“Lo importante es que acá nadie le dice al otro lo que tiene que hacer”

Revista ZOOM entrevistó a Oscar Laborde de la Cancillería Argentina con motivo del XVI Foro de Sao Paulo que se realiza desde el martes y hasta el viernes en la Ciudad. Además de la discusión política, la presencia de Manuel Zelaya y un festival musical de Teresa Parodi y Rodolfo Mederos, serán las notas destacadas.

El Foro de Sao Paulo cumple 20 años y ha decidido festejarlos en Buenos Aires. El martes, con la presencia del presidente legítimo de Honduras Manuel Zelaya, comenzó el Foro en el Hotel Panamericano. Más 600 participantes de alrededor de 55 partidos políticos de izquierda de América Latina se reunirán hasta el viernes para debatir y proyectar políticas en común. Además, hay representantes de partidos de izquierda de Europa, del Partido Comunista de la República Popular China y de Vietnam.

Esta tarde la Presidenta Cristina Fernández recibirá a los representantes del Foro en la Casa de Gobierno. Asimismo, la Presidenta nuevamente brindará su apoyo al presidente depuesto por un golpe cívico-militar el pasado 28 de junio de 2009, en un acto en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos del Bicentenario.

En julio de 1990, en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, se reunió el Encuentro de Partidos y Organizaciones de Izquierda de América Latina y el Caribe. “En medio del derrumbe del bloque socialista europeo y a escasos meses de la ya entonces previsible desaparición de la URSS, la Declaración de San Pablo, aprobada por el Encuentro de los Partidos y Organizaciones Políticas de Izquierda de América Latina y el Caribe el 4 de julio de 1990, afirmaba: ‘Rechazamos (…) toda pretensión de aprovechar la crisis de Europa Occidental para alentar las restauración capitalista, anular los logros y derechos socialistas o alentar ilusiones en las inexistentes bondades del liberalismo y el capitalismo (…)’”, recuerda el documento del XVI Foro de Sao Paulo.

El Foro surgió como respuesta al neoliberalismo que se avecinaba en la región y que destruiría a los Estados.

Revista Zoom entrevistó al Embajador Oscar Laborde, Representante Especial para la Integración Económica Regional y la Participación Social del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina. Laborde, junto al subsecretario de Relaciones con la Sociedad Civil de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, Edgardo Depretis, es el responsable del Estado nacional en la organización del evento.

—¿Qué relevancia tiene que este foro se realice en Buenos Aires?

A 20 años de la fundación de Foro de Sao Paulo, en que pasó mucha agua bajo el puente, que se haya elegido Buenos Aires es un compromiso muy grande para nosotros. Cuando se constituyó el Foro era un momento difícil para las causas populares; el neoliberalismo parecía que había venido para quedarse, algunos decían que se habían acabado las ideologías y que era el fin de la historia, y en aquel momento un grupo de dirigentes pensaron que no. En la actualidad, la mayoría de esos dirigentes son Presidentes de nuestros países.

Que estos 20 años del Foro de Sao Paulo se festejen en nuestro país es también un reconocimiento al esfuerzo que han puesto la Presidenta Cristina Fernández y anteriormente Néstor Kirchner para reactivar la integración en la región, y esto nos llena de orgullo y de compromiso.

—¿Cuál es para usted la esencia del Foro?

Lo importante es que acá nadie le dice al otro lo que tiene que hacer. Hay un reconocimiento de que cada proceso es genuino, de que cada proceso es virtuoso y que son la consecuencia de lo que los pueblos decidieron. El Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil es un fenómeno de ese país hermano y es imposible repetirlo; lo mismo ocurre con el Frente Amplio en Uruguay, con el peronismo en nuestro país y con la experiencia de Bolivia por lo que significan los pueblos originarios.

Por lo tanto, lo relevante de este tipo de Foros, es ver si podemos constituir un pensamiento común latinoamericano y que esto se vea reflejado en la práctica política de la región.

El Foro es un intercambio de ideas y de experiencias. No es una nueva internacional, y no pretende serlo. Lo interesante es que podamos comprender al otro y lo respaldemos, sabiendo que tenemos un destino común pero que no podemos asumir un modelo único.

—¿Cuáles serán los ejes de debate y la línea de trabajo?

Se va a trabajar mucho el avance de la derecha; dejar en claro que nunca más puede ocurrir un golpe de Estado como en Honduras; el crecimiento armamentístico en la región; las bases militares de Estados Unidos en Colombia y en Panamá; la apertura que Consta Rica está haciendo a los soldados estadounidenses, que ha permitido el ingreso de alrededor de 12 mil marines casi inconstitucionalmente; y por sobre todo bregar por la paz y trabajar por ella.

—¿Qué significado le da usted a la presencia en el Foro del legítimo presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales?

Es de suma importancia que en la apertura de la Mesa de Trabajo hayamos tenido la visita del presidente legítimo de Honduras depuesto inconstitucionalmente por un golpe cívico-militar. Por suerte, el gobierno argentino respalda fuertemente al presidente Zelaya y el jueves la Presidenta Cristina Fernández lo recibirá en la Casa de Gobierno, en el Galería de los Patriotas Latinoamericanos del Bicentenario, lo cual es muy significativo porque ahí recordamos a los próceres de América Latina.

—A mediados de julio también en Argentina, en la provincia de Chaco, se realizó la Cumbre Social del MERCOSUR. Y los primeros días de agosto la Cumbre de Presidentes del MERCOSUR. ¿Qué implicancia tiene para Argentina que se lleven a cabo este tipo de cumbres y foros en tan poco tiempo?

Argentina es un país muy importante en la región, y que se hayan hecho estos dos eventos en nuestro país tiene mucho en común. Por un lado tenemos la construcción de la sociedad civil que no es aséptica, que se compromete políticamente, que es autónoma pero que no es indiferente a lo que sucede con los gobiernos y los proceso políticos de la región; y por otro, a los presidentes de los países asumiendo acuerdos estratégicos y a los partidos políticos de la región en este Foro debatiendo los caminos a seguir.

La articulación entre la sociedad civil y los partidos populares es un debate que todavía hay que darse; la sociedad civil ha perdido esa autonomía rígida que tenía porque comprende que no es lo mismo que (Mauricio) Macri sea presidente o lo sea la continuidad de este proyecto, que no es lo mismo (Sebastián) Piñera que Michelle Bachelet, o en Uruguay (José) Mujica que (Luis Alberto) Lacalle. Por lo tanto, creemos que estos dos fenómenos, la sociedad civil y la expresión de los partidos populares, están muy intervinculados.

—¿La hermandad y la cooperación entre los gobiernos de la región es suficiente para consolidar un proceso de integración o en necesario también profundizar la mancomunidad entre los pueblos?

Creo que los que están hoy fuertemente integrados son los Presidentes, los gobiernos también pero por detrás de éstos, y a su vez los partidos por detrás de los presidentes y los gobiernos. Es un compromiso de los partidos populares poder integrarse rápidamente y estar a tono con el ritmo, la dinámica y nivel de integración que llevan adelante los presidentes.

—¿Cuál es el camino estratégico en la política exterior que desde la Cancillería se han trazado?

Hay un reconocimiento absoluto de lo justa, de lo adecuada y de lo equilibrada que viene siendo la política exterior del Estado argentino. Entonces, me parece que hay que continuar con eso, apostando muy fuerte a la integración regional en un mundo que se empieza a tornar multipolar y donde Latinoamérica puede ser un polo importante desde el punto de vista geopolítico, económico y también un polo de cuál deben ser las medidas populares de los gobiernos para prosperar. En plena crisis económica y política, la región no casualmente no se ha detenido, Argentina incluso ha crecido, estamos nuevamente creciendo al 8 por ciento, y esto tiene que ver con las políticas adoptadas.

En 2005 en Mar del Plata, en un acto de soberanía, detuvimos al ALCA (Área de Libre Comercio de la Américas promovida por Estados Unidos para su beneficio). Yo me pregunto, ¿qué hubiera pasado si durante la actual crisis el ALCA hubiera estado funcionando?

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Reflexionamos al respecto de la marihuana y todos sus usos, desde los recreativos hasta los medicinales.
Sobre controversias y conflictos del teletrabajo, escribe para Revista Zoom: Eduardo Silveyra
El titular de la Celag y escritor español habló con Revista Zoom. Analizó el resultado electoral argentino y contó detalles de su nuevo libro “Evo: operación rescate”.