“No hay condiciones para aventuras bushianas en América Latina”

El pasado 11 de febrero, Emir Sader reconocido intelectual brasileño y miembro del Consejo Editorial de la revista Sin Permiso, fue entrevistado por el periodista Carlos Abel Suárez, redactor de Sin Permiso, en el programa La memoria del puente, que se emite por Radio Reporter de Buenos Aires.

– Aumenta la tensión entre Colombia y Venezuela. El presidente Álvaro Uribe, según su opinión, ¿se mueve con autonomía o es parte de una ofensiva o cambio de estrategia de Estados Unidos frente a Hugo Chávez?

Desde el punto de vista externo se ve que, contemporáneamente a eso, está el intento de Exxon de imponer una sanción absolutamente indebida a PDVSA. Lo que caracterizaría una especie de presión de carácter económico, a la cual respondió Hugo Chávez con la amenaza de dejar de vender petróleo a Estados Unidos. Como Uribe es el aliado más estrecho de Bush en América Latina, no es extraño que sea una acción concatenada. Pero se sabe también que, al interior de Colombia, a Uribe el endurecimiento de sus posiciones le trae prestigio. Aun con todo el éxito que tuvo la liberación de los rehenes, que se logró básicamente gracias a la intervención de Hugo Chávez, en la polarización interna Uribe busca asociar a Chávez con las FARC, y también -por el aislamiento que actualmente tienen las FARC- fortalecer su prestigio electoral. Además, está en campaña por una nueva reforma de la Constitución para intentar su reelección.

– De todos modos. es notable la uniformidad de los medios de comunicación que expresan, en general, las opiniones del Departamento de Estado, a favor de la reelección de Uribe y de su retórica contra Chávez.

Desde luego, pero en las elecciones municipales internas en las que se empeñó fuertemente, Uribe fue derrotado. En Bogotá, en Cali, en Medellín, fue derrotado. En los temas políticos internos de Colombia, no tiene prestigio; sin embargo, Uribe cuenta con el 60 por ciento de apoyo cuando impone la llamada seguridad democrática. Él trata de poner énfasis en eso, es una modalidad de política bushiana, al estilo de “la guerra infinita”. La militarización de los conflictos.

– ¿Se podría pensar en nuevas aventuras de la política exterior norteamericana luego de su espantoso fracaso en Irak, Afganistán y la actual crisis financiera?

No. Nada lo indica. No solo porque es final de mandato. Aunque un final de mandato sin prestigio podría hacer pensar en una aventura militar. Pero se comprobó, en la práctica, que no puede llevar dos guerras en forma simultánea; tienen muchas dificultades, de modo que sería casi imposible una nueva aventura. Claro que pueden existir comandos, que desde Israel, bombardeen supuestas instalaciones de investigación atómica en Irán. Aun así, eso se podría hacer solamente con el beneplácito y con una acción bastante directa de los Estados Unidos. Pero si vemos la crisis económica, parece imposible que el gobierno de Bush se dedique a nuevas aventuras.

– ¿En Bolivia, luego de una cierta calma, vuelven los desafíos a Evo Morales desde los poderosos de Santa Cruz, como analiza la situación?

El gobierno retomó la iniciativa planteando el tema de lo nacional. Bueno, hagamos una consulta, dijo Evo, sobre la Constitución, aprobada por una Asamblea Constituyente, sobre el mandato del presidente y también de los gobernadores. Ahí la oposición se replegó a la defensiva, hacia proyectos sectoriales. Ahora convocan a una consulta separatista en Santa Cruz de la Sierra. Por lo tanto, intentan retomar una iniciativa a nivel local. En lo nacional, ni siquiera contestaron al planteamiento de Evo Morales. Y de alguna manera, esto divide a los gobernadores; algunos aceptaron seguir negociando y otros, no. Entonces, creo que las condiciones son favorables al gobierno para una consulta nacional sobre el proyecto de Constitución.

– ¿Desde el punto de vista de Brasil, piensa que se podrá avanzar en los temas pendientes de la integración regional?

Parece que sí. Hay una nueva reunión convocada para el gaseoducto, hay reuniones periódicas de Lula con Hugo Chávez…; creo que este proceso puede avanzar. Hay un entendimiento inicial sobre el Banco del Sur; entonces tenemos como tres años de los actuales presidentes, mayoritariamente a favor, para poder consolidar los avances de la integración latinoamericana.

– ¿Algo puede modificar este cuadro el resultado electoral de Estados Unidos?

Se diría que, si ganan los demócratas, su política proteccionista, por una parte, y por la otra, la que han tomado respecto de Colombia -que frustró el Tratado de Libre Comercio-, plantearía nuevas dificultades para que se avance en los procesos de TLC, lo que facilitaría los proyectos de integración regional.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La hidrovía Paraná-Paraguay y su proyecto de militarización, junto a la instalación de tropas estadounidenses en la triple frontera. El porqué de este movimiento y la historia universal del poder hegemónico posicionándose en ubicaciones convenientes.
Desde su llegada a la canasta de derechos especiales de giro del FMI en 2016, el yuan chino muestra notorios avances en su internacionalización y se presenta como una divisa mundial clave en el nuevo orden internacional en gestación.
Repasamos la evolución de las deudas provinciales durante los últimos treinta años. Pretendemos destacar ejes fundamentales para comprender las causas y consecuencias de los endeudamientos.