Las nuevas retenciones agrícolas y otro negocio para los grandes grupos cerealeros

Son muchos los sectores que adhieren “por izquierda” al oficialismo kirchnerista -sobre todo aquellos que provienen de movimientos sociales o de antiguas organizaciones combativas- que avalan sus posiciones en la política de derechos humanos del Néstor y Cristina Kirchner, o en supuestas medidas destinadas a limitar privilegios de porciones del poder económico. Una de las más nombradas es la de la imposición de retenciones a las exportaciones agropecuarias y el reciente aumento de la tasa de esas retenciones. Pero un trabajo y denuncia que acaba de presentar el diputado de la CTA Claudio Lozano prueba que esas medidas también favorecen a las multinacionales que controlan el negocio de los granos en el país, en nada menos que 375 millones de dólares.

De acuerdo con Lozano, el recurso utilizado para favorecer a las grandes cerealeras -Bunge, Dreyfus, Cargill y ABM- consistió simplemente en no cerrar el Registro de Exportaciones de Soja en el período covenientemente largo, cerca de un mes, entre el momento en que se dejó trascender que se aplicaría un aumento en las retenciones a las exportaciones agrarias y el día en el que se aplicó efectivamente la medida.

En el momento en el que se implementó la medida, estaban oficialmente registradas declaraciones juradas de exportación de poroto de soja, pallarés de soja y aceite de soja por un total de 18.791.000 toneladas. De ellas, sólo 4.566.000 entraron en el nuevo régimen de retenciones. Las declaraciones juradas de las otras 14.225.000 toneladas de exportaciones fueron declaradas antes de la entrada en vigencia del nuevo sistema de retenciones. Más del 50 por ciento de las declaraciones relacionadas con ese tonelaje exento se efectuaron en el último mes previo a la implementación de la nueva escala de retenciones.

Las consecuencias: si se tiene en cuenta que el valor puesto en puerto de cada tonelada de soja de la cosecha 2008 es de 352 dólares, un total de 5.007.200.000 dólares no pagarán la diferencia entre la anterior retención y la nueva, que equivale al 7,5 por ciento, y de esa diferencia surge la ganancia de 375 millones de dólares que tendrán las grandes cerealeras, que además pagarán a los productores un precio bastante menor por la soja que el que alcanzará el producto en el mercado cuando se acomode a las nuevas retenciones.

La investigación y denuncia del diputado muestra que las políticas kirchneristas están lejos de pretender acotar las super ganancias de quienes se llevan la parte del león en el negocio de las exportaciones agrícolas.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Conversamos con Natalia Kerbabian, arquitecta, artista y creadora de un proyecto donde ilustra casas y edificios significativos dentro de la Ciudad de Buenos Aires.
Tomando la teoría de Aristóteles, observamos si la instrumentalización de la OTAN por parte de EEUU es una excepción o parte de una reproducción histórica.
Repasamos la situación actual respecto al acceso de viviendas en la Ciudad de Buenos Aires, ¿funciona la Ley de Alquileres? ¿qué se debería hacer para facilitar esta coyuntura?