Los intereses de Brasil y Estados Unidos

Barone revela una realidad poco conocida al hablar del verdadero rol que Ciudad del Este tiene para Brasil. “Paraguay tiene una economía pequeñita, de 16 mil millones de dólares. Eso para Brasil no es nada. Supongamos que, en particular, Ciudad del Este produzca 12 mil millones… son tres minutos de respiración de San Pablo. Para nosotros es importante por todo el efecto mediático que a veces tiene, pero realmente Ciudad del Este para Brasil no existe.”

“Paraguay es un cliente importante en algunas cosas, pero es más chico que cualquier ciudad mediana de Brasil. Si Brasil le condona toda la deuda y le da lo que tiene que dar por Itaipú, tampoco eso le alterará su equilibrio económico-financiero. Está pagando 200 millones de dólares por la energía de Itaipú. Si pasara a pagar 1.500 tampoco no sería un problema, no entraría en default”, prosigue en su explicación. “La economía brasileña es la décima del mundo, es una economía gigantesca, miles de veces más grande que la paraguaya.”

El interés de Brasil es geopolítico. “En el Paraguay viven muchos de sus ciudadanos y están muchas de sus inversiones. Además, Itaipú es un tópico complejo. En una situación de conmoción social, puede darse un grave problema para Brasil, que deberá proteger a sus ciudadanos y a sus inversiones. Esa es una disputa típica entre la metrópolis con la colonia y sus ciudadanos”, argumenta el analista.

La temática etnográfica no queda a un lado. “El campesinado es hostil contra los brasileños que habitan en el país. Se está dando origen a una situación de conflicto potencial debido a la lucha por las tierras y Brasil está preparado para intervenir si eso sucede, además de proteger Itaipú que significa el 35% de la electricidad de San Pablo”.

El cultivo de soja en Paraguay también se ha convertido en un arma imprescindible para empresas brasileras que explotan este cultivo. Así, varias empresas que están en Paraguay en el rubro commodities son administradas desde Brasil o, en menos casos, Argentina. Lo cual confirma indudablemente el interés geoestratégico que puede tener Brasil en la zona paraguaya como afirma Barone.

La mirada de Estados Unidos

Ciudad del Este no está exenta de las sospechas del gobierno de Bush. Para ser más exactos hace años que la CIA y otras agencias de seguridad norteamericanas han puesto la mirada crítica sobre esta zona, con diferentes razones y con argumentos extraídos de presupuestos poco investigados y de extrañas fuentes. Las principales declaraciones de dicho gobierno hacen acusaciones respecto al funcionamiento clandestino de centros terroristas y al abastecimiento de estos mismos de armas compradas en el mercado ilegal de la ciudad paraguaya.

Sobre este tema Barone explica que “frente a la pregunta de por qué EEUU está tan interesado en Ciudad del Este a pesar de creer que no hay aquí rastros de Al Qaeda sostengo dos cosas. En primer lugar, Hezbollah: una fuerza independiente en Medio Oriente que es controlada por Irán. Segundo, existe un fuerte interés por el control de la frontera. La presencia de servicios de inteligencia de muchos países en Ciudad del Este se entiende al comprender que en esta ciudad hay de todo”, asegura Barone.

Años atrás, un portavoz oficial de Hezbollah, quien era además el presidente de la Asociación de Empresarios de Ciudad del Este, fue asesinado por los israelíes. La noticia apareció en los medios titulada como un asesinato de pareja entre gays. “Él mismo afirmaba abiertamente que era de Hezbollah y eso le costó la vida.”

“En esta ciudad hay agencias de todo tipo, incluso en un tiempo quiso entrar la mafia rusa y los chinos le negaron el acceso. En Ciudad del Este tenés que estar dentro del clan, ser parte del grupo de los amigos, no podés venir a tratar de ingresar solo. Te matan, no tienen resguardos en hacerlo” refiere.

Aquel pequeño fuerte al que Brasil le dio su chispa de arranque, está hoy siendo amenazado por su mismo mentor e incentivador. No bastó con que Estados Unidos pusiera su ojo crítico sobre la ciudad acusándola de terrorista y traficante, sino que su mismo país vecino está exigiendo urgentemente la construcción de un muro para cortar lazos con su propia creación.

En los sistemas capitalistas neoliberales como los que triunfaron en Latinoamérica, dar vida a una ciudad, generar puestos de trabajo y hacer lugar para actividades comerciales, es tan sencillo como decidir destruirla mediante la creación de cualquier barrera. Lo que no les resulta fácil es garantizar su buen funcionamiento. Con el triunfo en las urnas paraguayas de Fernando Lugo, el gobierno de Lula Da Silva ofrece reconvertir la economía informal de Ciudad del Este para industrializarla. Una suerte de Plan Marshall brasileño.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La multinacional de la industria petroquímica que alcanzó centralidad política nacional por la intención de cerrar su planta en Santa Fe, cuenta con su principal centro de producción en el polo del partido de Bahía Blanca y es cuestionada por la contaminación generada.
Comparamos las cifras de pobreza del 2020 y el 2021 según el INDEC. A partir de ellas, analizamos cuales podrían ser los caminos a seguir.
A cuatro años de la desaparición forzada de Santiago Maldonado seguimos sin saber que le sucedió. Mientras tanto, la causa se encuentra paralizada en la Corte Suprema de Justicia.