Los Protocolos de la Corona Británica

Por Rolando Memet *; especial para Causa Popular.-

Asiduo colaborador de Causa Popular, Rolando Mermet comenta esta semana la publicación de una investigación de argentinos que se animaron a investigar y desenmascarar desde el seno de las Fuerzas Armadas, «el rostro de los verdaderos enemigos de La Nación, por donde pasa su estrategia de dominación, cuales son sus instrumentos» y explican «porqué hasta ahora, nos vienen derrotando.» Se trata de «Los Protocolos de la Corona Británica» **, una obra recientemente publicada por el ex combatiente de Malvinas Vicecomodoro (r) Horacio Ricciardelli, y su camarada, Luis Schmid. «El libro recoge la opinión y la reflexión de decenas de combatientes y camaradas de los autores. A través de ellos se expresa la voz de lo mejor de nuestras FFAA: La voz acallada de los militares Malvineros. La voz de aquellos que desde la experiencia bélica frustrada han sabido extraer respuestas y lo que es más difícil aún, han elaborado nuevas preguntas, y nuevas preocupaciones, que se despliegan a lo largo de las 700 páginas del libro, como agudas interpelaciones al lector.»

Jorge Abelardo Ramos solía decir que la Revolución Nacional no es una cuestión de sastrería. No importan, -decía- si los que la impulsan visten de uniforme militar, sotana o de traje civil.

Afiliados a esa misma línea de pensamiento, solo nos cabe, desde la trinchera del socialismo de la Izquierda Nacional, celebrar calurosamente la aparición de un libro tan importante para el Campo Nacional, como “Los Protocolos de la Corona Británica” escrito por dos patriotas de uniforme, el Vicecomodoro ( r )Horacio Ricciardelli, y su camarada, Luis Schmid.

El texto que comentamos, además de un formidable y apasionado trabajo de investigación, constituye una profunda y fértil reflexión que brota desde el seno mismo de las FF.AA. Apunta a desenmascarar el rostro de los verdaderos enemigos de La Nación, a descubrir por donde pasa su estrategia de dominación, a subrayar cuales son sus instrumentos y a explicar el porque hasta ahora, nos vienen derrotando.

Los autores de la obra han enfrentado con valentía al imperialismo angloamericano en las Malvinas. Han padecido en carne propia la experiencia de la guerra.

Saben de sobra el precio que se paga cuando se va a combatir, sin que la conducción estratégica tenga la comprensión política necesaria sobre cuales son los poderes reales que están detrás de la mano que empuña el fusil o que lanza las bombas.

Ni Ricciarcelli combatiendo, ni Schmid investigando y escribiendo pertenecen al batallón a los que Jauretche llamaba socarronamente «animémonos y vayan”. Sospechamos además, que el libro recoge la

opinión y la reflexión de decenas de combatientes y camaradas de los autores. A través de ellos se expresa la voz de lo mejor de nuestras FFAA: La voz acallada de los militares Malvineros. La voz de aquellos que desde la experiencia bélica frustrada han sabido extraer respuestas y lo que es más difícil aún, han elaborado nuevas preguntas, y nuevas preocupaciones, que se despliegan a lo largo de las 700 páginas del libro, como agudas interpelaciones al lector.

Toda la obra tiene un eje central. Una preocupación casi obsesiva recorre el libro: Descubrir el poder oculto detrás del trono. Desenmascarar la trama de intereses políticos y económicos responsable de nuestra postración nacional, de nuestra derrota bélica, de los Tratados de Madrid, de la Democracia Colonial que padecemos, y del aniquilamiento de la infraestructura económico social edificada desde el 45 en adelante.

En busca de esas respuestas, el libro se sumerge en la historia nacional. Escarba en nuestros orígenes. Se remonta al momento de nuestra independencia. Vincula el Unitarismo rivadaviano con las políticas inglesas de penetración colonialista. Bucea en las raíces del surgimiento del capitalismo. Se mete con el proceso que Marx denominó “de acumulación primitiva” y que posibilitó el arranque de la revolución industrial Inglesa.

Indaga en el tráfico de esclavos, la piratería, la guerra del opio, el colonialismo, recorre el surgimiento de la Gran Bretaña y aborda el despertar del moderno imperialismo Angloamericano, desmenuzando con la meticulosidad de un entomólogo, los mecanismos de penetración de la Comisión Trilateral, el CFR,el CARI, el Grupo Bilderberg, la logia Skull&Bones, y todos los Organismos relacionados, desde las ONG, hasta las Universidades y asociaciones que controlan.

Desde el punto de vista historiográfico local, los autores trascienden los habituales tópicos del revisionismo Rosista, redescubriendo y revalorizando el Jacobinismo de Mariano Moreno y su Plan de Operaciones, el Artiguismo plebeyo, la lucha de los caudillos federales, y desenmascarando el papel disgregador del imperialismo británico en la balcanización americana. En algunos puntos, puede reconocerse la influencia de autores de la Izquierda Nacional, principalmente de Abelardo Ramos y Puigross.

Probablemente uno de los puntos más altos de la obra resida en las páginas dedicadas al redescubrimiento de un San Martín revolucionario, proteccionista,industrialista, aplicador de la desobediencia debida frente a las órdenes unitarias, capaz de expropiar y liberar esclavos e indios, a la par que genial organizador del ejército de los Andes como ejemplo de “pueblo en armas” hacia una Guerra Total emancipatoria. Pero lo que es más importante aún, logran encontrar en San Martín, la antítesis del Proceso. Dicen los autores en la pag.531:

«La historia Oficial (liberal) ha insistido en la

imagen de un San Martín anti-español, y sugiriéndolo

pro-británico, que formaba un Ejército sin explicar

como. Quizás el daño más grave que se infligió en las

FFAA, fue la incorporación de profesores liberales en

los Institutos Militares, especialmente en las

Cátedras de Historia Argentina. Han vaciado de

verdadero contenido patriótico-revolucionario al

Libertador, y vertido esta falsa imagen en

generaciones de oficiales

(..)“El Proceso fue la antítesis de la Revolución de

Mayo y la Independencia. Fue un intento de vaciamiento

del Espíritu Sanmartiniano en las FFAA.

No creemos que San Martín hubiese aprobado un gobierno

Libre Cambista y de endeudamiento financiero a la

Banca Internacional, sino todo lo contrario: hubiese
usado ese poder para un esfuerzo industrial y

modernizador en todo el país. No creemos que hubiese

improvisado respecto a Malvinas. Hubiese planificado

meticulosamente y construido, con mucha anticipación,

los apoyos diplomáticos, políticos, logísticos, y de

inteligencia, para tal acción. Tampoco hubiese

rechazado la ola de apoyos militares y populares que

hubo en América Latina. Hubiese hecho de Malvinas una

guerra latinoamericana y unificadora” – pag.533

Los autores son sin dudas heterodoxos respecto a sus fuentes y lecturas. Han leído a Mao, a Ho Chi Minh,a Marx, a Mariátegui. Han estudiado a Lenin, a Gramci, a Maquiavelo, a los filósofos griegos. No dudan en

reivindicar a los patriotas del tercer mundo que han enfrentado al colonialismo, como Mahatma Gandhi, Nasser, Sukarno, Fidel Castro, Perón, Velazco Alvarado, o Hugo Chávez. Tampoco esquivan la polémica con Fukuyama, Alvin Tofler,o Kissinger. Son profusas y bien empleadas siempre las metáforas guerreras del chino Tzun Tsu y del alemán Clausewitz.

Los autores se atreven incluso a interpelar y cuestionar con fundamento a cierta izquierda cipaya nativa, corriéndolos con su buen Abelardo o con las tesis de Lenin y Trotzky respecto a «que quien no apoya el nacionalismo del oprimido, termina apoyando el nacionalismo del opresor».

Sin menospreciar en absoluto los grandes meritos investigativos respecto a la trama oculta de intereses, los entrelazamientos de las logias

británicas, las sociedades secretas, y las fundaciones y ONG que estas controlan, la obra alcanza sus puntos mas altos, sin embargo, cuando sus autores reflexionan y se meten de lleno en el plano político más concreto e inmediato.

La critica a la democracia vacía de contenido al carecer de justicia social. Las reflexiones sobre las causas de la derrota de Malvinas. La crítica al Proceso. La critica al capitalismo neoliberal como

nazismo de mercado. Las criticas a la izquierda por su incomprensión de la Cuestión nacional (léase en Argentina, Peronismo), el rescate de Arturo Jauretche, de Scalabrini Ortiz, de Forja. La descripción de los mecanismos de colonización ideológica imperiales, etc, no tienen desperdicio.

Citamos sólo dos párrafos, a modo de ejemplo, donde se caracteriza lo esencial del período Alfonsinista:

(..) «El gobierno civil surgido en Dic.83, pudo

enfrentar al movimiento obrero, las FFAA. y la Iglesia

y derrotarlos por separado. El Vaticano tenía como

prioridad estratégica Polonia y sus alrededores

católicos. Logró su objetivo. Las FFAA. y el

movimiento obrero no veían más allá de una

reivindicación gremial. No eran capaces de pensar y

actuar con visión estratégica mundial. Falto, como en

Malvinas, Inteligencia Estratégica.

El gobierno civil surgido en Dic.83, puso el pecho

para cubrir a los beneficiarios civiles del Proceso

(empresarios , políticos, periodistas), y como a la

cúpula del Proceso, los mismos a los que protegía le

clavaron el cuchillo por la espalda. “ pag.248

“La Hiperinflación de 1989, quebró la resistencia a la

venta vil de los bienes del Estado, sobre un terreno

psicológico preparado por los liberales y ejecutado

por los justicialistas (PJ) y continuado por la

Alianza (UCR-Frepaso). Por el momento no parece haber

un nuevo shock de miedo, ya se han logrado los

objetivos. Estos se mantienen con una Guerra

Psicológica de Objetivos derrotistas y

desalentadores.”pag 248

Especialmente interesantes son las reflexiones de los autores cuando abordan materias que les son especialmente cercanas y sentidas, como el

desguazamiento del complejo de Fabricaciones Militares, el desmantelamiento de los programas de investigación, la exposición sobre la doctrina del Industrialismo Militar como componente básico de un

país que aspira a ser soberano, o la atinadísima defensa que formulan sobre el Servicio Militar Obligatorio, no como una defensa «corporativa-gremial» sino de índole estratégica. Transcribo:

“Detrás de la supresión del Servicio Militar

Obligatorio hay una Guerra Política Psicológica

dirigida desde Gran Bretaña, cuyo objetivo es dejarnos

indefensos en lo material y en lo psicológico. Lo que

tenemos, FFAA sin Servicio Militar, no sólo es anti

republicano, anti constitucional , anti democrático y

propende a la disgregación territorial y social; sino

que por el contrario, son instituciones importadas de

Gran Bretaña y sin el Poder de la Royal Army, la Royal

Navy o la Royal Air Force.” -pag 232

“En Francia hay un debate sobre reemplazar el Servicio

Militar por Ejército Profesional y es la Izquierda

quién se opone al cambio. La izquierda francesa, a

diferencia de la argentina que “toca de oido”, y

encima es sorda, tiene una experiencia que se remonta

a la Revolución Francesa. Mientras hubo servicio

militar no hubo represiones a la clase obrera

francesa. Cuando hubo Ejército Profesional (1815-71),

la clase obrera fue víctima de toda clase de

atropellos. La Izquierda francesa aduce que: “El

Servicio Militar es un pilar fundamental de la

República y al suprimirlo el presidente corta su lazo

con el pueblo” . -pag234

El libro es extenso. Son 712 páginas de escritura

abigarrada y sin desperdicio. Los autores afirman que han debido extenderse en la escritura, pues deben derribar un muro de silencio, de engaño, de zonceras y de liberalismo antinacional que ha calado hondo en las filas militares. No menos que en el resto de la sociedad. La obra, redactada como un manual de estrategia político militar, contiene un sinnúmero de cuadros sinópticos, organigramas, y esquemas.

La Derrota bélica de Malvinas, la desmalvinización espiritual, y la capitulación política de los Tratados de Madrid, tuvieron su correlato en una democracia colonial sin justicia social, en el Proceso de Desguace del Estado, y en la destrucción del tejido social que representa el desempleo, que ha arrojando al hambre y a la desesperación a mas de la mitad de los argentinos.

Podemos asegurar, que todos aquellos que se aventuren a la lectura de este libro, saldrán sin duda, enriquecidos y encontraran la ligazón íntima existente entre estas facetas de un mismo proceso de dominación.

Los autores no brindan recetas ni soluciones mágicas.

Hacen algo mucho más útil, más urgente y más necesario: Formulan un punto de vista netamente nacional, democrático y patriótico sobre la situación de dependencia y derrota nacional en que hoy nos encontramos. Y lo formulan en forma comprometida con la modificación revolucionaria de ese estado de cosas.

Saludamos entusiasmados la aparición de «Los Protocolos de La Corona Británica», un libro escrito por patriotas de uniforme, que son capaces de decir cosas como estas:

(..) “ Discutir Defensa de la Constitución o

Violencia, es poner el carro delante del caballo. Lo

importante es la Voluntad Popular y el Bien Común. La

Constitución y/o la Violencia, deben estar al servicio

de la Voluntad Popular y del Bien Común. Esto ya lo

sabían los revolucionarios de Mayo: Belgrano, Moreno,

Castelli, San Martín, Guemes, etc. La Revolución no es

Violencia. La Revolución y/o la Liberación comienzan

cuando la Idea de Justicia se hace carne y acción en

la Masa. Nada más poderoso, e imparable, que una Idea

que prendió en la Masa Popular. El Revolucionario no

es quién lucha en lugar del pueblo, sino el que enseña

a luchar al pueblo. Y revolucionario es todo lo que

pone a la masa popular en marcha hacia sus objetivos

políticos. Un objetivo de la Guerra Política de Masas

del Imperialismo de la Usura, es poner a la Masa

Popular detrás de políticos que destruirán el estado y

las defensas que este da para proteger al Pueblo de la

propia Usura. Utiliza la Masa contra sí misma bajo la

capa de la Legalidad. La violencia imperial quizás

quiebre la Voluntad de lucha por un tiempo, pero no

convence al vencido y, sin persuadir, la violencia

antiimperialista volverá a surgir y en una forma más

peligrosa para el imperio.” – Pag 153

********************************************
* El autor es periodista y miembro de la Agrupación de Izquierda Nacional Patria y Pueblo

** LOS PROTOCOLOS DE LA CORONA BRITÁNICA -Estrategia Anglo-Americana- Edit. Struhart&Cia. Autores: Vcom( R ) Horacio Ricciardelli, Luis Schmid.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.
El 8 de septiembre se concretó el «Dialogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas». El mismo dejó algunos interrogantes para discernir.