La interminable puja en el PJ: bonaerenses juegan al juicio político mientras la CGT queda al borde de la ruptura

Por Causa Popular.- Aunque crecen los vientos de unidad, el río continúa revuelto en la interna del Partido Justicialista. El propio Eduardo Duhalde fue el encargado de aclarar desde Moscú que como, siempre sucede en el PJ, los acuerdos llegan “en las últimas semanas”. Una amenaza de Juicio Político a Felipe Solá, la pelea por la legitimidad de dos congresos partidarios y una inminente ruptura de la CGT, son los nuevos preludios de la descarnada lucha interna de la cual saldrá la nueva oposición y el oficialismo para los dos años de mandato que le quedan a kirchner luego de las elecciones de de octubre. Pero la principal incertidumbre se mantiene: ¿quién será la candidata a Senadora por la Provincia de Buenos Aires?. Los últimos movimientos entre el ibarrismo y el kirchnerismo de Capital.

La Cámara de Diputados bonaerense deberá decidir en su próxima sesión si abre el juicio político al gobernador Felipe Solá y su ministro de Asuntos Agrarios, Raúl Rivara, tras ser aprobado el pasado jueves 19 por unanimidad en la comisión de Asuntos Constitucionales.

El proceso comenzó con una denuncia del ARI, a raíz de la compra directa de la gobernación a una empresa de la familia Rivara, y tomó envión gracias a la interna justicialista y el consecuente respaldo aportado por el duhaldismo.

El primer paso formal se dio en la comisión de Asuntos Constitucionales, que giró a la cámara una recomendación a favor del inicio del juicio. Ahora los diputados deberán tratarlo en la próxima sesión, prevista para la primera semana de junio. Si se aprueba, la cámara debe conformar una comisión de cinco legisladores encargada de recopilar pruebas y determinar si existen elementos suficientes para iniciar el juicio en el Senado, donde Solá y Rivara tendrán oportunidad de presentar su defensa.

La comisión de Asuntos Constitucionales es presidida por el felipista Carlos Bonicatto pero la integran mayoritariamente diputados duhaldistas. Frente a un final predecible, Bonicatto calificó la decisión como una “barbaridad jurídica” y resolvió retirarse de la comisión, donde la iniciativa resultó aprobada por unanimidad, con los votos del ARI, la UCR, Izquierda Unida y el duhaldismo.

Desde el ARI buscaron hoy tomar distancia de la especulación duhaldista y convertir la denuncia contra Solá y Rivara en uno de sus primeros ejes de la campaña electoral de la diputada Marta Maffei, candidata a senadora por la provincia.

Hay una doble falta: primero la compra directa y segundo la compra directa a la empresa Rivara S.A, que es propiedad de la familia (del ministro)”, afirmó Maffei, en una conferencia de prensa ofrecida en el Congreso Nacional.

Según el texto de la denuncia, la firma Rivara S.A. fue beneficiada con una contratación directa para la compra de “seis millones de kilogramos de harinas de maíz” para “ser utilizada por la Dirección Provincial de Coordinación de Políticas Socio-Económicas, área Servicio Alimentario Escolar, Plan Más Vida”.

Según la presentación del ARI el monto de la compra ascendió a siete millones 860 mil pesos. Los denunciantes aseguraron que el ministro es propietario del 22,5 por ciento de la empresa

Es la segunda vez en la historia de la provincia que un ministro es sometido a un juicio político por actos supuestamente de corrupción”, destacó el diputado provincial del ARI, Sebastián Cinquerrui, quien intentó tomar distancia de lo funcional que significa el juicio para la interna entre Eduardo Duhalde y Felipe Solá, y aseguró que Solá y Eduardo Duhalde comparten una misma “matriz” sobre el manejo de la estructura provincial.

La denuncia del ARI, aprovechada por el duhaldismo, aparece como un «efecto colateral» del veto felipista al presupuesto que este año promovió la tropa de Duhalde en el Legislatura Provincial. Pero el mar de fondo es siempre la puja por la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner y la disputa en torno a la fecha de la interna del PJ bonaerense.

En este último caso, el pasado jueves se supo que el gobernador Felipe Solá -con quien Duhalde mantiene un público enfrentamiento- fijó para el jueves 26 la fecha del congreso provincial partidario y solicitó a la Justicia que convalidara el plenario.

La convocatoria a ese acto, a realizarse en el club Atenas de La Plata, apunta a deslegitimar el llamado del duhaldismo a un congreso oficial para el 29 venidero, es decir tres días después, presidido por Osvaldo Mercuri en Lanús.

El Congreso felipista será puramente testimonial ya que cuenta con menos de dos tercios de los 900 congresales, pero le permitirá tomar la iniciativa y fijarle la agenda al duhaldismo que realizaría el suyo tres días después.

Con esta intención, el sector de Solá solicitó al juez federal Manuel Humberto Blanco que designara a cinco veedores judiciales para que legitimen el congreso del 26 en el que se impulsa un apoyo explícito al gobierno de Néstor Kirchner y al Ejecutivo provincial.

También los felipistas aspiran a que en ese encuentro quede proclamada la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner como senadora por el peronismo provincial, entre otros objetivos.

Independientemente de las diferencias que puedan seguir apareciendo semana tras semana, todos esperan la reunión cumbre entre el presidente Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde en la que se terminarán de negociar las condiciones para las elecciones de octubre.

Para Duhalde “no hay apuro” para definir un acuerdo en el PJ bonaerense de cara a la elecciones legislativas de octubre, y reiteró que apoyará cualquier decisión que su esposa Chiche tome sobre una eventual postulación. “Es una costumbre en el justicialismo que estos temas se resuelvan en las últimas semanas”, aseguró Duhalde (en pose de estadista) desde Moscú.

En ese sentido, afirmó que si bien en la provincia de Buenos Aires “se sabe que cualquiera que quiera ser candidato a senador, diputado o concejal tiene el derecho de hacerlo, no creo que hasta último momento” se llegue a una definición de candidatos en las listas del PJ. “Me imagino que se harán los últimos testeos de opinión y que se irá conversando entre los sectores de la provincia”.

Sin embargo, advirtió que “no” se imaginaba “decir que va a haber lista de unidad ni mucho menos”.

La interna amenaza fracturar la CGT

Pero la interna del principal distrito electoral del país no sólo se circunscribe a sus pujas territoriales y a las pugnas por el manejo de los negocios turbios que derivan de la administración de sus municipios, sino también abarca al aparato de la burocracia cegetista que no logra salir de su crisis estructural.

Los gremialistas de los sindicatos que integraron la ex CGT oficial amenazaron con retirarse de la conducción cegetista la semana próxima si “la mayoría circunstancial” que respalda a Hugo Moyano como único titular de la central obrera (a partir de julio) continúa con sus “imposiciones”.

Esos gremios son los de comercio, alimentación, mecánicos, La Fraternidad, sanidad, telefónicos, Luz y Fuerza, textiles, telepostales y aduaneros.

Luego de un frustrado encuentro de conciliación entre los «gordos», “el único acuerdo alcanzado fue la suspensión del fallo de la Comisión Arbitral de la CGT -cuyos miembros no integran el consejo directivo- sobre el encuadramiento del personal de logística de Coto hasta que dialoguen a solas Cavalieri y Moyano”, explicó un integrante del ex sector “oficial”, quien indicó que, más allá de esa instancia, “no pudo alcanzarse ningún otro consenso”.

Armando Cavalieri y Oscar Lescano, entre otros dirigentes del sector, se retiraron visiblemente ofuscados antes de que concluyera la reunión, en tanto Andrés Rodríguez también hizo las maletas, aunque alegó que debía participar en una reunión del PJ.

El martes se reunirá el consejo directivo y no iremos, porque no tiene sentido permanecer en un espacio y legalizar un consejo directivo con el que no compartimos ningún punto de vista”, aseguró a la prensa una fuente gremial que, además, subrayó que esos grandes gremios propusieron a Susana Rueda para presidir la central. La propuesta fue rotundamente rechazada por los moyanistas, y tampoco hubo acuerdo en la integración de la lista de dirigentes que deben viajar a Ginebra la semana próxima para participar en la Conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (CGT) ni respecto de “la política salarial a reclamar al gobierno”.

Susana Rueda, que no participó en esa reunión, en la que sólo se iban a intentar “imposiciones”; señaló que otros gremios que no integran el consejo directivo respaldan la posición de renuncia de esas organizaciones y dijo que la CGT “no es patrimonio de la ambición individual o sectorial de nadie”.

Agregó que el moyanismo, proveniente en su mayoría del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA), está discutiendo y procurando preservar “otros intereses individuales y de sector”.

Está todo mal. Y no se trata únicamente del cese del mandato del triunvirato y el posible o eventual ascenso de Moyano como secretario general único de la central obrera o de la posibilidad de compartir el viaje a la reunión de la OIT en Ginebra. Si esto continúa de esta forma no sé cómo se preservará la unidad”, reconoció a la prensa uno de los principales referentes «oficiales».

Y advirtió, siempre desde el anonimato, que “si no es posible lograr un acuerdo de real y verdadera unidad con los gremios opositores” van a dejar sólo al líder camionero.

Tanto el gastronómico Luis Barrionuevo, como Rodríguez y el sindicalista de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, coincidieron en asegurar que, por sobre todas las cosas y hasta último momento, “se intentará preservar la indispensable unidad del movimiento obrero que tanto esfuerzo costó obtener”.

Un eufemismo que siempre ningunea a la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) y a otros importantes agrupamientos sindicales de izquierda cuyo esfuerzo ha obligado al aparato cegetista a replantear sus estrategias, siempre tan ligadas a cuidar más el poder del aparato que los intereses de los trabajadores argentinos.

Los sectores, enfrentados desde el mismo Congreso de Obras Sanitarias del 14 de julio de 2004, blanden sus espadas no sólo por la decisión arbitral y el viaje a la reunión anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sino por “la política salarial a reclamar ante el gobierno y las frecuentes visitas en soledad que realiza Moyano al presidente Néstor Kirchner”.

El problema del diálogo a solas que mantienen con asiduidad Moyano y el presidente (Néstor Kirchner) se soluciona fácil. Se trata de que alguien lo acompañe a esas charlas”, puntualizó otro dirigente, aunque no precisó si Moyano aceptaría la proposición

Los sectores también discutieron arduamente respecto de los reclamos de aumento salarial y, al respecto, un integrante de conducción reconoció que “algunas cosas se hacen mal, porque la CGT no puede contentarse con un haber mínimo de 610 pesos e inmovilizarse en aras de la paz social cuando el propio gobierno admite que la canasta de pobreza ya ha trepado a 800”.

Como ha sido histórico en el movimiento obrero, las negociaciones de unidad continuarán hasta último momento. La CGT se unificó a instancias del gobierno para ganarle la calle a los piqueteros: el enemigo externo fue la excusa. Sin embargo en los últimos meses, el enemigo interno, sus propias bases que cuestionan el sindicalismo empresario son los que ponen esta unidad en la cuerda floja. Es muy probable que finalmente se encolumnen juntos hasta las elecciones de Octubre, pero ese el resultado de las urnas será vital para saber si la sangre llegará al río.

La transversalidad busca renacer en Capital después de Cromagnón

La senadora nacional Vilma Ibarra se integrará al Partido de la Victoria fundado por el jefe de Gabinete y actual presidente del PJ Capital, Alberto Fernández. “Es cierto vamos a ayudar a reflotar el Partido de la Victoria, con esto intentaremos traccionar a toda la dirigencia no peronista que apoye el proyecto kirchnerista a nivel nacional”, afirmaron las fuentes encargadas de difundir la noticia a la prensa.

Se sumarían a esta renovación del partido de Alberto Fernández el actual integrante del gabinete de Aníbal Ibarra, el secretario de obras públicas porteño, Roberto Feletti y se esperan más adhesiones en los próximos días.

El Partido para la Victoria es presidido por el legislador porteño Diego Kravetz, quien encabezará la estructura local del partido creado por Kirchner para competir en las elecciones presidenciales de 2003.

En el entorno del legislador reconocieron que desde este cargo, Kravetz tendrá la responsabilidad de llevar a cabo el armado político en la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de apoyar al Presidente en las elecciones legislativas de octubre.

Según fuentes del frente para la victoria “la intención es quedarse con que todos los dirigentes del Frente Grande que compartan el marco político kirchnerista a nivel nacional”.

Según dejaron trascender fuentes parlamentarias, Vilma Ibarra abandona el partido que preside su hermano Aníbal, el Frente Grande, por “diferencias insalvables” con el jefe de Gabinete porteño, Raúl “Colorado” Fernández. “Vilma ya no tiene espacio para estar allí con dirigentes a los que todavía les quedan algún que otro pelo de gorilita”, indicaron las mismas fuentes.

Mientras Vilma Ibarra propicia ser la pata no peronista del proyecto kirchnerista, en su entorno aseguran que Raúl Fernández “trabaja para que no prospere ningún proyecto con olor a kirchnerismo y pone toda su energía en armar una alianza con el socialista Norberto Laporta”, indicaron en el Congreso de la Nación.

Pero lo cierto es que luego de las denuncias que desde la legislatura vincularon a Vilma Ibarra y a Alberto Fernández con la tragedia de Cromagnón, fueron muchos los que buscaron desenmarcarse de la alianza estratégica con el Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación que llevó a Aníbal Ibarra a una segunda jefatura de gobierno de la Ciudad.

Los mismos que armaron sus valijas para abandonar el encuentro entre el «albertismo» y el «ibarrismo», señalan bajo estricto off the record que es sumamente llamativo que Vilma retorne al ruedo político luego de la excarcelación del principal acusado y dueño del boliche República de Cromagnón, Omar Chabán.

La misma fuente argumenta: «Ahora que la discusión gira sobre el fallo que le otorga la excarcelación, ya se discute muy poco sobre las responsabilidades políticas del entorno de Ibarra. No habrá mejor momento en esta crisis para que el «albertismo» promueva nuevamente a Vilma y juegue las fichas que quedaron postergadas desde el incendio» que se cobró la vida de 193 personas la noche del 30 de diciembre de 2004.

Así las cosas, las próximas elecciones de octubre serán los comicios más importantes desde la crisis que estalló en el 2001. Tanto en el resto del país, como en «Provincia», en Capital Federal y hasta en la propia CGT todos los aparatos están en constante movimiento y reacomodamiento, pero buena parte de la población seguirá siendo testigo de pujas intestinas de poder que muchas veces poco tienen que ver la construcción de un proyecto popular.

Tan grande es la interna que a veces parece que fuera del PJ no pasa nada.

Lo peor es que adentro pasan demasiadas cosas y la gran mayoría no son buenas noticias para el pueblo.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.