“Perón tiene la culpa”

Por Enrique Oliva, especial para Causa Popular.- Dijo Condoleezza Rice: “Para que el Sur del continente pueda ser asimilado, debe alejarse de Perón. Si, de aquel desprestigiado demagogo seminazi argentino llamado Juan Domingo Perón”. La frase tuvo gran repercusión internacional por ser el político argentino repetidamente citado y vivado por Hugo Chávez, junto con Evita, así como lo hace con los próceres Bolívar, San Martín, Miranda y otros. A pesar de la estrecha relación del presidente de Venezuela con Fidel Castro, aquel aclaró más de una vez, como en su discurso durante la III Cumbre de los Pueblos en Mar del Plata, que el presidente de Cuba no creía en Díos pero él si.

El ya inocultable disgusto de Washington justifica un título del Diario La Nación del viernes 25 pasado que dice: “Crece el malestar en EE.UU. por Chávez”, firmado por su corresponsal en la Unión Hugo Aleonada Mon. La nota comienza asi:”El presidente venezolano, Hugo Chávez, representa un dilema que no logra resolver el gobierno de George W. Bush, que debate todavía cómo enfrentarlo sin polarizar aún más la relación bilateral in poner en riesgo las instituciones democráticas que siguen en pie en Venezuela”.

Es evidente que para los Estados Unidos siguen influyendo las ideas de unidad continental del ex presidente argentino. Este, en su discurso al clausurar el Congreso Sanmartiniano en la Universidad Nacional de Cuyo en diciembre de 1950, también hizo mención a sus predecesores, llamando a José de San Martín “genio militar” (supo elegir los campos de batalla y salir rápido victorioso). A Simón Bolívar lo calificó de “genio político” (por divulgar, sin abandonar nunca, el anhelo de la consolidación de la Patria Grande Suramericana).

Hay hechos ciertos, contundentes, de la vigencia del ideario de Perón, aunque muchos hayan fracasado en sucesivos intentos de desperonizar al país. Por ejemplo, las dos últimas elecciones presidenciales, aunque divididos sus dirigentes, el pueblo votó mayoritariamente a las distintas expresiones del peronismo. Por ese convencimiento yanqui, buscan hoy borrar los sentimientos populares de unidad suramericana, tan bien demostrados en el rechazo al ALCA en la IV Cumbre de las Américas de Mar del Plata.

Una rara fracción izquierdista

Durante la III Cumbre de los Pueblos, apareció en la “ciudad feliz” un grupúsculo que quiso protestar contra Hugo Chávez por su “peronismo”, y por esa razón no entraron al Polideportivo. Una foto que circuló por Internet, adjudicada a una agencia de noticias, mostraba a dos de esos jóvenes “ultras” con pañuelos cubriéndoles parcialmente el rostro, pintando con aerosol negro: “K (por Kirchner), Chávez, Lula y Tabaré, cipayos de Bush”. Pero en cuanto tomó el micrófono el presidente venezolano, en sus vivas de saludo incluyó a Evita y al peronismo.

Aquella Cumbre de los Pueblos, ganó los mayores espacios gráficos internacionales por las personalidades adheridas a la misma, destacándose entre ellas dos estrellas: Diego Armando Maradona y Hugo Chávez. Ellos se robaron la película por jugar sus figuras a la oposición al ALCA, donde el juego del libre intercambio comercial no debía afectar a los productos del agro y las materias primas del resto del continente pobre. En Europa el fracaso del ALCA fue celebrado, no por simpatías a Latinoamérica, pero si porque su unidad, en la esfera norteamericana, les afectaría sus intereses.

Para no dejar ninguna duda de su convicción peronista, propuso Chávez cambiar al ALCA por el ALPA (Alternativa Peronista para las Américas). Es que el presidente venezolano, en sus largos mensajes radiales y televisivos, hace mención frecuente a Perón como “un abanderado del antiimperialismo”. Y también se ha referido al fundamento “humanista y cristiano” de ese Movimiento. De allí que “crece el malestar” y el “dilema” de cómo confrontarlo. Y sigue en la mira.

Un hecho destacable significó la abierta adhesión pública del intendente de Mar del Plata a la Cumbre de los Pueblos, ponderando expresamente sus simpatías por Hugo Chávez y sus ideas de unidad de la América Latina. No extrañó por ello que el diario “La Tercera” de Chile dijera que “recientes encuestas daban a Argentina como el país más antiyanqui del continente”.

Reincidencia en Orinoco

Una de las apostillas que publicó La Nación del 22 de este mes de noviembre sobre la Cumbre Chávez-Kirchner en Orinoco, dice:

“Viva Perón. En el discurso que pronunció al cierre del encuentro, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, volvió a redefinir con sus propias siglas al ALCA, cuya denominación significa Área de Libre Comercio de las Américas. Chávez, ayer, lo denominó, entre otras siglas, como ALPA: ‘Alternativa Peronista Para las Américas’, según explicó luego.

El mandatario venezolano no ocultó su simpatía por Perón: Yo soy un peronista nacionalista. Ya lo dijo Perón: el siglo XXI nos va a encontrar unidos o dominados. Viva Perón, habrá que decir”.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.