Paradojas: las proteínas bovinas y el proteico* Partido del Extranjero

Insisto: prácticamente se duplicó en los últimos años el consumo de carne per cápita y estamos casi volviendo a los insólitos índices de las épocas previas a la invención del colesterol. ¿Es bueno o malo? No lo sé, pero sí sè que es lògico, por una cuestión de precios relativos, por no mencionar que la carne vacuna es la de mayor relación beneficio-costo.

Aclaremos además que soy mucho más crítico de K que Lanata y cualquiera de los opositores, acercándome bastante a los únicos críticos realmente serios de este gobierno que, curiosamente son filokirchneristas. Pasa que no critico a K por lo mismo que lo hacen Lanata & Co, ya que en lo que lo cuestionan no sólo estoy a favor del gobierno sino que considero insuficientes sus «excesos».

Ahora bien, básicamente, en el comentario de marras me referí al marco en el que es indispensable discutir, porque más allá no hay nada, está el no-ser. Y lo que me aterra del actual panorama político e intelectual es que las polémicas contra el gobierno son sostenidas desde ese no-ser, de ahí la pobreza del panorama y la notable paradoja de que un gobierno conservador, como lo es éste, acabe en el extremo izquierdo del espectro político e ideológico.

Me limité a decir que nadie puede estar contra el desarrollo de la producción nacional, contra el aumento del empleo, contra la distribución del ingreso (aunque más no sea porque sin consumo no hay producción y por lo tanto no hay ganancia capitalista), contra la independencia del poder judicial, la idoneidad de los jueces y el cumplimiento de las leyes, ni mucho menos contra la defensa de los derechos humanos.

Y que estar en contra de esas cosas (no «en contra del gobierno») es estar en contra del país, y en contra de la comunidad, si lo querés más claro. Lo que pasa es que el ámbito de desenvolvimiento y desarrollo de la comunidad es el país, al menos por un tiempo.

Pero ese espacio será más amplio, por ejemplo una región, o el continente, o el mundo, si la sociedad desarrolla toda su potencialidad, hasta el máximo, en cada una de esas instancias. De una se pasa a la otra, cosa que hasta los anarquistas profesionales entienden y acuerdan, pero alguna clase de «liberales» (en supuesto amplio espectro, de Grondona a Lanata, pasando por Aguinis y otros a sueldo de cualquiera), no.

Es que no son liberales ni nada, sólo integrantes del partido del extranjero, que, como las brujas, no existe, pero es.

· (De proteo). 1. adj. Que cambia de formas o de ideas. Diccionario de la Real Academia Española.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje la situación actual de Peru, qué está sucediendo y cómo los medios hegemónicos del país tapan los sucesos.
A propósito de las conmemoraciones de la guerra de la independencia en Jujuy.
La revolución feminista avanza, conquista lugares y estamentos del poder antes impensados.