a eso ¿Cómo está la situación del Estado allí? Y si tu lectura tiene que ver con que ¿son generadores de caos o tiene una lógica de gestión?

Nacho: Sin duda coincido plenamente con lo que transmite Mope. Nosotros también estamos viendo eso y la verdad que genera preocupación la gestión respecto a la pandemia. Han dejado de circular los informes epidemiológicos de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras que antes teníamos un desagregado de datos mucho más importante respecto a la cantidad de contagiados, de personas que se hisopaban, de las que estaban aisladas en hoteles y de las que se iban recuperando, hoy esa información por barrio no la contamos más.

Puede ser hasta injusto, pero creo que como la vacunación ha tenido prioridades con las personas mayores y de riesgo, también entendemos que debería haber prioridad para aquellos barrios vulnerables que tenemos en el sur de la ciudad, puntualmente en la Comuna 4 tenemos a la Villa Zavaleta (21-24), la cual es la más grande de la Ciudad de Buenos Aires. Mope por su parte tiene la Comuna con más barrios vulnerables de la Ciudad. Creo que ahí también debería haber una prioridad del Gobierno porteño, tratar de llegar de una manera más rápida y amplía a todos esos barrios, porque sin dudas la mayoría se encuentra muy fuera del sistema y no tienen conectividad para poder anotarse en la vacunación, las herramientas informáticas no les alcanzan para poder acceder fácilmente al padrón y tampoco tienen la información del día a día. A parte, tienen una gran dependencia del sistema público de la Ciudad, el cual hoy se encuentra colapsado, donde la atención (no es para desmerecer para nada el trabajo de los médicos) siempre ha sido más complicada que en cualquier ámbito u obra social de los sectores privados.

Los vecinos del sur y especialmente los de la Comuna 4, tenemos del doble al triple de dependencia al sistema público. Por lo tanto, tenemos muy poca gente que actualmente pueda llamar a su obra social, porque tenemos la tasa de desempleo más grande de la Ciudad de Buenos Aires. Entonces, no tienen empleo, no tienen obra social y tampoco pueden acceder a una pre-paga. Esto va dificultando a sectores de la Comuna, en donde tampoco tenemos el dato real de la cantidad de vacunados, el cual podría ayudarnos a pensar en la inmunización de la zona a partir de los habitantes que pudieron acceder a la vacuna. No solo no tenemos esa información, sino que no hay ningún tipo de voluntad para trabajar todo esto en los Barrios Populares que tenemos en la Comuna.

Deberíamos empezar a denunciar que hay una gran falencia. En un primer momento con Mope, hicimos una gran tarea porque nos ocupamos de esos barrios, nos dieron una intervención y pudimos ayudar en todos esos aspectos a los vecinos que hoy más lo necesitaban. Actualmente, eso no está sucediendo. Entiendo que la vacuna es para todos y todas, que todos tenemos derechos porque se trata de la vida y la muerte, pero quizás no solo debería haber un tipo de prioridad para los vecinos de Sur de la Ciudad sino también para ciertos barrios y municipios del AMBA, que también tienen las mismas circunstancias y complejidades que tenemos en la Comuna 4.

No creo que ellos estén incitando el caos, sino que es su forma de gestión, la cual es muy clara. Ellos apuntan a cierto electorado y ciertos vecinos y vecinas. Con Mope lo decimos, se viene seccionando mucho y es producto de no solo el escenario electoral sino de la limitación que tiene Rodríguez Larreta para la relección. Claramente han definido ocuparse de su electorado puro y dejar de lado a la Zona Sur y los sectores que a ellos no les importan. Vamos a estar con esta situación durante todo este periodo, mientras ellos están metiendo los niveles en otro lugar. No creo que abonen al caos, pero no hacen nada para que no esté siempre latente la posibilidad de que haya reacción y conflicto. Estos suceden cuando hay mucha necesidad, nosotros estamos acostumbrados. Esperamos que no suceda, la verdad es que hacemos un esfuerzo grande.

Estamos preocupados porque tenemos una falta enorme de alimentos para todos los vecinos y vecinas. El censo del año 2010, la Villa 21-24 había dado alrededor de 30 mil / 40 mil habitantes y entendemos que hoy, once años después las cuentas darían cerca de los 70 mil habitantes. Es una ciudad, con mucha complejidad y un sistema de infraestructuras muy precario; los vecinos no tienen luz, hay causas vigentes de riesgos eléctricos, está la Causa Mendoza por todo lo que es la contaminación del río, tampoco hay agua ni cloacas. Estamos en una situación delicada para esta época y no es menor que después de dieciséis años de gobierno del Pro en la Ciudad, los problemas son los mismos. Estos no se han mejorado y creo que hasta se han profundizado.

Zoom: El PRO no quiere delegar gestión en las Comunas y centraliza los recursos. No respeta la ley 1777 que es la que le da marco a esta división porteña. ¿Como funciona esa ley? ¿hay que modificarla? ¿Hay que cambiarla? ¿qué hay que hacer?

Mope: Sí, acuñe una frase con respecto a esto. Larreta quiere ser gobernador de la ciudad de Buenos Aires sin dejar de ser intendente. ¿Qué significa esto? Tener todas las atribuciones de una Jurisdicción Argentina, lo cual me parece correcto y estamos de acuerdo, pero con las responsabilidades de un intendente, o sea no delegar responsabilidades de alumbrado, de barrido, de limpieza; y además recibir y gestionar recursos e impuestos como cualquier otro gobernador. Así funciona: Larreta quiere ser gobernador sin dejar de ser intendente y eso lo marca todo ¿No? Los gobiernos de cercanía, que es un poco la idea que tiene la Ley de Comunas, pierden el sentido.

Ustedes imagínense que una vecina o vecino viene a la comuna y me hace un expediente por un reclamo de una luz o vereda en su cuadra, o cualquier reclamo de esa índole, la Comuna tiene que elevar dicho expediente al área superior del Gobierno y eso puede tardar de seis a nueve meses u hasta el año (y que no te toque el IVC, que puede tardar dos años en responderte) y por lo general siempre es negativo.

Creo que no solo hay que hacer cumplir la ley, sino que hay que profundizarla. Si la Ciudad de Buenos Aires tiene las atribuciones de una provincia, las comunas deberían tener las atribuciones de los municipios. Deberíamos transformarnos en municipios, como cualquier jurisdicción de la argentina. Eso es un tema central.

Me gustaría agregar un dato a lo que mencionaba Nacho, la falta de agua en el medio de esta pandemia que se da en nuestros barrios populares, en las villas, pero también en nuestros complejos habitacionales (la Comuna 8 tiene muchos complejos habitacionales con problemas de agua) de Soldati y Lugano 27 es terrible. Lamentablemente en el medio de una Pandemia, el agua es un elemento central porque es una de las herramientas para cuidarse. Ya de por si es un elemento básico, pero en esta etapa cobra aún más importancia.

En función a esto, hay que pensar en el que el 18% de la Ciudad utiliza la salud pública; en la Comuna 8, que debe ser un número muy parecido al de la Comuna 4, el 45% de nuestros vecinos y vecinas utilizan la salud pública. Entonces, la falta de infraestructura, la falta de médicos, de enfermeras, tiene un golpe distinto para la vida de nuestros vecinos y vecinas. Es como dijo Nacho, es la concepción con la que gobiernan y eso se nota ¿No?

Lamentablemente, creo que a nuestra fuerza política le falta una mayor estructuración con respecto a construir junto a los vecinos y vecinas de forma distinta. Necesitamos tener un oído en ellos, a partir de la escucha podremos construir las acciones necesarias para poder darles respuestas. Entiendo que el Gobierno de la Ciudad no solo no escucha, sino que tiene una idea y arremete con ella. Está demostrado claramente por la presencialidad, y por como administra la pandemia en el área de salud. Por ej. Cómo decía Nacho acerca de las vacunas, tenemos el índice más bajo de Docentes no vacunados en todo el país y no es un dato menor. Esa decisión que ellos tuvieron de hacerlo sobre la franja etaria (porque la Nación le dio a cada jurisdicción la elección de llevar a cabo la vacunación como ellas quieran) no ayuda a la inmunidad de rebaño, lo que termina provocando que en nuestras comunas los niveles de contagio sean siempre más altos que en el resto de las comunas de la Ciudad de Buenos Aires. Súmale a la falta de infraestructura y al dato socio-económico del ingreso per cápita de un vecino de la Comuna 8 es tres veces menor a las Comunas del Norte. Esa famosa desigualdad del Norte y el Sur, de la que todos hablamos, llevada a la vida cotidiana, implica muchísimas posibilidades, no solo para defenderse de la pandemia sino para tener una vida digna.

Mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de nuestra Comuna es una tarea titánica, porque están en índices mucho menores que el resto de la Ciudad de Buenos Aires.

Zoom: ¿Por dónde se empieza con ese debate?

Mope: Nuestro desafío es político, para convencer a nuestros vecinos y vecinas para que voten nuestra fuerza política, no debe mellar en el concepto de la estructuración que debe tener la Ciudad de Buenos Aires. Eso lo digo con mucha claridad porque lamentablemente esa incapacidad nuestra termina hiriendo de manera indirecta en la calidad de vida de los vecinos y vecinas.

Zoom: Hablando de la fuerza política… ¿Cuántos comuneros tiene el Frente de Todos?

Mope: Treinta y nueve sobre ciento cinco. Evidentemente, es un desafío. Creo en los procesos, los cuales son lentos (como todas las cosas) porque de la noche a la mañana no vamos a poder hacernos con la Ciudad de Buenos Aires. Para eso falta cambiar muchísimas cosas, no solo la cara de los dirigentes de nuestra fuerza política, sino que por abajo también. Esto es una ida y vuelta, hay que modificar muchas cosas para que el vecino y la vecina de la Ciudad nos puedan ver como potencial para gobernar la Ciudad de Buenos Aires.

Nacho: Si, sin duda. Con Mope decimos que nuestra tarea comenzó y que tenemos la responsabilidad de que esa misma tarea comience del Sur al Norte de la Ciudad. Tenemos la obligación de tener una buena gestión y creo que lo estamos haciendo. A parte, como bien mencionan, aunque la Ley de Comunas no se cumpla en lo más mínimo, con Mope nos hemos tomado muchísimas atribuciones más y nos hemos corrido al margen de todas esas ellas porque nos preocupan los problemas reales de la gente y no de la baldosa, el cual termina siendo un reclamo muy individual de cada uno. Los vecinos saben leer eso.

En el afán que no tengamos más poder en las comunas, en el buen sentido de poder, que nos podamos dedicar e intentar solucionar los problemas del vecino, se centra todo. Esta centralización es malísima, porque no solucionas nada. Tenemos que mostrar esto y seguir peleando a pleno por todas las facultades y competencias que deberían darnos por la Ley de Comunas. Tenemos este trabajo y creo que vamos en buen camino.

Quiero rescatar un punto que es central respecto a esto, sobre cómo avanzar en la Ciudad e ir ganando. No tengo ninguna duda que ganamos las dos comunas porque hubo unidad, la cual fue fundamental. Además del acople de las elecciones de la Ciudad con las presidenciales. Pero remarcando, necesitamos esa unidad. Sin duda, hay que reforzar la democracia al palo, pero también tener en cuenta que algunas decisiones que se han tomado respecto de hacer listas de unidad únicas nos han ayudado a poder ganar y no tener que entrar en algunas internas o discusiones propias de nuestro espacio, que suelen dividirnos el voto. Esto en las comunas es mucho más duro, mientras más abajo las listas, más divididas, lo que genera que sea mucho más fácil capitalizarle al Pro nuestra desorganización.

Me parece que este proceso tiene que ver con muchísima militancia, con muchísimos compañeros, con dos proyectos (de los cuales el de Mope tiene muchísimos más años que el mío) y muchísimos años que logro armar esa unidad. Ella valió esto, tuvimos el éxito de poder capitalizarlo y ganar, en el caso de la Comuna 4 por muy poquito y el de la 8 por mucho más. Es fundamental trabajar en esa sintonía y este año dedicarnos a que las elecciones legislativas también sean así, además de pensar en el año 2023, en el cual tenemos una oportunidad histórica: se va Rodríguez Larreta, al acabárseles un mandato es el mejor momento para poder tratar de llevar a cabo estas decisiones.

Mope: Si, reforzando un poco lo que dice Nacho, la unidad es un elemento clave, central. No solo la declamación de la unidad sino la concreción de ella en los hechos prácticos. Nos permite no solo construir un proyecto conjunto sino la intervención conjunta. Ninguna de las tareas que nosotros estamos implementando, en la Comuna 4 o en la 8, se podrían hacer sin militancia política. Quiero destacar la tarea de los distintos compañeros y compañeras militantes de nuestra fuerza política, desde la asistencia alimentaria en la primera y en esta segunda parte de la Pandemia, además de la ayuda de los contactos entre ellos, porque eso hace que todo aquél que no esté dentro del sistema, nosotros lo podamos incluir. Estamos yendo hacia los vecinos y vecinas que están por fuera del sistema y por eso hemos tenido que actuar internaciones, conseguir camas en terapia intensiva para un montón de vecinos. Con eso también le podemos marcar a la Ciudad de Buenos Aires la ausencia con respecto a la asistencia de los contactos estrechos, no solo alimentariamente sino también con el sistema diario para llamar y estar en contacto con ellos.

La gente tiene miedo y más en esta etapa de la pandemia, donde están muriendo muchísimos argentinos. Lamentablemente, la mayoría de nosotros ha naturalizado la cantidad de muertos de argentinos y argentinas que hay; parece un reporte cuando aparecen los números: 35mil contagiados, 600 muertos por día; es un número enorme, es una tragedia diaria. Deberíamos poder revertir esa situación, es la tarea titánica del gobierno Nacional conseguir las vacunas, las que la oposición no ha dejado de cuestionar. Nuestro Estado Nacional nos ha metido en los primeros veinte países del mundo que tienen la cantidad de vacunas que tenemos. Eso habla de una tarea titánica por parte de nuestro Gobierno Nacional, las vacunas son las únicas o las más grandes herramientas para poder terminar con esta pandemia. Sin vacunas no recuperaremos ninguna de las restricciones de vida, como lo son no poder visitar a nuestros familiares, para los que somos abuelos no poder ver a nuestros nietos, no poder darnos un abrazo, no tomar mate con otro porque hay que tomarlo en el propio… Es muy duro. Estas son las restricciones verdaderas, la diaria, la práctica, la que se sufre y te hace ver otra cultura. A partir de esta pandemia hay otro tipo de valoración de muchas otras cosas más simples y sencillas, que antes las teníamos sobrevaloradas, como un elemento de nuestra vida normal. Al no tenerlo se nota mucho más ¿No?

Zoom: En la ciudad no se piensa en clave de territorio…

Mope: Mira las atribuciones que tienen los intendentes hacen que esa territorialidad tenga un sentido. Cuando con Nacho nos juntamos con núcleos de comerciantes nosotros no le podemos dar respuesta más que escucharlos, después tendríamos que hablar con el área central.

Por ejemplo, para poner un deck, o sea ocupar una parte de la calle, tenes que pedir autorización creo hasta el Papa Francisco. Y es terrible el desconocimiento de la zona, tengo el caso típico de un bar de nuestra comuna que quiere abrir un deck y están ubicados en una esquina céntrica, en el lugar neurálgico de nuestra comuna. Los tipos dice que no se puede porque ahí pasan los colectivos y no hay manera de hacerles entender que el transporte pasa de la mano de enfrente, que donde ellos dicen que no sé puede, el colectivo no pasa. No hay manera, ya lo he discutido un millón de veces. ¡Conozco mi comuna, vivo enfrente de ese bar, no hay ninguna línea de colectivo en esa esquina!

Esto hace notar la territorialidad que se pierde cuando pasas del Conurbano a la Ciudad, porque claramente no existen los intendentes, los cuales tienen una herramienta para lo cotidiano que nosotros lamentablemente no tenemos.

Zoom: ¿Qué fue del presupuesto participativo? Supuestamente en algún momento se hablaba que desde él se podrían resolver estas cosas…

Nacho: La discusión quizás es muy chica, pero para que se entienda. El presupuesto participativo actualmente es nulo. De lo que podemos participar es un pequeño cupo que tenemos de un llamado “rubro B”, el cual es un 20% o 25% por ciento de una licitación que nos dan por año, por ej. si yo tengo cien millones de pesos por año para espacios verdes, tengo veinte millones para pensar alguna obrita u algo para hacer con los vecinos. Eso está dentro de un pliego, no es que tenemos el recurso físico de guita en una cuenta Bancaria y nosotros podemos ver como se utiliza y demás. Podemos hacer alguna participación, yo la hice el año pasado, se define con el consejo consultivo y se decide sobre una de las obras.

Pero para que se den cuenta de lo terrible en esta discusión con el Gobierno de la Ciudad, la Ley de Comunas dice que tenemos que tener Cuenta Bancaria y Cuit propio. Imagínense, las quince comunas eran del Pro y nunca nadie tuvo la voluntad de avanzar con la cuestión. Les voy a contar y no les va parecer cierto; con Mope sacamos el Cuit y la Cuenta Bancaria simplemente con la papeleta de la cámara electoral, con la que fuimos elegidos como presidentes de Comuna. Mope y Nacho se presentaron en la Afip con el domicilio legal de la Comuna y como cualquier vecino lo obtuvieron.

Por lo cual toda la cuestión donde dicen que no se puede y demás, es falsa y es una decisión política. Ya que cualquier presidente de Comuna puede ir y se la otorgaran normalmente. No solo eso, una vez que tuvimos el Cuit pudimos ir al Banco Ciudad y nos dieron la cuenta Bancaria muy fácilmente.

A partir del Cuit, al menos en mi caso porque creo que Mope todavía no avanzo, pero ya lo vamos hacer, yo pude sacar el Nick del Gobierno de la Ciudad, sin la intervención de este. Al tener el Cuit y ser un organismo Estatal, pude sacar el “Gob.ar”, entonces ahora tenemos página propia, lo cual la Ley también avala, estableciendo que la comunicación de cada comuna es propia. Esto te da la pauta sobre que si uno puede avanzar como un vecino común y corriente, es porque desde el gobierno central nunca hubo tal decisión. Porque si el Gobierno quisiera abrir quince cuentas bancarias, quince cuits, podría hacer las cosas como corresponde. Este es el panorama en el que estamos para pensar el presupuesto participativo, la participación ciudadana y el ver como se utilizan los recursos de la comuna, que en resumen, nos anula todo.

Paralelamente cuando quisimos usar la Cuenta Bancaria y el Cuit, nos pusieron cuarenta parates y el Ministerio de Hacienda nos respondió diciendo que no lo hagamos porque nos iban a denunciar e iríamos presos. Entonces todavía estamos en negociación de cómo utilizar alguna de estas herramientas que son las dispone la Ley, es una cosa terrible.

Es muy difícil, seguimos sin nada.

Mope: El otro elemento central para nosotros es que el Estado Nacional empezó hacer pie en el Sur de la Ciudad. Junto al Ministerio de Género de la Nación estamos trabajando en el objetivo de acompañar a uno de los sectores más golpeados de la pandemia, que son las mujeres y la violencia de género. Tener una herramienta de ayuda económica, concreta y efectiva en un salario mínimo, vital y móvil, además de ofrecer un seguimiento al terrible flagelo que se sufre. Todo esto lo hemos podido hacer no solo porque gobernamos estas Comunas sino también por la decisión del gobierno Nacional de intervenir. Me gustaría que esa intervención fuera más profunda, pero sigue siendo importante.

Ahora empezamos a tener un operativo de mapeo de documentos, porque en nuestras Comunas nos han sacado los servicios de la WAC, es decir que no tenemos el área para poder medir nuestras comunas. La gente no puede venir a nuestra comuna a hacer el DNI como solían hacer. Justo esta semana, el Estado Nacional, vino al Barrio Mugica para hacer operativos.

Este último es el famoso barrio “narco” como le dicen los medios hegemónicos, el cual es nada más y nada menos un barrio de trabajadores. El estado de la Ciudad, como siempre está ausente. NO existe el Estado de la Ciudad en dicho barrio. Lo cual ha permitido, en parte porque es un Barrio nuevo que tiene de diez a once años, que los narcos se instalaran y desde ahí ejercer el poder territorial; los vecinos son indefensos ante ese poder de fuego. Nosotros vamos a funcionar como Estado en nuestros barrios, los cuales tienen todos sus derechos vulnerados. Estamos ahí presentes junto al Gobierno Nacional, o desde la presencia física, intentando gestionar ante todos los organismos centrales del Gobierno de la Ciudad, la respuesta que necesitan los vecinos y las vecinas.

Se podría decir que lo que nos permitió ganar dos Comunas fue conocer por adentro a los barrios y de alguna manera empezar a generar respuestas. Estas todavía son pequeñas e incipientes, pero creo que hay un antes y después de estos dos presidentes, los cuales vamos a dejar marcado fuego todo lo que se puede generar y permitir para mejorarle la calidad de vida de la gente desde los gobiernos de cercanía, si nos dieran las atribuciones. Como dije al principio, para poder ser un gobierno de cercanía tenemos que poder ser intendentes.

Zoom: ¿Cuál es el debate que hay que dar para avanzar en la mayor autonomía de las comunas? Además de buscar un poco el “clamor popular” ¿Qué hay que hacer? ¿Podríamos hacerlo vía legislatura porteño o un acuerdo/consenso político?

Mope: Este debate se da cómo todos los debates; con la ciudad, con los vecinos y las vecinas, y construyendo una representatividad mayor en la Legislatura de la Ciudad. Hay que construir una fuerza que pueda dialogar con los vecinos para que puedan entender que la mayor representatividad de nuestro partido político, sin duda, les va dar la posibilidad de mejorar su calidad de vida y vivir en una ciudad más justa. No te olvides que la nuestra, es la ciudad más rica de la Argentina y casi de toda Latinoamérica, pero es una de las más injustas; la desigualdad del Norte al Sur es terrible, tenemos que revertir esa situación.

Si no logramos que nuestra fuerza política tenga una mayor representatividad, este debate no será un debate. “Los grandes cultores del dialogo”, como se autodenominan Juntos por el Cambio, son una fachada más. Ellos no dialogan, sino que hacen que te escuchan y después accionan con la idea o el concepto que ellos tienen. Así es imposible dialogar. Está a la vista que, durante la Pandemia, nuestro presidente dialogo con el jefe de Gobierno y en un determinado momento este último entendió que su pulsada era la presencialidad de las escuelas y corto el dialogo, decretando de forma autónoma la presencialidad de las clases. Esta es una discusión que está basada en datos, en la experiencia del mundo; todas las ciudades que tienen arriba de los doscientos cincuenta casos sobre cien mil habitantes han tomado la decisión de cerrar las escuelas. En la Ciudad de Buenos Aires hay entre setecientos u ochocientos casos cada cien mil habitantes y las escuelas siguen abiertas. Esto es solo una decisión que tomó el jefe de Gobierno con su gabinete. Ellos entienden que el dialogo es accionar de esta manera; nos hemos cansado de dialogar.

Quiero que terminen las mafias que existen en mi Comuna. Nuestros vecinos son rehenes de mafias que el Gobierno de la Ciudad tiene contratadas por obras en los distintos complejos y villas en mi barrio. Tienen que terminar. Esto fue lo primero que hable con el jefe de Gobierno cuando conversamos por primera vez en un café, ya que a ellos les gustan los lugares públicos.

“Terminen de relacionarse con las mafias” les dije. “No, no, es verdad, te doy mi palabra” dijo Larreta. Lo único que hemos recibido hasta ahora son tiros. Lo único que han recibido nuestros vecinos y vecinas, son tiros. Tuvimos un episodio el año pasado dentro del Detectar del complejo de Villa Soldati, en el cual se pelearon dos bandas del Pro de disputa territorial y terminaron a los tiros a doscientos metros. La policía de la Ciudad se encontró con más de sesenta vainas de balas disparadas, a las tres de las tardes en el medio del complejo. Después hubo cien mil de incidentes, desde Ciudad Oculta hasta Piletones. Las mafias no se terminan.

No tuve la suerte de estar en una de esas reuniones vecinales que a ellos les encanta hacer. Estuve en esa reunión en Soldati con el jefe de Gobierno y cuando los reclamos de los vecinos fueron tomando más calor, mi respuesta fue “esta junta comunal que hoy representamos, no le va tener miedo a ninguna mafia” Lo dije ahí, delante de los vecinos y lo quiero decir públicamente. No solo que derrotamos en el año 2019 a una fuerza política, sino que derrotamos mafias. Fui apretado de forma personal en algunos barrios y eso no nos detuvo, ni nos detendrá. Con la militancia que llevamos adelante hace muchísimos años, hoy me toca tener un lugar de representación, obtenido por el 50% de los vecinos de mi comuna; de cada diez vecinos nos votaron cinco para que nos tocara gobernar la Comuna 8. Otros de los compromisos que tenemos es derrotar esas mafias, lo cual no sé hace enfrentándolas en el terreno de las armas, ya que nosotros jamás utilizamos un arma. Se las derrota construyendo más Estado y más comunidad, junto a los vecinos y vecinas. Este gobierno no solo deja que las mafias estén, ¡sino que las contrata! Ellos generaron que estas sean parte del tejido político de nuestra comuna. No es una denuncia pública, quiero poder transmitirle a nuestros vecinos y vecinas, los cuales muchos son rehenes de, y conviven junto a ellas, que las vamos a sacar de ahí. Controlan muchísimas cosas, como si quiere entrar un organismo, este tiene que poner la plata y pagar “peaje”, como se dice vulgarmente. Nuestros vecinos y vecinas sufren cotidianamente. Esto es un compromiso que asumimos y el cual vamos a cumplir… Ojalá Dios nos de fortaleza y la luz suficiente para poder hacerlo; así podremos terminar con una situación que tal vez no se conoce en la Ciudad de Buenos Aires pero con la cual los vecinos de nuestra comuna conviven diariamente. Ellos si saben de lo que hablo, lo sufren cotidianamente, muchísimo más que nosotros. Esto no es una cuestión de víctimas, sino de la realidad.

Es parte de lo que tenemos que combatir, a Nacho le pasa lo mismo. No se extiende a todos los sectores de nuestra Comuna, pero en los barrios de populares y en los complejos habitacionales sí. Estos últimos están habitados casi por el 60% de vecinos y vecinas de mi Comuna. Lugano 1 y 2 es una Ciudad de casi ochenta mil habitantes. Tenemos doscientos cincuenta y mil habitantes en la Comuna.

En Lugano 1 y 2 también existen estas mafias, porque no es solo producto de las villas. Todos los complejos nuestros, las obra a realizar, se hacen con cooperativas que son comandadas por grupos mafiosos coordinados por funcionarios del Gobierno de la Ciudad. Es una vergüenza, pero no le tenemos y nunca les tuvimos miedo. Vamos caminando nuestro barrio, al igual que lo hicimos toda la vida, con una militancia y una construcción política en unidad que me llena de orgullo y me hace mucho más ancho de lo que soy. Me gustaría poder transmitir e irradiarlo a toda la Ciudad, no solo para ganar elecciones sino para tener una fuerza política que definitivamente construya un triunfo y demostrar que el Peronismo y la fuerza política que se construyó en el Frente de Todos (ese frente de la unidad de los sectores populares, el cual nos enseñó nuestro conductor el General Perón) puede gobernar esta Ciudad de una manera distinta. Le podemos dar oportunidades diferentes a todos los vecinos y vecinas de la Ciudad de Buenos Aires.

Mi Comuna tiene la construcción que más vergüenza debería darle no al jefe de Gobierno actual, sino al jefe de gabinete de la gestión anterior, es decir a la misma persona. Nuestro Hospital lleva casi doce años en construcción y todavía no se terminó de construir. Llevamos un año y medio de pandemia y no sé pusieron recursos extraordinarios, que, si se utilizaron para un millón de cosas, para terminar de construir un hospital que se encuentra el 80% finalizado. Si fuera así, en el medio de esta situación nuestros vecinos y vecinas tendrían un hospital para darle combate a esta Pandemia mundial que nos azota y mata a miles y miles de argentinos. La cual, creo que ha conformado la mayor tragedia de muerte en la Argentina.

Nuestra Comuna no solo logró un triunfo, sino que recupero lo que para nosotros es el triunfo de volver a ser la capital del peronismo. El bastión de donde arremetimos al gobierno de Alfonsín, el cual arraso en Capital y el único barrio que se gano fue Lugano con tres mil votos de diferencia. Desde ahí que la nombramos la Capital del Peronismo. En el año 2019 logramos un triunfo categórico, sacamos el 50%; cuando Larreta gano en primera vuelta con el 52%, nuestra Comuna a contra mano de todo el resultado, logro sacar el 50% y más de 15 puntos de diferencia a la fuerza de Juntos por el Cambio. Todo esto fue un triunfo de nuestra fuerza política y los vecinos de nuestras Comunas, los cuales están hartos de ser rehenes de las mafias, de ser rehenes de funcionarios insensibles a sus problemas, de la falta de respuesta a inconvenientes básicos como son la poda de un árbol o una vereda, a no tener un Hospital Público o a vivir en el lugar que menos vacantes estudiantiles tiene de la Ciudad de Buenos Aires. Estos “cultores de la defensa de la Educación Pública” no han cumplido con las vacantes de escuelas secundarias, ni primarias y ni hablar de los iniciales, que hay en nuestra Comuna. Fallan constantemente en las cosas básicas, como lo son la salud y educación, que necesitan los porteños y las porteñas.

Tenemos una tarea que estamos llevando a la práctica, no sé cuánto de eso se verá. Estamos convencidos de que estamos construyendo una Comuna más justa. Es una comuna olvidada por el gobierno de la ciudad. Al igual que le decimos a todos nuestros vecinos, a los sectores medios y cuando nos sentamos a conversar con los comerciantes, hay que hacer un cambio cultural, para ellos somos el ultimo orejón. Porque acá se quiere poner todo lo malo… ¿Tiene una quema de basura? ¿A dónde va? A la Comuna 8. ¿La única planta de áridos que tiene la Ciudad de Buenos Aires, o sea una cascotera donde vienen todos los bodoques de las construcciones de la Ciudad? Enferma a todos los vecinos del barrio de Soldati y se posiciona frente a una escuela.

Miren si serán genios, eh. Tenemos una planta de áridos enfrente de una escuela.

Tenemos que construir una cultura junto a los vecinos de nuestra Comuna, entender que somos ciudadanos de primera como cualquiera que viva en esta Ciudad. No les vamos a permitir a ningún otro gobierno que nos hagan vivir en forma indigna. Si logramos transmitir esto, si podemos construir eso, claramente sería la verdadera victoria.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Reflexionamos al respecto de la marihuana y todos sus usos, desde los recreativos hasta los medicinales.
Sobre controversias y conflictos del teletrabajo, escribe para Revista Zoom: Eduardo Silveyra
El titular de la Celag y escritor español habló con Revista Zoom. Analizó el resultado electoral argentino y contó detalles de su nuevo libro “Evo: operación rescate”.