La sombra de la crisis retorna con aumentos tarifarios y más pagos por la deuda eterna

Por Causa Popular.- El canje de los bonos en default y las renegociaciones con las empresas de servicios públicos privatizadas, son los temas excluyentes de la agenda económica del gobierno durante la última semana. El 2005 no hace más que mostrar cómo la Argentina aún no fue capaz de resolver los trastornos provocados por la debacle del 2001, que derivó en la devaluación del peso y la quiebra de la mayoría de los contratos firmados al amparo del uno a uno. No importa si se trata de la lejana China, el imperial Estados Unidos o la reciente Francia. El presidente Néstor Kirchner no puede evitar que los mismos temas se instalen en cada lugar que recorre del planeta. Renegociación de deuda, tarifas de servicios públicos, seguridad jurídica, incentivos a la inversión extranjera, reglas de juego claras, son conceptos que repite cada uno de los interlocutores con los que el jefe de Estado dialoga en sus viajes.

En su reciente encuentro con el presidente francés Jacques Chirac, Kirchner intentó graficarle los enormes esfuerzos que está haciendo el país para recuperar la normalidad perdida durante el 2001. Esos esfuerzos incluyen un complejísimo proceso de reestructuración de deuda, que si bien se encuentra en sus comienzos, ya mostró que encontrará sus principales escollos a la hora de convencer a los pequeños ahorristas, especialmente de Europa.

Kirchner además logró cosechar apoyo francés para una negociación crucial con el FMI que se iniciará en marzo o abril, cuando ya se sepa el resultado del canje. Aunque aún no trascendió que es lo que el gobierno prometió a cambio del apoyo, Chirac mostró su preocupación por el futuro de las privatizadas de origen europeo. La negociación con el Fondo es clave porque hasta ahora la Argentina ha mantenido al día los pagos al organismo multilateral, pero para seguir en esa ruta necesita refinanciar buena parte de los 15.000 millones de dólares que le adeuda.

Luego de la reunión con Chirac el jefe del Estado argentino mantuvo un duro discurso contra el Fondo Monetario Internacional. En su disertación en el Tercer Foro Europa-América organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la cancillería francesa, Kirchner acusó a los organismos multilaterales de “doble moral” respecto a la pobreza de los países del tercer mundo y defendió la propuesta de la Argentina para el canje de deuda.

En ese marco, el primer mandatario argentino reclamó a los gobiernos europeos, luchar por achicar la brecha entre las naciones pobres y ricas y remarcó que América Latina tiene «el récord de desigualdad, prueba trágica de las recetas neoliberales impulsadas por los organismos internacionales como el FMI en la década pasada».

La deuda

El viaje a Europa no impidió que Lavagna mantuviese línea directa con sus colaboradores desparramados por el mundo para tratar de convencer a los bonistas más duros por la propuesta Argentina para el canje. Al secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, le tocó la tarea más ingrata: debió enfrentar a encolerizados ahorristas italianos que no entraron en razones. Hasta les pidió perdón por la televisión italiana, pero no se movió un milímetro del libreto oficial.

A pesar de estos sinsabores, el saldo de la gira de Nielsen por Roma, Milán y Verona tuvo algunos puntos positivos. En Economía se destacó, por ejemplo, que los bonistas italianos no hayan atacado sólo a la Argentina, sino también a los bancos italianos que recomendaron a bonistas desprevenidos adquirir títulos de la deuda argentina porque eran una «gran oportunidad».

Esa posición coincide con la estrategia Argentina, ya que permitiría neutralizar la posición de quién es el «enemigo número uno» del Palacio de Hacienda en esta negociación, el co-presidente del Comité Global de Acreedores, Nicola Stock.

Por su condición de hombre cercano a los bancos, Stock es uno de los blancos preferidos de los dardos disparados desde el equipo de Lavagna, que tiene cortados los canales de diálogo con él y niega que tenga la representación que asegura tener el ex banquero.

Aún así, un informe reservado que maneja el gobierno argentino indicaría que en Italia se podría obtener una aprobación del 30 por ciento al canje de deuda.

En Alemania fue menos tenso el paso del equipo económico, así como por Suiza. Igual, quedó claro que la resistencia alemana será fuerte, y que incluso buscará edificar un frente común en Europa contra la oferta argentina. Allí, los que capitanean la oposición al canje son Stefan Engelsberger, presidente de IGA -quien calificó a la oferta de «criminal»- y la asociación ABRA, que rechazó la oferta de plano. Igual, hay confianza en el equipo económico en que se logrará un nivel de adhesión aceptable de parte de inversores institucionales tanto alemanes como suizos.

Son esos cálculos, sumados al apoyo que llegará -espera Lavagna- de los fondos de inversión de los Estados Unidos, los que aportarán la masa crítica del número mágico en el que está pensando el gobierno y que hay orden estricta de callar: confían en que la aceptación al canje llegará al 70 por ciento, superior al 50 que había previsto el ministro de economía minutos después de lanzar oficialmente el canje de los bonos en default.

Sin embargo, no son pocos los analistas económicos que señalan que la Argentina finalmente deberá modificar la oferta si pretende alcanzar ese porcentaje.

Como se indicaba al comienzo de esta nota, el gobierno nacional continúa lidiando con los efectos económicos que dejó una de las crisis más profundas de la historia Argentina.

Los caminos elegidos para realizarlo, pudieron haber cambiado la forma, sus declaraciones y discursos, pero están lejos de haber modificado su contenido.

Detrás de la estrategia del gobierno, en varias de sus giras, y en particular en Francia, de presentar el crecimiento de la economía y el canje de deuda como garantía para los inversores extranjeros, sin haber modificado la matriz distributiva, pone en juego la vieja creencia de que la ganancia de los de arriba, más temprano que tarde fluirá hacia los de abajo.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.