La indecible impopularidad de las grandes empresas en EEUU

En noviembre de 2007, la empresa de encuestas Harris encontró que menos de un 15 por ciento de la población creía que las siguientes industrias fueran «en general honradas y fidedignas»: compañías de tabaco (3 por ciento); compañías de administración de servicios como HMOs [una empresa de sanidad] (5 por ciento); compañías de seguros sanitarios (7 por ciento); compañías telefónicas (10 por ciento); compañías aseguradoras de vida (10 por ciento); minoristas por Internet (10 por ciento); compañías médicas y farmacéuticas (11 por ciento); fabricantes de coches (11 por ciento); compañías aéreas (11 por ciento); compañías manufacturadoras de alimentos (12 por ciento); empresas eléctricas y de gas (15 por ciento). Solamente el 32 por ciento de los adultos dijo que confiaba en las más reputadas industrias sobre las que Harris encuestó [1].

Son unas proporciones extraordinarias. Es muy difícil obtener este grado de acuerdo sobre cualquier otra cuestión. A modo de comparación, el 79 por ciento de los adultos cree que la Tierra da vueltas alrededor del Sol; el 18 por ciento dice que es a la inversa [2].

Los resultados de Harris no son una anomalía. Los resultados no han cambiado de forma apreciable a los largo de los últimos cinco años, aunque los niveles de confianza generales en realidad han bajado respecto al ya bajo umbral de 2003.

Los resultados de Harris también siguen la línea de los datos de opinión que muestran una profunda inquietud sobre la concentración del poder corporativo.

Un asombroso 84 por ciento dijo a Harris en una encuesta previa de 2007 que las grandes compañías tienen demasiado poder en Washington. En contraste, solamente el 47 por ciento dijo que los sindicatos tienen demasiado poder en Washington (contrariamente al 42 por ciento que dijo que los obreros tenían demasiado poco poder), y el 18 por ciento que dijo que las organizaciones sin ánimo de lucro tienen demasiado poder en Washington [3].

Estos resultados se han verificado duraderamente. Al menos un 80 por ciento del público ha clasificado a las grandes compañías como detentadoras de demasiado poder en Washington desde 1994. En el 2000, Business Week y Harris preguntaron una cuestión amplia: ¿Han ganado las empresas demasiado poder sobre muchos aspectos de la vida de EEUU? El 74 por ciento estuvo de acuerdo [4].

En noviembre de 2007 la encuesta también preguntó sobre el apoyo a las medidas de control sobre las corporaciones. Estos resultados son también reveladores, aunque quizás no de la forma esperada.

Harris preguntó qué industrias «¿deberían ser más reguladas por el gobierno -por ejemplo por razones sanitarias, de seguridad o ambientales- de lo que ahora lo son?». Solamente las compañías de petróleo (53 por ciento), las farmacéuticas (53 por ciento) y las aseguradoras médicas (52 por ciento) pasaron el umbral del 50 por ciento.
Incluso la industria del tabaco logro escapar en la encuesta con solamente el 41 por ciento que pedía mayor regulación. Estos datos tienden a ser significativamente negativos -contra una mayor regulación – en los últimos cinco años.

¿Muestra todo esto que mientras la gente desconfía de los grandes negocios, igualmente desconfían del gobierno para limitar el poder de las corporaciones?

No.

El escepticismo de los EEUU respecto a la regulación es solamente superficial. Cuando las encuestas presentan propuestas específicas de regulación para su consideración, el apoyo del público de EEUU es habitualmente firme y a menudo abrumador, incluso cuando las razones contra las acciones gubernamentales son expuestas.

Por ejemplo:

– Después de escuchar los argumentos favorables y contrarios, el 76 por ciento estaba de acuerdo en conceder autoridad a la administración de drogas y alimentos para la regulación a la industria del tabaco, con un 22 por ciento que se oponía [5].

– Después de escuchar los argumentos favorables y contrarios, el 75 por ciento estaba de acuerdo en una legislación que podría incrementar significativamente la eficiencia energética, incluida los niveles de eficiencia de los carburantes para automóviles, y el uso de la energía renovable [6].

– El 85 por ciento daba apoyo al etiquetado para especificar el país de origen de la carne, pescado, productos comestibles, y tres cuartos daban apoyo a una regulación legislativa [7].

– El 71 por ciento dice que es importante que los fármacos permanezcan bajo estrecha vigilancia por la FDA [administración de drogas y alimentos, por sus siglas en inglés, N.T.] y las compañías farmacéuticas después de que hayan sido lanzados al mercado [8].

– Y respecto a la conclusión de Harris la semana posterior en que las encuestas mostraron escepticismo acerca de la regulación de la industria en general, la agencia de opinión encontró que aquellos que piensan que hay demasiada poca regulación gubernamental en el campo de la protección medioambiental dejó atrás a los que piensan que hay demasiada, en una proporción de más de 2 a 1 (53 y 21 por ciento, respectivamente) [9].

Lo que las conclusiones de Harris acerca de las actitudes sobre la regulación muestran es que la campaña de las empresas contraria a la regulación como un concepto abstracto han sido muy exitosas.

Destaca la necesidad para el consumidor, el medio ambiente, los obreros y otros defensores de la responsabilidad de las corporaciones, de defender el concepto de regulación, y relacionar los desenfrenados abusos de las corporaciones a la sociedad con la liberalización y fallos de no regulación de las tres décadas anteriores. Hay poca duda de que la disposición general del público hacia la regulación afecta significativamente a la actitud de los políticos -no ansiosos por ofender a los patrones empresariales a la primera de cambio- en el momento de enfrentarse al poder de las corporaciones.

NOTAS:
1] [http://www.harrisinteractive.com/harris_poll/index.asp?PID=825.

2] [http://www.gallup.com/poll/.

3] [http://www.harrisinteractive.com/harris_poll/index.asp?PID=737 .

4] [http://www.businessweek.com/2000/00_37/b3698004.htm .

5] [http://tobaccofreekids.org/fdapoll/national.pdf

6][http://www.consumerfed.org/pdfs/No_Time_To_Waste.pdf.

7] [http://www.citizen.org/pressroom/release.cfm?ID=1970 .

8][http://www.harrisinteractive.com/harris_poll/index.asp?PID=716 .

9][http://www.harrisinteractive.com/harris_poll/index.asp?PID=828
Robert Weissman es editor de Multinational Monitor y director de Essential Action

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje la situación actual de Peru, qué está sucediendo y cómo los medios hegemónicos del país tapan los sucesos.
A propósito de las conmemoraciones de la guerra de la independencia en Jujuy.
La revolución feminista avanza, conquista lugares y estamentos del poder antes impensados.