MEMORIA ACTIVA A LA OPINION PÚBLICA

– Se abre únicamente desde el vínculo dentro de la nota

Frente a los hechos surgidos en la causa AMIA en las últimas semanas y ante la desmesurada cantidad de manifestaciones sobre las capturas de ciudadanos iraníes, lamentamos que finalmente se logre que un tema jurídico se transforme en un tema político, perdiendo así toda credibilidad, ya que se analiza la cuestión interpretando a quien resulta funcional los pedidos de captura.

Luego cada uno se encolumna detrás del país de su preferencia, mientras, nadie bucea en la causa judicial, ni en el dictamen de los fiscales ni en la resolución del juez.

Nos sorprende que instituciones, políticos, embajadores y legisladores entre otros, opinen con intencionalidad política y hagan lobby acerca de los hechos que motivaron la masacre que provocó la muerte de nuestros familiares.

Esta tergiversación confunde y desvirtúa la esencia de un sistema jurídico por el que llevamos luchando 12 largos años.

Tal como quedó probado en la sentencia del Tribunal Oral Criminal Federal Nº 3 como en el fallo de la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal: el 18 de julio de 1994, a las 9:53 hs. un coche bomba voló el edificio de la AMIA causando la muerte de 85 personas y más de 200 heridos.

Y muchos creemos que este tipo de atentados tienen la matriz de grupos terroristas islámicos. Así lo explicó el testigo C, Abolghasem Mesbahi en una declaración judicial ante el Tribunal Oral Criminal Federal Nº 3.

Como es de público conocimiento MEMORIA ACTIVA sostiene la hipótesis desde hace 12 años, de que el atentado a la AMIA fue ejecutado por Hezbollah con la decisión del gobierno Iraní y de sus representantes diplomáticos en nuestro país, precisamente lo que hoy lo convierte en un crimen de lesa humanidad, y en consecuencia imprescriptible.

MEMORIA ACTIVA va a apoyar las acciones de la justicia si éstas se sostienen en pruebas jurídicas concretas, las mismas que venimos reclamando ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, desde el año 1999.

Estamos seguros que muchos opinadores no leyeron en profundidad la causa AMIA y este debate politiza una investigación cuya resolución deberá ser en el ámbito de la justicia, porque sino volveremos a repetir los mismos errores del pasado.

Durante años lo que se hizo en esta causa con la información que se disponía y con la que se inventó fue una vergüenza nacional. Porque tal como quedó probado en la sentencia del Tribunal Oral Criminal Federal Nº 3, como también en el fallo de la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal, el destituido juez Galeano trabajó denodadamente para cerrar la causa AMIA y los pedidos de captura que solicitó y que fueron realizados incorrectamente 9 años después del atentado fueron una parte más de este armado.

Y Galeano no lo hizo solo. Lo acompañó el poder político de turno. Lo acompañaron los ex fiscales, el poder legislativo y la querella unificada DAIA-AMIA (los mismos que aún hoy siguen apelando estos contundentes fallos ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación con los mismos abogados).

Sabemos que muchos piensan: ¿otra vez el tema AMIA?
Sras. y Sres.: la causa AMIA no nos dejará tranquilos a los argentinos mientras no se haga justicia.

No estaremos tranquilos mientras no estén entre rejas los autores materiales, intelectuales, cómplices y encubridores de la masacre. En la ciudad de Buenos Aires volaron un edificio y asesinaron 85 personas.

MEMORIA ACTIVA seguirá exigiendo y luchando, desde todos los lugares posibles, por VERDAD Y JUSTICIA.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.