Macri, López Murphy y Sobisch juntos: nace la derecha con bigote, pero sin muchas más coincidencias

Por Causa Popular.- Mauricio Macri, diputado nacional por la Ciudad, Ricardo López Murphy, senador nacional por la primera minoría de la Provincia de Buenos Aires y Jorge Sobisch afianzando su dura gobernación en Neuquén, es el escenario con el que sueña la derecha argentina para después de las elecciones de octubre. En el 2007 ya verán (los tres quieren ser presidente), pero lo cierto es que todo depende de cómo salgan posicionados cada uno de las legislativas. Pero el camino no será nada fácil, por no decir imposible, al menos por ahora. Cuando la campaña parecía perfilarse exclusivamente hacia la interna del Partido Justicialista, Néstor Kirchner encontró una oposición a su medida para darle un poco de oxigeno a su enfrentamiento con Duhalde y reforzar su llamado plebiscitario. Acostumbrado a confrontar al modelo de los ’90 -al menos en el plano discursivo- el presidente juega el juego que más le gusta, mientras negocia las listas con el duhaldismo. Por si fuera poco, la polarización con Macri y López Murphy, desplaza del escenario a Elisa Carrió, que hasta hace poco lideraba las encuestas en Capital.

La estrategia oficial le permitió a la flamante alianza entre el Presidente de Boca y el líder de Recrear, instalar el nuevo espacio político más fuertemente de lo pensado, aunque luego tenga que remontar una imagen muy ligada a las políticas neoliberales de los 90, comandada por Carlos Menem y Fernando De la Rúa, acompañados por ambos, cada uno a su manera.

Apremiado por no ser asociada a las políticas neoliberales impulsadas por los Estados Unidos a partir del Consenso de Washington, el flamante nucleamiento pretendió nacer con un tinte nacionalista, y eligió presentarse en sociedad el miércoles, al celebrarse otro aniversario de la Revolución de Mayo de 1810.

“Esto es la construcción de una alternativa al oficialismo más grande, que abarque a todo el país para 2007”, dijo Mauricio Macri, quien de administrar los negocios de su padre, y luego el Club Boca Juniors, ahora pretende hacer lo mismo con la ciudad de Buenos Aires y hasta sueña con hacerlo también en la Casa Rosada.

Pero López Murphy, el tercer candidato más votado en la primera vuelta de las presidenciales de 2003 con el 16%, y uno de los ministros de Economía de Fernando de la Rúa, no pudo con su genio y dejó el nacionalismo para otro momento, al declarar que la coalición impulsará “un Estado de derecho sin concentración de poder y un régimen de economía de mercado sujeto a las reglas de los países más desarrollados”.

Pero los evidentes acuerdos ideológicos entre Murphy y Macri parecen no haber sido suficientes para los líderes de derecha. Según el propio López Murphy “La razón más importante por la que se está haciendo este frente es porque, de lo contrario, estaríamos fortaleciendo a la coalición gobernante. Si nos dividimos, la fortalecemos.
Tenemos que canalizar con responsabilidad los reclamos de la gente hacia el gobierno
”, declaró el martes en la noche cuando el acuerdo ya se había cerrado.

El gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, aún no llegó a un acuerdo con el flamante frente pero es un secreto a voces su alineamiento inmediato a partir de las negociaciones que mantiene con Macri. Primero intentará rearticular sus propias filas para luego salir al ruedo. Al no estar tan apremiado por las legislativas, Sobisch mira directamente al 2007 y mira con detenimiento los movimientos de sus potenciales aliados y enemigos.

El presidente Néstor Kirchner en la primera oportunidad que tuvo frente a un micrófono, criticó a la nueva coalición opositora de derecha, y dijo que “Dios nos libre” si llega al poder. “Estemos muy atentos. Los que nos llevaron a la decadencia, los que protagonizaron la década de los años 90, se empiezan a reorganizar para ver si pueden recuperar el poder.

El Presidente se autocalificó como “el argentino más atacado por la derecha irracional que torturó, mató e hizo desaparecer a 30.000 argentinos”, intentando también ligar con las políticas autoritarias de la dictadura, a quien fuera ministro de Defensa (en democracia) y que actualmente mantiene una excelente relación con los altos mandos militares, Ricardo López Murphy.

Kirchner intenta posicionarse claramente como expresión de la nueva política, polarizando y asociando a Mauricio Macri y a López Murphy con Menem y De la Rúa respectivamente: “Ojalá tuviera la posibilidad de no equivocarme nunca pero ustedes vieron lo que pasó en Argentina con el presidente autista o el presidente infalible, miren dónde fuimos a parar«.

Las elecciones del 23 de octubre renovarán la mitad de la cámara baja y un tercio del Senado, además de otros cargos comunales, en lo que será el primer examen electoral para el Presidente que lo definió como un plebiscito a su gestión a la que llegó con sólo el 22% de los votos, pero luego ganó legitimidad con un política agresiva y activa ante los problemas que fueron surgiendo.

Luego de las frustradas ambiciones transversales, Kirchner se apoyará finalmente en la estructura del gobernante Partido Justicialista (PJ, peronista) para buscar un triunfo contundente.

La unión de la derecha no parece desafiar en ninguno de los distritos la hegemonía del PJ, que se encamina hacia otra victoria ante la atomización y falta de un liderazgo renovador de sus opositores

Con una popularidad que se mantiene en el 83% de imagen positiva -según una encuesta de la consultora Analogías-, el Ari como desafío sólo en la capital, la UCR que no levanta cabeza, y una alianza de derecha que lo fortalece en su política más que debilitarlo, Kirchner pega a la derecha neoliberal, mientras busca cerrar una alianza táctica con Duhalde que le permita contar con tropa propia y un contundente apoyo en las urnas para los dos años que le quedan de gobierno.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.
El 8 de septiembre se concretó el «Dialogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas». El mismo dejó algunos interrogantes para discernir.