La noche de los carteles blancos

Exactamente hace una semana estábamos en Plaza de Mayo acompañando la iniciativa del Poder Ejecutivo de presentar el proyecto de ley de servicios de comunicación audiovisual. Estábamos eufóricos y a la vez un poco cansados, ya que la noche anterior habíamos estado pegando afiches a favor de este proyecto de ley.

Además de haber tenido un altercado con una empresa de pegatinas que en ese momento estaba trabajando para el Grupo Clarín. Nos tapaba todo lo que pegábamos. Se lo comentamos al amigo Eduardo Blaustein, con quien nos cruzamos en la Plaza, y que luego lo contó en su crónica. Pensamos entonces que ese hecho iba a marcar un adelanto del grado de ferocidad del Grupo con respecto al proyecto de ley. Nos quedamos cortos.

Los titulares de diarios y TV muestran un grado de manipulación que todos hemos visto y escuchado, alimentando la tergiversación y deslegitimación del proyecto pese a que se viene trabajado por lo menos hace cinco años en foros, debates, encuentros regionales, académicos, etcétera.

Siento vergüenza ajena cuando veo a la oposición transformada en un ejército de empleados del mes. La ciudadanía debe estar observando que si esto quiere como opción en 2011, mejor será llamar a Chacho Álvarez, para que por lo menos reviva aquella Alianza que guardaba un poco más decoro.

Aunque no salga en la tele, creo que estamos ante un escenario de hartazgo de cierta parte de la sociedad frente a tanta mentira y manipulación. Un compañero que tiene una parada de diarios en Santa Fe y Agüero me contaba ayer que el domingo ocho personas le devolvieron el diario Clarín, muy enojados y las puteadas. «Esto es un panfleto», «¿Creen que somos estúpidos?», le decían.

El debate ya arrancó en el Congreso. Como bien dice el diputado Pasini en esta edición, “nos gustaría que se debatan cosas concretas. Si un operador puede tener una cantidad infinita de canales de cable, o si el que produce contenidos después puede distribuir. O si es necesario que el 70% de los contenidos sean de producción nacional como en Francia o España.”

Como con la 125 o con la estatización de los fondos jubilatorios, apostamos a la democracia y al debate parlamentario. Los poderes económicos ocultos tras los medios contestan con sus censores carteles blancos. Vamos a ver.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ecos y voces: ¿frente a una nueva reforma constitucional? Panorama político sobre la provincia. Por Cristian Perg, corresponsal de Tucumán.
Luego de 17 años de gobierno macrista, la Ciudad de Buenos Aires presenta cifras alarmantes de pobreza, indigencia y desigualdad económica, debido a la falta de estrategias de desarrollo económico. Por Raúl Sánchez
Escribir, para Arlt, implica sobre todo caminar, deambular y, en ese trajinar, conversar, observar, registrar… Las Aguafuertes porteñas y la elaboración de una mirada sobre la ciudad. Por Mariano Pacheco