«No hay institución más democrática en las relaciones del trabajo que los convenios colectivos»

El ministro de Trabajo, único sobreviviente del gabinete de las gestiones kirchneristas iniciadas en 2003, sienta posición sobre el 82% móvil, las paritarias y la pendiente nueva ley de ART.

¿Qué opina sobre el debate en torno al 82 por ciento móvil?

Por supuesto que es una bandera de lucha que está instalada en el debate y cómo nosotros no vamos a querer mejorar los haberes jubilatorios. Es decir, quién más que nosotros va a querer elevar los haberes, si desde el 2003 en adelante hemos puesto en marcha una política de inclusión jubilatoria, y nadie puede dudar que si pudiéramos avanzaríamos más rápido en esta tarea. Ahora, quiero dejarlo en claro, vamos a seguir avanzando, porque no nos olvidemos que hace sólo siete meses hemos puesto en marcha la Asignación Universal por Hijo, que la movilidad jubilatoria tiene un año y medio y que en septiembre vamos a anunciar un nuevo aumento de las jubilaciones.

¿Se sabe, aunque sea estimativamente, cuánto va a ser ese aumento?

No, todavía no está definido, no puedo dar un número o un porcentaje porque sería irresponsable, pero considerá que la jubilación se actualiza en función de los incrementos salariales y del aumento de la recaudación. Y en este primer semestre tanto los salarios a través de los convenios colectivos como la recaudación han mejorado.

¿Cuáles son las iniciativas que impulsarán desde el Ministerio de Trabajo?

La idea que la Presidenta ha planteado es que ahora tenemos que generar más derechos. En nuestro país hay grupos muy grandes de trabajadores que tienen menos derechos que otros. Y si una norma y una característica de los ’90 fue bajar derechos porque con eso se suponía que se iba a generar empleo, lo cual fue un grave error, nosotros lo que planteamos es ir por los mayores derechos de los que menos tienen. Así, la Presidenta ha enviado al Congreso el proyecto de ley de trabajo a domicilio, el proyecto de trabajadores y trabajadoras particulares -lo que comúnmente se llama servicio doméstico-, el de trabajadores rurales y el proyecto de ley que la Presidenta anunció esta mañana (por ayer) de teletrabajo, es decir los trabajadores que realizan su actividad por computadora desde su hogar y que deben tener un cuerpo normativo que los respalde y regule la actividad.

¿Y la modificación de ley de Riesgos del Trabajo?

También está en carpeta el proyecto de modificación de la ley de Riesgos del Trabajo, que es una gran deuda que tiene el Gobierno y yo particularmente, que en siete años y medio como ministro de Trabajo no he conseguido sacar una nueva ley por la necedad y la oposición de algunos empresarios. Pero estoy seguro que antes de que mi mandato termine en diciembre de 2011 tendremos un nuevo marco normativo.

¿Qué balance puede hacer de las paritarias, teniendo en cuenta que el 75 por ciento de los trabajadores con convenio colectivo ya ha cerrado la negociación?

Bien, muy bien. Como muchas otras veces han querido colocarlo en un terreno de catástrofes pero les ha salido mal. Hemos logrado entre todos, entre los empresarios y los trabajadores, que la negociación colectiva en nuestro país funcione como una institución normal. Y no hay institución más democrática en las relaciones del trabajo que los convenios colectivos. Ha sido un avance fundamental para la democracia. Hemos logrado tener negociaciones razonables en términos de que se logre mantener la capacidad adquisitiva del salario y los empresarios puedan tener previsibilidad y rentabilidad. Y vamos a seguir así.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La digitalización no deja nada sin penetrar; cárceles, territorios y estado, la presencia se expande como una mancha volátil y absurda.
Recorremos los diversos problemas que tiene que afrontar el gobierno luego de las elecciones de este año. También pensamos en los diferentes temas que su agenda deberá abordar.
Con la llegada del macrismo a CABA, se instaló un modelo de ciudad expulsiva. Desde Revista Zoom analizamos el funcionamiento de este.