Las falsedades del neoliberalismo global

La economía argentina no ha sido muy afectada por la crisis financiera, ya que no depende de la entrada de capitales. Pienso que en líneas generales el gobierno echó mano a los instrumentos que tenía y fortaleció su situación financiera con la transferencia de los fondos de las AFJP. Pero la medida más importante me parece que ha sido la elevación de la inversión pública, que está traccionando y evitando que el impacto de la crisis sobre el empleo sea demasiado grande. Hoy hay 70.000 puestos de trabajo mantenidos bajo subsidio estatal. Tomar una actitud ofensiva le permitió al gobierno atenuar los efectos de la crisis global.

El capital financiero internacional va a tratar de recrear la situación previa a la crisis. Mientras, lo que puso de manifiesto el largo interregno neoliberal es:

– Que los países subdesarrollados deben tener serias defensas frente al capital especulativo. Esto significa controles firmes para la entrada de capitales. Creo que Argentina tiene que reforzar tanto este aspecto como el de los egresos. Esto resulta incompatible con las políticas que impone el Fondo Monetario Internacional.

– Que hay que cambiar los sistemas financieros. Si vamos a un firme control de capitales es importante liquidar la independencia del Banco Central e ir a un sistema financiero puesto al servicio del crecimiento.

– Que cambió el mundo que conocimos en los últimos años, cuyo motor era el déficit externo de los Estados Unidos. Este se va a achicar radicalmente por la crisis, porque en definitiva lo que sostuvo durante mucho tiempo el crecimiento fue el endeudamiento usurario. Ahora, como Estados Unidos debe aumentar el ahorro interno, como contrapartida bajará el déficit externo, que equivalía al 6% de las exportaciones totales de mercancías en el mundo. Por la contracción de ese déficit, el comercio mundial crecerá menos. Incluso el secretario del Tesoro norteamericano dijo que “entramos a una época en la que Estados Unidos va a tener que descansar más en el mercado interno”. Se supone China también hará lo mismo.

Esto significa que la expansión a través del comercio mundial se va a desinflar y es justamente lo que no entienden quienes están diciendo que hay que volver al Fondo Monetario. No se dan cuenta que ha cambiado la economía mundial.

Está claro que no estamos viviendo un cambio de paradigma ni un nuevo tiempo: lo que se han evidenciado son las desilusiones y las falsedades del sistema global en la crisis del neoliberalismo.

El neoliberalismo no es un accidente. Es resultado de fuerzas sociales, económicas y políticas concretas. Creo que todavía la política económica estadounidense está manejada por neoliberales y pienso que la potencia del sector financiero se mantiene, pese a la crisis, muy fuerte dentro de la clase dominante de los países centrales. No debe confundirnos lo que hizo Obama con General Motors. Es la operación clásica en la que el Estado interviene cuando hay que salvar las ganancias y, cuando estas aparecen de nuevo, el capital empieza a clamar que el Estado se retire.

Yo pienso que para terminar con el neoliberalismo hace falta cambiar realmente el patrón de crecimiento en nuestros países y fortalecer a los sectores populares que han sido desplazados por el neoliberalismo. Mientras esto no pase, el mundo, con particularidades distintas, va a seguir aplicando modelos neoliberales. Esperemos que nuestro país no caiga en eso.

El autor es investigador Asociado del Área de Economía y Tecnología de la FLACSO y Profesor Asociado en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La multinacional de la industria petroquímica que alcanzó centralidad política nacional por la intención de cerrar su planta en Santa Fe, cuenta con su principal centro de producción en el polo del partido de Bahía Blanca y es cuestionada por la contaminación generada.
Comparamos las cifras de pobreza del 2020 y el 2021 según el INDEC. A partir de ellas, analizamos cuales podrían ser los caminos a seguir.
A cuatro años de la desaparición forzada de Santiago Maldonado seguimos sin saber que le sucedió. Mientras tanto, la causa se encuentra paralizada en la Corte Suprema de Justicia.