Ocultan a un funcionario de Romero acusado de violaciones a los ddhh, pero hay otro que maneja una empresa estatal

Daniel Karlsson es el funcionario de Juan Carlos Romero más cuestionado por los organismos de Derechos Humanos junto a Sergio Nazario. Tras su comparencia ante la justicia acusado de delitos de lesa humanidad dirige la empresa estatal La Casualidad. Tanto Daniel Karlsson como Sergio Nazario (alias comandante Estévez) fueron acusados de cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.

Sergio Nazario pasó a integrar el gabinete en las sombras como responsable de la seguridad de los salteños tras la denuncia del diario La Nación de que había actuado como jefe de torturas en los campos de concentración El Vesubio y El Olimpo. De ese modo tuvo que abandonar oficialmente su cargo de Secretario de Seguridad, pero siguió asesorando al gobernador y ocupándose de su seguridad personal.

Nazario es señalado como el ideólogo del sistema de represión a las protestas sociales que se cobró varios muertos y heridos en la provincia en la última década.

Justamente el escándalo se desató cuando un sindicalista salteño lo reconoció como su torturador porque lo vió por televisión comandando las fuerzas policiales de represión a una protesta de desocupados en Mosconi.

Daniel Karlsson se desempeñó como funcionario de Romero en el área educativa y luego pasó al área de las relaciones internacionales. Gestionó desde su cargo de Secretario de Financiamiento Internacional fondos para distintos proyectos gubernamentales que, presuntamente, beneficiaron al estado provincial y a los ciudadanos de la Provincia.

Pero el periodista e historiador Gregorio Caro Figueroa considera que Karlsson debería dar cuentas del manejo de esos fondos ya que hay sospechas de que fueron malversados.

Pero más allá de su honestidad y/o eficiencia como funcionario, el principal cuestionamiento contra Karlsson proviene de militantes por los Derechos Humanos. El funcionario romerista fue acusado como represor en una causa abierta por delitos de lesa humanidad en Corrientes.

Allí se lo sindicaba como responsable de la privación ilegítima de la libertad a algunos ciudadanos en el Regimiento de Infantería en el que estuvo destinado como docente entre los años 1974 y 1977.

Cuando debió comparecer ante la justicia de aquella provincia abandonó su cargo en el gobierno de la Provincia. Pero más tarde retomó su actividad en la función pública, ya que al parecer pudo superar indemne la difícil encrucijada judicial en la que había quedado implicado.

A diferencia de Nazario, Karlsson no opera desde las sombras, sino todo lo contrario. Trabaja en cargos a los que sólo se accede como resultado de una relación de alta confianza y estima con el gobernador. Tal es el caso de su nombramiento en un puesto clave dentro de la sociedad del estado La Casualidad.

Según consta en el Acta Nº 135 fedatada por la escribana de gobierno Aida Issa de Maza, Daniel Fernando Karlsson fue nombrado director titular presidente por las acciones «A» en la empresa minera La Casualidad, perteneciente al estado provincial.

La presencia de Karlsson y Nazario en el entorno del gobernador, uno como asesor en las sombras y el otro como funcionario con cargos oficiales no sólo es repudiada por militantes por los Derechos Humanos.

En referencia a estos cuestionados personajes el gobernador electto Juan Manuel Urtubey ha declarado que en su gobierno no van a tener cabida quienes estén implicados en delitos de lesa humanidad.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Analizamos el federalismo argentino, centralizándonos en el AMBA y su funcionamiento. ¿Cómo se hace para gobernar una región en la que se deben coordinar asuntos con dos gobernadores y cuarenta intendentes?
Proponemos recuperar el rol de las mujeres en las organizaciones político–militares de izquierda surgidas en la década de 1970 en Argentina, como también la militancia en las organizaciones de base.
Repasamos la medida del “dólar soja” y los altibajos de la economía nacional, junto a la inflación en los diferentes sectores de consumo