Matar con buena conciencia

El periódico La Mañana de Córdoba informó que la Villa de Emergencia Suárez es “una cantera de malvivientes” y sus habitantes -según relata- se dedican a robar casas y comercios del barrio Rosedal Anexo -de clase media-. Una vecina de ese barrio dijo que “la mayoría de los vecinos tenemos armas, hemos aprendido a usarlas. No tenemos otra solución. Ellos nos amenazan y nosotros nos vamos a defender”, y amenazó: “Estamos hartos, los buscaremos con palos y los sacaremos de sus casas y haremos justicia nosotros”. En esta nota, Alberto Morlachetti, director de la Agencia de Noticias Pelota de Trapo analiza con profundidad este fenómeno y echa luz en un debate donde la derecha argentina se luce por su oportunismo.

El testigo del desamparo del otro lleva una responsabilidad. Su indiferencia contribuye a crear el clima moral necesario para la perpetuación del crimen. El crimen de la pobreza que nos lleva 100 niños por día al cielo de los pobres. Horror absoluto -sin remedio ni consuelo- a partir del cual todo se vuelve monstruosamente posible. Gelman diría: aguántame la almita, esta noche que duelen los daños.

El periódico La Mañana de Córdoba manifiesta que la Villa de Emergencia Suárez es “una cantera de malvivientes” y sus habitantes -según relata- se dedican a robar casas y comercios del barrio Rosedal Anexo -de clase media- que tiene unas 20 manzanas de extensión y está delimitado por la calle Lagunilla y el Parque de la Vida.

Susana del Barrio Rosedal declara que “la mayoría de los vecinos tenemos armas, hemos aprendido a usarlas. No tenemos otra solución. Ellos nos amenazan y nosotros nos vamos a defender”. Pero fue más lejos: “Estamos hartos, los buscaremos con palos y los sacaremos de sus casas y haremos justicia nosotros”. Se ha pasado progresivamente a la necesidad biológica del predador de matar para vivir: tu muerte es mi vida.

Es decir dispuestos a matar. Para hacerlo -señalaba G. B. Shaw- los hombres necesitan creer que su acto es justo. Para matar con buena conciencia, cada hombre necesita franquear los límites morales sin que su conciencia se vea afectada, de lo contrario se sentiría un criminal y la angustia lo dejaría en el infierno.

El hambre descubre que la vida no es de nadie. Cuando se mueren los hijos por ejemplo. Y no faltan en la Villa hombres y mujeres de la casta de Espartaco. Entonces todo se vuelve incertidumbre. Peligro. Porque los que deberían estar cercados por las fronteras de la pobreza, no se sientan a morir a lo largo de las líneas punteadas que demarcan un límite. Su vocación de sobrevivientes consiste -por el contrario- en desplazar esa frontera sin pausa, moverla como una cintura, tocarle los pechos para sentir la vida. Hay cierto olor a esperanza en la transgresión.

Fuente de datos: Diario La Mañana – Córdoba 28-01-05

Agencia de Noticias Pelota de Trapo
www.pelotadetrapo.org.ar

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.
El 8 de septiembre se concretó el «Dialogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas». El mismo dejó algunos interrogantes para discernir.