Muerte y show mediático

Una vez más sobrevuela la patria lo más oscuro de la política sicaria: tirarse muertos en las calles. Este estilo muy conocido en el Conurbano, y muy especialmente por la patota de Eduardo Duhalde, tuvo la trágica muerte de un joven militante político del PO y dos heridos.

Reclamamos que la Justicia investigue y juzgue a los responsables materiales e intelectuales del asesinato, porque quien mata a un trabajador la hace daño al pueblo y a la patria en su conjunto.

Nadie en su sano juicio puede creer que esto beneficia al Gobierno Nacional, o que haya sido planificado por él, como algunos sectores de la izquierda dura y los medios a fines al Grupo Clarín nos quieren hacer creer.

Dicen las malas lenguas que José Pedraza (Unión Ferroviaria) ex peronismo combativo, menemista entregador y privatizador, y Oscar Lescano (Luz y Fuerza), también menemista y ahora duhaldista, tuvieron un almuerzo reservado con Duhalde horas antes del asesinato del joven Mariano Ferreira. Según argumentaron los gremialistas que dicen defender los intereses de los trabajadores, pero poco hacen, el encuentro con el jefe del peronismo neoliberal fue para “reordenar” el peronismo y planificar la política del futuro… y ahí tenemos el resultado.

Las casualidades no existen.

Las intentonas desestabilizadoras que todos los días se diseñan desde las entrañas del magnetismo, no han podido hacer mella en este Gobierno, ni siquiera el burdo ensayo de robarse a Daniel Scioli para tener un candidato potable, por lo menos para salir del papelón.

Los grupos fácticos de poder están desesperados por el Monumental acto que organizó la CGT por el Día de la Lealtad para respaldar el proyecto de participación en las ganancias de las empresas, que no tuvo ningún incidente y salió redondo con 90 mil trabajadores festejando; por el traspié que sufrieron en su intento de desfinanciar al Estado con el 82% móvil; y por el cachetazo que a Clarín y La Nación se le dio con el dictamen de mayoría de la Comisión de Comercio de la Cámara de Diputados que declara de interés público la producción, comercialización y distribución del papel para diarios.

La oposición, y en particular “peronismo disidente” con Duhalde a la cabeza y la ortodoxia sindical adicta al menemismo que fue cómplice -y socia- del remate de los derechos de los trabajadores, no va a permitir que el Gobierno continúe profundizando el modelo y suba en las encuestas.

Aunque el dolor de los compañeros de Mariano y de todos nosotros sea grande, es inadmisible que a este asesinato se lo vincule -o compare- con el fusilamiento de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en el Pueyrredón el 26 de junio de 2002, como intentan hacer los dirigentes del PO y Clarín, La Nación y los restantes medios del establishment. En aquel episodio estuvo involucrada la policía bonaerense y por tanto el Estado provincial. En este, y por la información que se maneja, fueron dos fracciones de trabajadores enfrentados.

También es inadmisible que se señale a la Presidenta, al Gobierno Nacional, al secretario de transporte Juan Pablo Schiavi, al ministro de Planificación Julio De Vido, a la ANSES y a todo aquello que sea oficialismo, con tal de cargarle una muerte a un Gobierno que desde el 2003 con Néstor Kirchner y ahora con Cristina Fernández jamás a reprimido la protesta social y siempre ha contenido a las fuerzas de seguridad.

El kirchnerismo ha logrado, entre las cosas que se le pueden elogiar, resolver los conflictos a través del dialogo y la negociación, aun en casos como el lock-out patronal sojero y el corte de un puente internacional que nos une con Uruguay y el MERCOSUR.

Para Clarín, y es importante remarcarlo porque es parte de una operación de prensa que tiene como objetivo debilitar y acorralar al Gobierno Nacional, lo de ayer corresponde a una patota sindical asesina contra trabajadores terciarizados militantes de izquierda, es decir, la burocracia sindical contra la libertad sindical. Señalan a la CGT, y se olvidan que si bien la Unión Ferroviaria la integra, su secretario general está alineado con Duhalde y “los gordos”, y no con el grupo que proviene del MTA y que encabeza Hugo Moyano.

Recordemos, porque es fundamental tener memoria, que con los sucesos ocurridos en la quinta de San Vicente cuando se trasladaron los restos del General Juan Domingo Perón en 2006, también se dijo que el secretario general de la CGT era un violento y que había sido quien comenzó los incidentes en el que hubo disparos. Las posteriores investigaciones probaron que fueron Juan Pablo “Pata” Medina y Jerónimo “el Momo” Venegas, dos dirigentes que responden a Duhalde.

Para detener al Gobierno Nacional que viene como una locomotora, y empañar la gestión de la Presidenta, han decidido tirarle un muerto en la calle. Pero la sociedad no es tonta y empieza a saber quién es quién. Es necesario que la Justicia investigue a fondo y encuentre a los culpables materiales e intelectuales, como así también que los dirigentes políticos sean responsables y comprendan que se trata de una muerte de un joven de 23 años.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Recorremos los diversos problemas que tiene que afrontar el gobierno luego de las elecciones de este año. También pensamos en los diferentes temas que su agenda deberá abordar.
Con la llegada del macrismo a CABA, se instaló un modelo de ciudad expulsiva. Desde Revista Zoom analizamos el funcionamiento de este.
Abordamos la concentración de capital en el mercado argentino. Enfocamos sus efectos y su influencia en la inflación.