Patti y Ernestina Herrera de Noble, dos símbolos de la misma impunidad y un debate abierto

Tras la detención de Patti y para hablar del tema, la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú entrevistó al colega Pablo Llonto por Radio Continental. Al parecer, la conductora no leyó la investigación “La Noble Ernestina”, donde este abogado demuestra la relación de Clarín con la última dictadura y los indicios que habrían llevado al multimedio a evitar el entrecruzamiento de los datos genéticos de los dos hijos de la dueña de Clarín con el Banco Nacional de Datos Genéticos y empecinarse en analizarlos con el Cuerpo Médico Forense. La detención de Patti abre un nuevo capítulo en la lucha por los derechos humanos y al tratarse de este abogado, permite echar luz sobre un caso que nadie se anima a comentar. Entre los silenciadores del caso de los dos herederos del poderoso grupo, está Magdalena, que seguramente tampoco leyó un artículo escrito por Llonto en el periódico de la Asociación Madres de Plaza de Mayo en 2005. A continuación, la transcripción de un diálogo inolvidable.

– Pablo Llonto: …Patti me parece uno de los últimos símbolos de la impunidad en la Argentina que todavía estaba sin detener, creo que él y la señora Ernestina de Noble, la dueña del grupo «Clarín» que tiene dos hijos que se sospecha que son…

– Periodista: …Pero no tiene nada que ver una cosa con la otra…

– P.Ll.: Sí que tienen que ver, Magdalena, porque los casos símbolos de la impunidad en la Argentina son los que ha protegido el poder. A Patti lo protegió el poder y a la señora de Noble la protege el poder también e importantes sectores de la prensa que no tienen la valentía y el coraje de denunciar a esta señora que tiene dos hijos; yo también llevo la causa de ella y estamos investigando quiénes son Marcela Noble y Felipe Noble.

– P.: ¿Por qué no se da a conocer justamente quiénes son si usted tiene las pruebas?

– P.Ll.: Precisamente porque la Justicia y gran parte del periodismo se niega.

– P.: No, mire, si ha habido gente que se ha jugado y si ha habido gente que ha levantado su voz cuando todo el mundo se quedaba callado, han sido miembros del periodismo.

– P.Ll.: Muy poca gente.

– P.: Bueno, muy poca pero valiosa y fíjese que también si vamos a eso, hay muy poca gente que se anima y que se animó en su momento a dar testimonio. Pero no involucremos así a la ligera a todo un gremio como es el nuestro, yo personalmente no se lo admito…

– P.Ll.: Magdalena, yo soy parte también del gremio.

– P.: No, no sabía, no sabía doctor que usted era periodista. ¿En qué medio está trabajando?

– P.Ll.: Escribo para «Caras y Caretas», escribo para la revista «Selecciones» y he trabajado muchísimos años en el diario «Clarín», y conocemos todos desde adentro quiénes fueron los periodistas que tuvieron valentía, que fueron pocos y quiénes fueron la mayoría de los cobardes que en la época de la dictadura no fueron capaces de contar lo que estaba pasando. Todos lo sabemos, pero yo no hablo de los periodistas.

– P.: ¿Sabe una cosa? Me parece que hay que tener un mínimo de respeto por el miedo ajeno, yo personalmente tengo un gran respeto por el miedo ajeno y por el propio, así que sabe qué, si tiene denuncias para hacer, doctor Llonto, hágalas en la Justicia, donde corresponde, pero no se dedique a ensuciar un gremio al que usted dice pertenecer; la verdad es que yo a usted no lo conozco.

– P.Ll.: Magdalena, lo que usted no puede hacer es mentir y no decir que hubo periodistas que en la época de la dictadura no fueron capaces de investigar lo que pasaba en la ESMA.

– P.: Yo lo llamé, doctor Llonto, para hablar del caso Muñiz Barreto y para hablar justamente de los secuestros que se le imputan a Patti y usted me sale con una imputación al periodismo en general. Además dé nombres si se anima, vamos, me revienta eso de salir a acusar sintiéndose el dueño de la verdad. También me acuerdo de una presunta guerrillera a la que hicieron aparecer en una revista como si estuviera arrepentida, todas esas cosas infames las recuerdo, pero yo como creo en la Justicia no me siento juez de nadie ¿se da cuenta?

– P.Ll.: Pero Magdalena, estamos iniciando una causa por el caso de Telma Jara de Cabezas, ¿usted recuerda ese caso?

– P.: ¿Sabe qué? Como integrante de la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas no voy a empezar a citarle nombres. También a Norma Arrostito la daban por muerta en un enfrentamiento y la habían matado en la ESMA. Son cosas muy conocidas, doctor, me llama la atención que recién usted las descubre.

– P.Ll.: Magdalena, al revés, soy el abogado de la familia Arrostito, acá cometiste un error.

– P.: No, no me tutee porque yo a usted no lo conozco.

– P.Ll.: Soy el abogado de la familia Arrostito desde hace casi tres décadas.

– P.: Llonto, ¿tiene algo más que agregar sobre el caso Patti?

– P.Ll.: No, no entiendo por qué se enoja por hechos que son reales.

– P.: No me gusta la gente que se siente juez y que puede juzgar a todo el mundo como si fuera el dueño de la verdad. Doctor Llonto, ¿ tiene algo más que agregar?

– P.Ll.: No, no Magdalena gracias.

– P.: Adiós.

Ver nota relacionada: «Magdalena, el llanto y la mentira»

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.