Ollanta y Fujimori, entre el pasado y lo que puede ser

El 5 de junio se realizará la segunda vuelta electoral para elegir Presidente de Perú. Ollanta Humala y Keiko Fujimori intentarán captar los votos necesarios para triunfar ejercitando la mesura de no parecer ni tan de izquierda ni muy de derecha. Los desafíos de un país estragado por el modelo neoliberal impuesto en los ’90 por el padre de Keiko, el expresidente convicto Alberto Fujimori.

Los resultados de los comicios del 10 de abril determinaron que el candidato de la alianza Gana Perú, Ollanta Humala Tasso (48) y la candidata de Fuerza 2011, Keiko Fujimori Higuchi (35) hija del ex presidente preso, Alberto Fujimori- pelearán por la presidencia de Perú en una segunda vuelta electoral a disputarse el 5 de junio. Humala obtuvo el 31,2% contra el 23,2% de Keiko; más atrás se posicionaron Pedro Kuczynski con el 19,3% y Alejandro Toledo con el 15.2%. Para que un candidato gane en primera vuelta necesita obtener el 50 % más uno de los votos.

Con esta primera victoria, Ollanta no tiene nada asegurado, por lo que tendrá que modificar su estrategia electoral respecto al balotaje de 2006, donde terminó perdiendo frente al actual mandatario, Alan García Pérez de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), partido fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre. Algunos analistas peruanos afirman que los discursos radicalizados de Ollanta en las últimas elecciones permitieron que toda la derecha se uniera alrededor del candidato del APRA. Consultado por Revista ZOOM, el dirigente peruano Guillermo Bermejo Rojas del Movimiento Todas Las Voces, sostiene lo contrario: “la gente sigue esperando que Humala polarice las elecciones. En la elecciones del 2006 cuando toda la jauría periodística se le tiro encima con lo del ‘chavismo’, así como los principales grupos económicos y el apoyo explícito de Estados Unidos a los candidatos del establishment en primera vuelta tuvo 31%, y toda la derecha tuvo que meterle mano a las ánforas para que Alan García ganara; Ollanta en segunda vuelta sacó 48%”.

“Todos contra Ollanta” era el lema de sus contendientes en las elecciones de 2006. En ese sentido, el candidato de la alianza Gana Perú empezó a mostrar otro talante, ya no discute, propone y aprovecha cada oportunidad para explicar sus propuestas, ya no se expone de una manera personalista sino en el marco de la coalición Gana Perú -conformada por el Partido Nacionalista junto a fuerzas de izquierda, gremiales, populares e indígenas-, promoviendo a históricos líderes políticos y sociales al Congreso a través de las dos listas, y por primera vez en la historia republicana peruana fue electa una representante de los pueblos indígenas amazónicos en el parlamento, representando a la Alianza Gana Perú. “Estamos dispuestos a hacer muchas concesiones para lograr la unidad del Perú y vamos a conversar con todas las fuerzas políticas”, sostuvo Ollanta Humala apenas supo que ganó la primera vuelta. Por su parte, Keiko Fujimori buscará desligarse de la figura de su padre, preso por violación a los derechos humanos y corrupción, para atraer al electorado que rechaza el estilo fujimorista, mostrar que ella es Fujimori, pero no Alberto. Keiko insiste en que va a “respetar la democracia”, abriéndose de aquellas declaraciones de que el gobierno de su padre era “el modelo a seguir” o calificar al mismo como el “mejor presidente del Perú”. Keiko Fujimori, se presentó como una mujer experimentada pese a su juventud, 35 años, dado que ofició como Primera Dama del Perú durante la segunda presidencia de su padre. Basó su campaña en defensa de los llamados “logros” de su padre.

“El actual modelo económico fue impuesto por el ex presidente Alberto Fujimori, después de cerrar el Congreso en 1993, establecer un estado policial y llevar a cabo un amplio programa de privatizar las empresas nacionales y los recursos naturales, el padre de Keiko Fujimori usó parte del dinero para crear escuelas, hospitales y otros programas de infraestructura que beneficiaron a los pobres”, señala el periodista, Luis Arce Borja. El ex presidente está cumpliendo una condena de 25 años por malversación de fondos y por haber ordenado el secuestro y asesinato de un profesor y varios estudiantes en la Universidad La Cantuta por un escuadrón de la muerte patrocinado por el propio gobierno de Fujimori, denominado Grupo Colina. Con la compulsa instalada: Ollanta pondría en peligro el modelo económico actual y llevaría al país en dirección de la Venezuela de Hugo Chávez. En ese aspecto, los opositores del líder nacionalista activa la alarma del miedo de que el candidato de Gana Perú terminará afectando el mercado estadounidense subscrito a través del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Perú, y que es alguien que “recortará las libertades”•, para que este no pueda captar cierto sector del electorado”. En tanto, desde el sector humalista se buscará hacer hincapié en el pasado oscuro del fujimorismo en cuanto al respeto a las instituciones y los escándalos de corrupción y que en un eventual gobierno de Keiko el que va gobernar es el padre desde la cárcel y lograr en el menor tiempo su libertad, con este escenario se anticipa una campaña dura y polarizada para el balotaje del 5 de junio.

La composición en el Congreso y los desafíos

La Alianza Gana Perú obtuvo el primer lugar para el Congreso de la República, con 41 curules, seguido de Fuerza 2011 con 35, Perú Posible 22, Alianza por el Gran Cambio 17, Solidaridad Nacional 11 y el APRA con 4 lugares. El veterano partido del actual presidente Alan García, se ha presentado sin candidato presidencial en estas elecciones y obtuvo un ínfimo tres por ciento, llegando apenas a la mínima necesaria para mantener su condición de partido político legalmente reconocido, por lo que se puede considerar como el gran perdedor de estas elecciones ha sido el APRA.“El balance de esto es que si el mérito histórico de Haya de la Torre fue construir el APRA, el mérito histórico de Alan García ha sido destruirlo”, afirma el historiador peruano, Nelson Manrique. Otro de los que sufrieron revés han sido el ex mandatario, Alejandro Toledo y el ex alcalde de Lima, Luis Castañeda, calificados como candidatos del crecimiento económico junto a Pedro Kuczynski. Ambos en determinados momentos de la campaña eran los favoritos pero que a medida que se acercaba el día de ir a las urnas fueron cayendo en las preferencias.

Al igual que en 2006, no hay duda de que la élite gobernante terminará apoyando la candidatura de Keiko Fujimori, teniendo en cuenta la oposición de estos actores a revisar de la Constitución de 1993, y un eventual gobierno de Humala rápidamente se encontraría en oposición a un congreso en el que su partido, a pesar de haber ganado el mayor número de escaños, sólo controla el 32 por ciento de los parlamentarios. Para cambiar la constitución requeriría una alianza con una o dos otras fuerzas con representación.

Para el analista político de la Universidad de Lima, Luis Benavente Gianella, la candidatura de “Ollanta Humala encarna el rechazo al sistema político y social actual, existe mucho malestar especialmente en las zonas rurales. Lo que ha hecho ahora es moderar su mensaje para ampliar su espectro social, porque, a diferencia de la campaña del 2006, ahora tiene de competencia a Keiko Fujimori, con quien compite en populismo. En ese sentido, su estrategia fue ser un poco más ‘light’. En toda la campaña no tuvo mayor agresividad contra sus adversarios. Y también fue monopólico en el tema anticorrupción”. Por su parte, el dirigente del Movimiento Todas Las Voces, Guillermo Bermejo explica que “el problema de Humala es que esta demasiado empeñado en sacar su carnet de buena conducta cuando los resultados de la última encuesta en cuanto a lo que esperan del próximo gobierno es contundente: 39% espera cambios radicales en el tema del modelo económico y 38%cambios moderados.”.

“El 76% de los peruanos quiere aumentos de sueldo, el 79% invertir más en educación, el 66% espera un seguro social para mayores de 65 años, casi un 75% más apoyo a los agricultores, 71% reducir los precios de los productos de primera necesidad, 75% espera mas puestos de trabajo, entre otros podemos decir que el discurso de Humala para tranquilizar los nervios de los de arriba le esta quitando credibilidad en los de abajo y en los jóvenes”, dijo Guillermo Bermejo Rojas.

Otros analistas sostiene que Humala deberá aferrarse al estilo similar al del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva que ha adoptado en esta campaña y mantener la distancia del mandatario venezolano, Hugo Chávez, un líder izquierdista cuyo apoyo lo afectó en la pasada contienda.

“La razón de esta falta de expectativas no es la trivialidad del debate electoral, plagado de ataques personales entre los candidatos y en el que se repiten ofrecimientos tantas veces incumplidos. La razón es que, pese a que algunos programas de gobierno incorporan parte de las demandas indígenas, el problema principal no se toca: el modelo neoliberal extractivista que fue impuesto por la dictadura de Alberto Fujimori en los años noventa, con una Constitución ilegítima que once años después del “retorno a la democracia” permanece invariable en el aspecto económico”, señala Miguel Palacín Quispe, Coordinador General de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI).

La segunda ronda

Por último hay que considerar que la segunda vuelta, la transferencia de votos será compleja. El analista Nelson Manrique sostiene que “ahora la pelota está en el campo de la derecha. Y el sector más duro seguramente se irá con Keiko, lo que dejará en evidencia que no le interesa la democracia, los derechos humanos y que lo que le interesa es sólo asegurar sus intereses económicos”. Para Humala, las posibilidades de encontrar aliados para la segunda ronda está en el puente que ha tendido con el ex presidente Alejandro Toledo, que capturó un 15 por ciento del electorado. Perú Posible, el partido de Toledo, acordó no votar por Keiko Fujimori, aunque no ha decidido apoyar a Humala, posibilidad que, señalaron, están analizando. “Keiko representa la corrupción y la dictadura”, afirmó Perú Posible, tomando clara distancia de su candidatura.
Según el vocero de Gana Perú, Daniel Abugattás, “no descarta concretar una alianza con el Partido Aprista Peruano y con todas las fuerzas democráticas para conseguir su apoyo a la candidatura de Ollanta Humala en la segunda vuelta electoral”. La coalición de izquierda, Fuerza Social, que ganó la Alcaldía de la Municipalidad Metropolitana de Lima en octubre del 2010, seis meses antes de las elecciones generales, retiró a su candidato a Presidente Manuel Rodríguez Cuadros, lo que hace pensar del apoyo tácito a la candidatura de Ollanta Humala Tasso.

Por su parte, la congresista, Keiko Fujimorio también utilizará el apoyo de una capa importante de peruanos que atribuye a su padre haber puesto fin a la “guerra sucia”, derrotando al movimiento guerrillero de orientación maoísta Sendero Luminoso, pero ese legado también tiene su límite, teniendo en cuenta que otros peruanos no le perdonan los abusos a los derechos humanos que se produjeron durante su Gobierno.
Tanto Humala como Keiko tienen garantizado un “voto duro”. En el caso del líder nacionalista, aquél que lo acompaña desde 2006 y que está conformado por sectores populares abandonados a su suerte y que no se han beneficiado del crecimiento macro económico. En el caso de Keiko, por aquellos que añoran los tiempos de la demagogia de Fujimori, en que los visitaba en sus poblados y les regalaba viviendas.

Humala ha reconocido que su triunfo en primera vuelta significa que el Perú quiere un cambio gradual y que haga que la redistribución sea para todos. Fujimori, por su parte, también se refirió al tema señalando que es necesario que el crecimiento llegue a todos.
Por lo tanto, el crecimiento tiene cuentas pendientes con los sectores rurales y urbano-perifericos donde se concentra la población más pobre. El candidato de la Alianza Gana Perú, se comprometió a aumentar los impuestos y regalías a las empresas mineras para ayudar a financiar programas sociales. Es también parte de su plataforma electoral, el restablecimiento de los derechos laborales suprimidos por la constitución de Fujimori en 1993.

Los casi 20 millones de electores que fueron citados el domingo 10 de abril pasado para elegir presidente y vicepresidentes, renovar el Congreso y seleccionar miembros del Parlamento Andino, acudirán de nuevo a las urnas el próximo 5 de junio para determinar en el balotaje, quién finalmente va ser el presidente que gobernar el país a partir del 28 de julio para el periodo 2011-2016.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Tras nueve días de paro, el gobierno de MAS deroga la Ley 1386 para desactivar el conflicto y advierte que hay un nuevo intento desestabilizador.
En los próximos días el gobierno dará a conocer con qué mandato se sentará a negociar la firma del acuerdo con el FMI. Recapitulamos los diferentes caminos que podrían ser llevados a cabo.
Breve racconto sobre el historial de gatillo fácil y otros crímenes de la policía porteña.