Pichones del Plan Cóndor

Como pichones del Plan Cóndor que ensangrentó a los pueblos latinoamericanos en el siglo XX, los nuevos ideólogos de la ultraderecha regional tratan de frenar el proceso popular que ha llevado a la Presidencia de varias naciones a líderes democráticos, representantes de los intereses de las minorías históricamente explotadas y privadas de sus derechos. El proyecto podría denominarse “Fin de la Esperanza”.

El surgimiento de gobiernos progresistas o de izquierda, empeñados en desarrollar políticas que rediman a las masas, tuvo como resultado el surgimiento del ALBA y el UNASUR.

Este tipo de uniones que fortalecen el proceso de liberación de los pueblos han despertado la preocupación de los grupos dominantes en Estados Unidos, de las multinacionales y de las oligarquías locales.

Con nuevas modalidades, desarrollan acciones subversivas apantalladas por diversas organizaciones: National Endowment for Democracy (NED), el Internacional Republican Institute (IRI), el National Democratic Institute (NDI), la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), entre las más importantes. A través de ellas se canalizan financiamientos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), disimulado en conferencias, proyectos de capacitación, entrenamientos de liderazgos y otros empeños supuestamente legales.

En 2006, la Fundación Atlas desplegó un denominado proyecto de Democracia para las Américas a fin de enfrentar “al populismo creciente en la región”, junto con la Fundación para el Análisis y los Estudio Sociales (FAES), la Friedrich Nauman, la Red Liberal de América Latina (RELIAL), la Konrad Adenauer y la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), entre otras.

En diciembre del 2008 apareció en Colombia la UnoAmérica, Unión de Organizaciones Democráticas de América, con la misión de contrarrestar a los partidos que integran el Foro de Sao Paulo. Su director es Alejandro Peña Esclusa, candidato a la presidencia de Venezuela en 1998, (donde obtuvo el 0.04% de los votos, es decir 2.424 votos sobre más de 16 millones de personas) es vocero de TFP (Tradición, Familia y Propiedad), agrupación católica ultrafundamentalista y antisemita. Además, trabaja hace años con Lyndon La Rouche, asesor de Ronald Reagan y representante de la extrema derecha estadounidense.

Uno de los referentes de UnoAmérica en Argentina es Patricio Videla Balaguer, hijo de un militar que formó parte del golpe de 1955, y golpista él en tiempos de los alzamientos “carapintada” contra la naciente democracia en la década de los ‘80. Es miembro destacado de organizaciones como la mencionada TFP o “La Historia paralela”, que reivindica el genocidio llevado a cabo por los militares. El otro es Jorge Mones Ruiz, que también formó del levantamiento carapintada, colaboró con la ultraderecha boliviana que planeara el magnicidio contra el presidente Evo Morales, además de participar de la masacre de Pando en septiembre de 2008.

Recientemente, se reunieron en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y el anfitrión fue el empresario Mauricio Macri. Durante tres días la “mesa de la civilización”, integrada por José María Aznar; por Sebastián Piñera, magnate multimillonario y candidato chileno; el ex presidente neoliberal de Bolivia que siguió al dictador Banzer, Jorge ‘Tuto’ Quiroga; el pseudo-intelectual Álvaro Vargas Llosa; el titular de la Fundación Libertad Gerardo Bongiovanni, ex-UCeDé; Mariano Grondona y Carlos Pagni; el director del Programa Cuba de la Pan American Development Foundation de Estados Unidos, Marc Wachtenheim; y por supuesto, no podía faltar la cubana Hilda Molina, centro de las miradas en la última jornada, a quien la edad no le permite recordar que al salir de la isla dijo que no haría política en Argentina.

Además de clamar por el libre comercio y de fustigar la intervención estatal, el encuentro contó con una original exposición de Aznar: “Los cuatro jinetes del Apocalipsis: populismo, indigenismo, neoestatismo, militarismo”. Por su parte, y no podría ser de otro modo, Vargas Llosa dijo que “el peligro no son los golpes, sino los que llegan por los votos”. Particular concepción de la democracia la que tiene el letrado.

En marzo de 2008 se había celebrado en Rosario un megaevento contra el ALBA, financiado por la multinacional del acero Arceror Mittal (dueña de Acindar), por buena parte de la banca privada del país y por la multinacional Cargill. El seminario neoliberal para jóvenes fue organizado por la Fundación Pensar (que dirige Jorge Triaca, diputado electo del Pro), por la Fundación Libertad y la Red Liberal de América Latina (RELIAL).

Los temas de debate fueron sugerentes: “¿Hay un nuevo socialismo del siglo XXI?”; “La transición en Cuba” y “Política, Democracia y Medios de Comunicación”. Estuvieron algunos voceros del neoliberalismo, corruptos como Vicente Fox, ex presidente de Méjico; Francisco Flores, ex presidente de El Salvador; Jorge Quiroga, de Bolivia; José María Aznar de España; Luís Alberto Lacalle, ex presidente de Uruguay y candidato para las próximas elecciones; el ex subsecretario de Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos, Roger Noriega y el ex titular del PAN mejicano, Manuel Espino. También un experto en guerra psicológica, el anticastrista Carlos Alberto Montaner.

En noviembre de 2008 se reunieron en Panamá con el auspicio de Fundación Libertad dirigida por el empresario Roberto Brenes y la Fundación Friedrich Nauman. Se hizo un “Análisis de los Regimenes Totalitarios” de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador. En el horizonte más cercano estaban las elecciones presidenciales de Panamá en las que había que garantizar que no pasara nuevamente un gobierno de izquierda.

La Fundación Libertad y Democracia (FULIDE), sucursal boliviana de los ultraconservadores, radicada en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, ha estado recibiendo un importante financiamiento del NDI para acciones desestabilizadoras contra el presidente Morales. Brinda además asesoría, organización y movilización. El director del NDI en Bolivia es Michael Rowland García, estadounidense de origen ecuatoriano, experto en operaciones psicológicas encubiertas y operador de la embajada de EE.UU.

Mauricio Macri, fuertemente vinculado a La Embajada, cuenta con el apoyo de sectores del Partido Republicano a través del IRI, así como de la National Endowment For Democracy (NED), organización que como se conoce, se creó para legalizar y blanquear acciones de la CIA y canalizar de manera encubierta el dinero hacia sus objetivos.

La creación de un nuevo cuerpo policial para la ciudad, con recursos aproximados de 300 millones de dólares, resulta preocupante ya que genéticamente el PRO está muy cerca de los golpistas hondureños y algunos de sus miembros sueñan con el pasado argentino. Ejemplo de ello es la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), la fuerza de choque del gobierno porteño, que funciona como un grupo de tareas.

Sin dudas, los pichones del Cóndor se encuentran revoloteando una vez más el cielo esperanzador de América Latina. Ya se conocen las consecuencias de la Operación Cóndor que se desplegó en los años ’70 en los países de Suramérica, pensada y conducida desde Washington con la ayuda de los militares locales y la complicidad de las grandes empresas de comunicación.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Recorremos los diversos problemas que tiene que afrontar el gobierno luego de las elecciones de este año. También pensamos en los diferentes temas que su agenda deberá abordar.
Con la llegada del macrismo a CABA, se instaló un modelo de ciudad expulsiva. Desde Revista Zoom analizamos el funcionamiento de este.
Abordamos la concentración de capital en el mercado argentino. Enfocamos sus efectos y su influencia en la inflación.