Muy republicano todo

Se acercan los comicios de 2011 y los errores cometidos luego de las elecciones del 28 de junio se empiezan a pagar. Un recorrido por los distritos en los que Unión-Pro tiene alguna chance de disputar las Intendencias o de colocar una cantidad importante de Concejales que condicionen a los Jefes Comunales del peronismo. Como la Reforma Política impide las colectoras, el “peronismo disidente” y el PRO deberán solucionar las profundas diferencias internas que atraviesan horizontalmente a este espacio político.

Todas las lecturas que se pueden haber hecho de las elecciones del año pasado, parten sí o sí de alguna de estas dos hipótesis: ganó Francisco De Narváez o perdió Néstor Kirchner.

Aunque la elección de una puede incluir elementos de la otra, está claro que ambas expresan dos interpretaciones completamente distintas de la realidad.

Explicar el resultado de las elecciones legislativas de junio de 2009 a través de la hipótesis que supone un triunfo de Francisco De Narváez, conduce a un callejón sin salida, por la sencilla razón de que a partir de ese pasado, no puede explicar su presente.

Si en cambio se acepta la hipótesis de que, a partir de una serie de errores, el kirchnerismo perdió esa elección, es mucho más sencillo entender cuáles fueron los hechos que desembocaron en la perspectiva política actual, donde el Frente para la Victoria tiene muchas chances de ganar las elecciones provinciales de 2011 (y por añadidura, las nacionales).

Este cronista, claramente, se inscribe entre aquellos que prefieren optar por explicar el pasado a partir de la segunda hipótesis. No es motivo de esta nota enumerar cuáles fueron las razones por medio de las cuales el kirchnerismo edificó su propia derrota, pero basta con apreciar el golpe de timón que dieron en materia de políticas sociales, tanto el gobierno provincial como el nacional, para darse cuenta que hasta el propio oficialismo se encuentra entre los que aceptan que “perdió Kirchner”.

Por supuesto que aceptar esta hipótesis no es para nada sencillo, dado que implica desarrollar una revisión autocrítica de todo lo actuado, pero como dijimos más arriba, sirve para explicar el presente y las perspectivas futuras.

Ahora, con la reflexión que impone la distancia, es evidente que el único aporte de Francisco De Narváez durante la campaña electoral fue su generosa billetera. Todo lo demás lo hicieron Kirchner, Daniel Scioli y los Intendentes. Por eso el resultado se explica a partir del “perdimos”.

Del otro lado, en el denominado “Peronismo disidente” y en Propuesta Republicana (PRO), ocurrió todo lo contrario. Prefirieron explicar lo sucedido a través de una hipótesis insostenible, y por eso ahora están como están. “Ganó De Narváez”. “Ganamos”. Aunque no todos piensan igual.

Francisco De Narváez debe ser una de las personas más inteligentes que tiene el espectro político que va desde el centro hacia la derecha. Si prestamos atención a las palabras que De Narváez viene pronunciando desde el 28 de junio pasado hasta el día de hoy, podemos advertir cómo fue cambiando su discurso. De Narváez sí se dio cuenta, y pasó del “gané” de los primeros meses, al “perdió Kirchner” de los últimos tiempos.

Felipe Solá también. Cada vez que puede, el ex gobernador de la provincia y actual diputado nacional suele referirse a que el peronismo provincial está siendo conducido “por aquellos que perdieron las elecciones”.

El resto de los “peronistas disidentes” todavía no se dio por aludido. Insisten con que “ganaron”. Mientras que en el PRO todavía están bailando las canciones de Coti, y no se enteraron que el festejo terminó.

Hoy en día, las consecuencias de no haber podido asimilar correctamente el resultado de una elección, se pueden medir en las Cámaras de la Legislatura Bonaerense, en los Concejos Deliberantes de los Municipios, y hasta en los territorios.

Claro que también existieron algunos movimientos provenientes del duhaldismo y del kirchnerismo que colaboraron para llegar a este presente de divisiones y enfrentamientos, pero sin dudas, la mayor parte del trabajo la hicieron los propios perjudicados.

Teniendo en cuenta que por la votación de la Reforma Política del año pasado (en rigor, una reforma electoral), no podría implementarse el sistema de “colectoras”, el “peronismo disidente” y el PRO deberán solucionar las profundas diferencias internas que atraviesan horizontalmente a este espacio político.

Para entender mejor el panorama, haremos un recorrido por aquellos distritos en los cuales Unión-Pro tiene alguna chance de disputar las Intendencias, o de colocar una cantidad importante de Concejales que condicionen a los Jefes Comunales del peronismo.

Como en otras oportunidades, dividimos el análisis como corresponde, con cada una de las dos secciones electorales que ocupan los Municipios del Conurbano Bonaerense: la Primera y la Tercera.

La Primera

Moreno: Viendo lo que han sido las adquisiciones extra partidarias de Mauricio Macri para conformar su gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, nos animamos a decir que la vinculación al PRO de la familia Assef y su partido “Unión de Vecinos de Moreno”, es una de las mejores incorporaciones realizadas por el actual jefe de Gobierno porteño.

Los hermanos Assef, Claudia y Aníbal, son hijos del ex Intendente de la dictadura Julio Antonio Assef.

Assef padre fue el fundador del Partido que ahora sus hijos fusionaron con el PRO, y también fue Intendente de la democracia, entre 1991 y 1995. Sus hijos intentaron emularlo en un par de oportunidades, pero fueron derrotados por el peronismo local que dirige Mariano West. En la actualidad, Aníbal Assef es el único senador provincial que se mantiene fiel al macrismo, mientras que Claudia es Concejal por el bloque UVM-PRO.

Aún no está decidido quién de los dos, Claudia o Aníbal, será candidato a Intendente en 2011. Todo parece indicar que sería Aníbal Assef, pero habrá que esperar.

Este dato se espera con mucha cautela en el peronismo de Moreno, dado que según nuestras fuentes consultadas, de esta decisión dependería la candidatura del Frente para la Victoria. Si la candidata del PRO es Claudia Assef, el Intendente Andrés Arregui iría por su reelección, pero si en cambio el que decide competir por la Jefatura Comunal es Aníbal Assef, Mariano West (diputado nacional) estaría dispuesto a “bajar” nuevamente a su pago chico para asegurar la victoria.

Morón: Por primera vez después de mucho tiempo, hay una fuerza política que se encuentra más o menos en condiciones de disputarle la Intendencia al Partido Nuevo Encuentro (“Nuevo Morón”). Es que la fuga de votos que seguramente va a generar el “neokirchnerismo” de Martín Sabbatella, migrará al PRO. Allí, Ramiro Tagliaferro espera con los brazos abiertos a todos los votantes que, decepcionados con Sabbatella por su cercanía al kirchnerismo, creen ver en esta fuerza política la pureza que ya no encuentran en la centroizquierda.

Tagliaferro es actualmente diputado provincial y esposo de María Eugenia Vidal, la Ministra de Desarrollo Social de Mauricio Macri. Tal vez esto explique las expectativas que tiene depositadas el PRO en el Partido de Morón, porque de otra manera no se explica la brutal cantidad de dinero que están gastando en instalar su candidatura.

Paradójicamente, quien puede arruinar los planes de Tagliaferro es una astilla del mismo palo: el diputado denarvaísta Damián Cardozo, el único referente serio que le ha quedado al magnate colombiano en “la Primera”, luego del pase del senador Jorge D’Onofrio a las huestes de Sergio Massa.

En realidad, Cardozo era uno de los tantos alfiles que tenía D’Onofrio en la Legislatura, aunque frente a la ida del senador, el diputado moronense prefirió quedarse. Por ahora.

Cardozo no posee el perfil ejecutivo que muchos le ven a Tagliaferro, pero a diferencia de éste, tiene un despliegue territorial más interesante, con lo que podría condicionar el futuro armado del PRO.

Por último, vale la pena destacar el enojo que tiene con todos estos muchachos el titular del PJ local, Domingo Bruno, hombre de Luis Barrionuevo.

De cualquier manera, el piso del sabbatellismo es tan alto, que la aventura no será nada fácil.

San Isidro: Si bien el armado del PRO en este distrito es bastante escuálido (N. del A: se hace difícil esto de tener que estar a la derecha de Posse), Mauricio Macri le ha dado la orden a su Ministro Seguridad, Guillermo Montenegro, de comenzar a recorrer el distrito en el cual reside.

Montenegro es, además, entrenador del SIC (San Isidro Club), con lo cual no necesita de un local partidario para hacer proselitismo. El ex juez ya está teniendo reuniones con vecinos y empresarios para comenzar a formar los famosos “equipos técnicos” de los cuales seguramente alardeará en la campaña electoral.

Habrá que ver cómo termina cerrando Montenegro con el Partido vecinalista que lidera Marcos Hilding Ohlsson, y que en las últimas elecciones fue aliado de Unión-Pro.

Vicente López: A falta de peronismo disidente, Jorge Macri parecería tener el camino allanado para ser el candidato de Unión-Pro, en un territorio con un electorado proclive a votar cualquier cosa que no sea peronista. Enfrente está el octogenario Intendente radical Enrique García (ahora kirchnerista), que una vez más anuncia que no se presentará a un nuevo mandato aunque nadie le crea.

La Tercera

Almirante Brown: como en el resto de la Tercera Sección Electoral, el peronismo disidente y el PRO conforman un mosaico de opciones que si se pusieran de acuerdo podrían conformar una opción electoral con ciertas chances. Pero no.

Por un lado, se encuentra lo que alguna vez fue el villaverdismo (Jorge Villaverde, que supo gobernar el distrito durante casi dos décadas, y ahora es diputado nacional), dividido en tantas opciones como precandidatos presidenciales tiene el llamado “Peronismo Federal”. En este sector se encuentran las Concejales Eva Calderón, María Stella Alló y el ex diputado Jorge Calvelo. A ellos se suma el propio Jorge Villaverde, que hace unas semanas anunció que volverá a la política municipal, como referente de Eduardo Duhalde.

Por su parte, los referentes de Francisco De Narváez en Brown son los concejales Hugo Cisco y Sebastián Perón (un ex macrista que no le hace mucho honor a su apellido). En los últimos días trascendió el rumor de que otro de los referentes del “Colorado”, el Concejal Ramón Valdez, estaría a punto de pegar el salto al bloque que responde al Intendente kirchnerista Darío Giustozzi.

Avellaneda: distrito complicado si los hay para el peronismo disidente y el PRO de “La Tercera”, dado que una de las principales referentes provinciales de Francisco De Narváez, la diputada provincial Mónica López, es oriunda de este municipio.

Paradójicamente, López no cuenta con ningún dirigente de peso real en Avellaneda. Ni a nivel institucional ni en el Concejo Deliberante, ni a nivel territorial. La situación es curiosa, dado que Avellaneda es uno de los distritos que cuenta con mayor cantidad de Concejales de Unión-Pro: en total son cinco.

Como si esto fuera poco, hay que decir que la diputada López se lleva bastante mal con los referentes locales de la fuerza que ella también integra. El punto máximo de esta tensión se produjo un par de semanas atrás, cuando López denunció públicamente al bloque de Concejales del PRO que encabeza Daniel García, por una supuesta connivencia con el kirchnerismo local. Las declaraciones explosivas de la diputada provocaron una visita de urgencia de Jorge Macri al distrito para decir -palabras más, palabras menos- que la cosa no era para tanto.

Otro de los que también juega en este equipo es el Concejal José Alessi (ex kirchnerista, ex denarvaísta, y ahora felipista), que también quiere ser candidato a Intendente, aunque con menos chances que los anteriores.

Lanús: el año pasado, Unión-Pro estuvo a solo 200 votos de ganarle a la candidatura testimonial del Intendente Darío Díaz Pérez. Tal vez, esa posibilidad certera de alcanzar una victoria posible en 2011 fue la que reavivó los fuegos de una interna que hoy parece no tener fin.

Aquí hay otro de los miembros del Gabinete macrista que ha sido enviado por su Jefe a caminar el Conurbano para disputar una Intendencia. Se trata de Néstor Grindetti, Ministro de Hacienda de la Ciudad, quien no ha sido muy bien recibido por sus compañeros. El titular del Partido, Jorge Balduri (que responde al primo Jorge), ha desconocido la supuesta candidatura de Grindetti y asegura que el PRO de Lanús cumplirá con la ley de internas simultáneas, y que Grindetti deberá competir como si fuese un afiliado más. Eso no es todo: semanas atrás, en declaraciones a un medio local, el referente del denarvaísmo en las tierras de Manolo Quindimil, Christian Bosio, no se privó de tildar a Grindetti de oligarca (!).

En las huestes del duhaldismo lanusense la cosa no está mejor, y cualquiera se anota como supuesto elegido del ex presidente para conducir al peronismo no K en el distrito. Entre los nombres que asoman están Roberto «Chirola» Díaz, Orlando Gandini y Manuel Lozano.

Lomas de Zamora: “la vergüenza de haber sido, el dolor de ya no ser”. Otro distrito donde solamente faltan los tiros para certificar que hay una interna feroz dentro del peronismo no kirchnerista. Con decir que uno de los referentes locales, el inoxidable Hugo Toledo, resucitó a ¡la Liga Federal! para competir por un lugar en la interna del duhaldismo. Ni que hablar de los otros dos que también quieren ser: Osvaldo Mércuri y Jorge Ferreira.

Para muestra de cómo está el peronismo disidente en Lomas, basta un botón: el candidato de Francisco De Narváez es nada menos que Gustavo Ferri, el yerno de Eduardo Duhalde.

Quilmes: aquí no es que el peronismo disidente o el PRO tengan demasiadas posibilidades, pero dada la alternancia que se ha dado desde que volvió la democracia en 1983 (N. del A: ningún Intendente logró ser reelecto), más vale estar atento.

Por el lado del PRO, ocurre lo mismo que pasa en la mayoría de los Municipios del Gran Buenos Aires: los Concejales (elegidos a dedo por acuerdos de cúpulas) no reconocen a la conducción partidaria (elegida por el voto de los afiliados). Hace dos semanas, Guillermo Príncipe y Obdulio D’Angelo (presidente y vice del Partido) publicaron una solicitada en la que denunciaban a los Concejales por un supuesto acuerdo con el Intendente kirchnerista Francisco “Barba” Gutiérrez.

A las pocas horas, el presidente del bloque de Concejales del PRO, José María Salustio (ex radical), recordó que el Partido se encuentra intervenido por la Justicia, y que de nada valen las palabras de estos dos “oportunistas”. Muy republicano todo.

Las otras patas del Peronismo disidente y el PRO en Quilmes, están compuestas por el duhaldismo (Darío Nuncio Miguel); el villordismo (Roberto Gaudio, Marcelo Iglesias), y Angel Abasto, que lidera su propio sector.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La digitalización no deja nada sin penetrar; cárceles, territorios y estado, la presencia se expande como una mancha volátil y absurda.
Recorremos los diversos problemas que tiene que afrontar el gobierno luego de las elecciones de este año. También pensamos en los diferentes temas que su agenda deberá abordar.
Con la llegada del macrismo a CABA, se instaló un modelo de ciudad expulsiva. Desde Revista Zoom analizamos el funcionamiento de este.