Paraguay: treinta años de desaparición forzada de personas

Si bien el nombre asemeja ser algún centro de formación profesional de oficio, la Dirección Nacional de Asuntos Técnicos, más conocida como la Técnica, paradójicamente fue uno de los tantos crueles centros de torturas del dictador paraguayo Alfredo Stroessner (1954 – 1989). El tenebroso lugar, hoy día Museo de la Memoria: Dictadura y Derechos Humanos, fue inaugurado en agosto del año pasado, justo en el mismo día y hora en que fallecía el tirano en Brasilia, la capital de Brasil. En aquel sitio cruel, 53 años después, organismos de Derechos Humanos recordaron el golpe de Estado del 4 de mayo de 1954 y el comienzo del terrorismo stronista, con la abierta intervención de Washington para la creación de la primera Escuela de asesinos en el Paraguay.

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Asesinados de Paraguay y organismos de Derechos Humanos al recordar la oscura época, presentó a la opinión pública una declaración sobre los efectos actuales del Terrorismo de Estado. La ceremonia se realizó en el auditorio «Justicia y Dignidad», ubicado en el ex centro de torturas conocidos como «La Técnica» (Chile 1066 entre Manduvirá y Jejui) de la capital paraguaya, Asunción. Desde el martes 24 de abril, en el Museo de la Memoria, (Similar a la siniestra Escuela de Mecánica de la Armada ESMA, en Argentina), empezaron las series de recordaciones a los primeros veinte detenidos desaparecido en el primer semestre del año 1977, al cumplirse 30 años de las primeras desapariciones de personas dentro del operativo Cóndor, compuesto por los gobiernos militares de Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil para aniquilar a los disidentes y opositores políticos. El Movimiento Nacional de Víctimas de la Dictadura de Paraguay recordó el 25 de abril como cada año a los muertos y desaparecidos durante los oscuros años del stronismo en la “Pascua Dolorosa”, que se realiza en la localidad de Santa Rosa, departamento de Misiones. La “La Pascua Dolorosa” fue una brutal represión en la década del ‘70 del gobierno de Alfredo Stroessner contra campesinos organizados, agrupados en las Ligas Agrarias Cristianas, que dejó varios torturados, muertos y desaparecidos.

Para Federico Tatter, activista de Derechos Humanos esta jornada de recordación y homenaje a los 20 detenidos y desaparecidos de la dictadura stronista, tanto en el país como en el extranjero, se inscribe dentro de la serie de recordaciones, buscando la reivindicación moral, social y económica de las víctimas de la dictadura, y, en este caso, del hallazgo de los restos de quienes fueron secuestrados por efectivos de seguridad en el marco del Plan Cóndor en los años 1970 y que involucró a las dictaduras militares del Cono Sur.

“Siempre recordamos a los desaparecidos, pero en esta ocasión recordamos a los 20 Desaparecidos del primer semestre de 1977 que cumplen 30 años de desaparición. Durante el curso del año haremos la recordación de los otros 19 desaparecidos en el segundo semestre de 1977, siempre teniendo en cuenta y poniendo énfasis en la existencia de más de 500 desaparecidos durante el período 1954-1989. La recordación por segmentos, nos permite que la gente vaya grabando nombre a nombre y con testimonios de amigos, compañeros, familiares que van relatando y describiendo a cada uno de ellos. El Movimiento por los Derechos Humanos en Paraguay no ha sido constante ni está en la agenda como ocurre en otros países. En el caso de Paraguay, siempre al borde del retroceso, por lo que debemos reinstalar la temática y abordar la recordación sobre un grupo de paraguayos y de otras nacionalidades que han desaparecido en 1977; haciendo mención al Operativo Cóndor. De los 20 que recordamos, 16 son paraguayos-argentinos que han desaparecido en la Argentina, de los cuales varios son trasladados al Paraguay, de la misma forma, dos argentinos y dos uruguayos son detenidos en el Paraguay y desaparecidos en el intercambio”, afirma Tatter, hijo del desaparecido Federico Jorge Tatter, un Teniente de Fragata del Ejercito paraguayo, que por su lucha y su militancia política fue condenado al exilio en 1963 en la república Argentina, donde fue secuestrado el día 15 de octubre de 1976 de su domicilio en la calle General Urquiza 133, de la ciudad de Buenos Aires.
El Presidente del Movimiento Nacional de Víctimas de la Dictadura, Santiago Rolón, afirma que a 31 años de la “Pascua Dolorosa” persiste la dictadura en el país, en el plano político, social y económico, Stroessner se fue pero quedó un circo gubernamental corrupto que hambrea al pueblo. El actual sistema crea una expulsión de los compatriotas a España y Argentina, la gente corre del país por falta de trabajo y esto es responsabilidad de Nicanor Duarte Frutos, quien antes que preocuparse por el pueblo busca perpetuarse con su rosca en el poder como el mismísimo dictador. El Gobierno está en deuda con las víctimas, sus familiares y los desaparecidos, porque hasta hoy no se hizo justicia. Rolón denunció que hay un manto de olvido hacia los que sufrieron la cárcel, torturas y fueron muertos; muchos luchadores se están muriendo hoy excluidos y olvidados.

Durante la larga dictadura de Alfredo Stroessner, se calcula que hubo como mínimo 1000 asesinatos y 500 desaparecidos, millares de presos políticos y más de un millón de exiliados.

El abogado y educador Martín Almada, descubridor de los Archivos del Horror, ratifica que la Técnica empezó a operar a partir de 1956 con el apoyo del presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower (1953 – 1961), quien envió al coronel Robert Thierry para “enseñar a torturar” a los paraguayos en la “Técnica”.

El Museo de la Memoria exhibe diferentes salas, oficinas y calabozos de la época stronista que permanecen en el lugar, así también se puede apreciar las colecciones de documentos y fotografías de los protagonistas de la dictadura, como las imágenes y nombres de miles de víctimas que se exhiben en el lugar.

En el año 1977, en un operativo conjunto de las fuerzas de seguridad argentina y paraguaya, fue secuestrado en la ciudad de Paraná (Entre Ríos, Argentina) y desaparecido, el político paraguayo Agustín Goiburú, primera víctima del sistema de exterminio internacional conjunto desarrollado en complicidad por las fuerzas de seguridad de Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil para perseguir y aniquilar a los disidentes y opositores políticos, intercambiar datos de inteligencia, captura y desaparición de personas; siniestro plan político conocido años más tarde como Operativo Cóndor.

El golpe de Stroessner

El 4 de mayo de 1954, Alfredo Stroessner, encabezó un golpe de Estado derrocando al presidente Federico Chávez, en agosto de 1954 fue elegido por la Junta de Gobierno para Presidente. Fue reelegido durante ocho periodos, en elecciones fraudulentas, siendo el único candidato: 1958, 1963, 1968, 1973, 1978, 1983 y en 1988. Durante su régimen fueron asesinadas entre 3.000 y 4.000 personas, debido a sus tácticas de mano dura contra la disidencia, en especial los comunistas, empleando la tortura, el secuestro, asesinatos políticos y el crecimiento de la corrupción. Fue uno de los dictadores partícipes de la Operación Cóndor, iniciado en la década del sesenta, producto de una especialización contrainsurgente conjunta en las academias militares norteamericanas. Esta especialización se enmarcó dentro de la «Doctrina de Seguridad Nacional», cuya esencia era la de lograr el «orden» en la sociedad civil y la eliminación física de los disidentes. Estas relaciones de militares argentinos con sus similares uruguayos, paraguayos, brasileños, chilenos, bolivianos y peruanos, tendrían sus frutos en los años de las dictaduras. En su accionar no establecieron diferencia entre la oposición. Estas acciones afectaron a ciudadanos de Argentina, España, Uruguay, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Chile, Suiza y Francia, entre otros.

Strossner y el stronismo en la actual estructura de poder

El stronismo persiste como sistema político-económico en la actual estructura de poder, que domina el partido Colorado desde más de 60 ano, sus protagonistas son jerarcas del desaparecido dictador a cuya cabeza se encuentra, el nieto de Alfredo Stroessner, Goli Stroessner que lidera el Movimiento Paz y Progreso (lema del gobierno de stroessner) dentro de la Asociación Nacional Republicana (ANR). El nombre de Stroessner nieto es mencionado como candidato a vicepresidente o senador número uno en la lista de postulantes a la Cámara Alta por el sector antioficialista del Partido Colorado, en alianza con el vicepresidente de la República, Luis Alberto Castiglioni para las elecciones presidenciales del 2008.

A pocos días de la muerte del dictador, la propia Junta de Gobierno del Partido Colorado le rindió un homenaje, quien fue presidente honorario de la ANR. Stroessner usó al Partido Colorado como el brazo político de su estructura de poder, que se completaba con las FFAA y la oligarquía prebendaria. Para afuera procuró dar a su régimen una imagen de democracia, permitiendo a otros partidos presentarse en “elecciones” que siempre le otorgaban en torno a 90 por ciento de los votos.

El stronismo sigue operando firmemente en la política paraguaya, con funcionarios, inclusive dentro de la “transición democrática paraguaya”, como la diplomacia, por citar algunas, como la del embajador paraguayo en Brasil, Luis González Arias, quien esta denunciado por los organismos de Derecho Humanos por ser integrante del aparato represivo de la dictadura como delator. La denuncia fue presentada en Asunción en la reunión del “Mercosur Político”. Martín Almada, acusa que González Arias en su gestión diplomática en la Argentina en la década del ochenta, elaboró informes que dieron pie a la detención ilegal, torturas físicas y psicológicas y destierros de varios paraguayos que se oponían al régimen stronista, que gobernó con mano dura el país desde mayo de 1954 hasta el 2 y 3 de febrero de 1989. Recordemos que durante la última dictadura militar en la Argentina, desaparecieron más de cien paraguayos.

Otro denunciado es el embajador paraguayo en Buenos Aires, Orlando Fiorotto Sánchez, destituido del cargo en mayo del 2006, luego de la denuncia de la Comisión de los Derechos Humanos de Paraguayos Residentes en Buenos Aires, durante el Foro de la Comisión de Verdad y Justicia, realizado en Buenos Aires. La denuncia fue presentada por el ex diputado paraguayo Cubas en Asunción ante la misma comisión Verdad y Justicia y ratificada personalmente en los salones de la cámara de diputados en el mismo foro que investiga crímenes de lesa humanidad de la dictadura stronista.

“Fiorotto, en sus años de estudiante de derecho, fue delator e informante de la policía política de Stroessner», había acusado Cubas.

La última denuncia de personeros de la dictadura en la función pública salpica al presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Juan Manuel Morales, acusado por el Titular del Tribunal Ético contra la Impunidad, Antonio Palazón, denunciando que el funcionario tuvo activa participación como informante en tiempos de la dictadura.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La hidrovía Paraná-Paraguay y su proyecto de militarización, junto a la instalación de tropas estadounidenses en la triple frontera. El porqué de este movimiento y la historia universal del poder hegemónico posicionándose en ubicaciones convenientes.
Desde su llegada a la canasta de derechos especiales de giro del FMI en 2016, el yuan chino muestra notorios avances en su internacionalización y se presenta como una divisa mundial clave en el nuevo orden internacional en gestación.
Repasamos la evolución de las deudas provinciales durante los últimos treinta años. Pretendemos destacar ejes fundamentales para comprender las causas y consecuencias de los endeudamientos.