“La hora de la unidad”

Santa Cruz de la Sierra, 19 de octubre de 2006. Discurso pronunciado por el presidente Néstor Kirchner en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, durante un acto que compartió por su par Evo Morales.

«Al compañero presidente de todos los bolivianos, querido amigo Evo Morales; al señor vicepresidente, amigo y compañero, Hileras, que también está poniendo su lealtad, su esfuerzo y su capacidad en la conducción de este nuevo tiempo en el cual todos estamos empeñados en trabajar y construir.

Y a todos ustedes, hermanos bolivianos, a mantener firmes los sueños, a mantener firme las esperanzas, a saber que el camino no es fácil porque construir una nueva realidad, donde haya equidad, donde haya justicia, y donde los intereses tengan que ir al lugar donde le corresponden, no es fácil, y decir primero la gente tampoco es fácil.

Nosotros sabemos la batalla que está dando el pueblo boliviano contra los viejos intereses y venimos, querido Evo, con los brazos abiertos a dar nuestra solidaridad, a decir que la hermana república de Argentina se viene a abrazar a la hermana república boliviana para construir la patria que todos necesitamos.

Hoy estamos dando un verdadero ejemplo de integración. Este contrato, que a solicitud y que comparto plenamente del compañero presidente de Bolivia, que quería firmarlo aquí en Bolivia, en Santa Cruz, de cara a la sociedad boliviana y de cara a la sociedad de toda Latinoamérica, es un paso fundamental el que estamos dando.

Y para aquellos que dicen que tienen dudas con este contrato, si algunos pícaros no hacen las inversiones que tienen que hacer, no tengan dudas que la Argentina va a estar ayudando a hacer las inversiones que corresponden.
Venimos a hacer un acuerdo serio, pero firme. Si los que no hacen las cosas que tienen que hacer, o los que la tiene que hacer quieren tomar el camino de la extorsión, sepa el pueblo boliviano y el presidente de Bolivia que Argentina los va a ayudar a consolidar las reservas tan importantes que tiene el suelo boliviano.

Venimos también a cumplir con el acuerdo que hicimos con el gobierno y pueblo de Bolivia para construir una planta depuradora, tal cual habíamos comprometido, en territorio boliviano, tal cual fue lo que dijimos y lo cumplimentamos, cumpliendo la palabra empeñada.

Y al norte argentino, que no tiene gas hoy, le venimos a decir que también a los argentinos del norte, que viven tantos hermano bolivianos allí igual, venimos a hacer el gasoducto del noreste, que gracias a este acuerdo con Bolivia, esta actitud solidaria de ambas partes, lo vamos a poder llevar adelante.

Pero esto es el consolidar la construcción del sentido grande del espacio de los países de América del Sur. Estamos dispuestos a venir a ayudar y a trabajar solidaria y conjuntamente en todas las áreas que el querido compañero presidente lo requiera. Nosotros queremos ayudar a que Bolivia y el pueblo boliviano triunfen, que logre la justicia, que logre la inclusión social, que logre la equidad.

Los latinoamericanos tenemos que entender que es hora de forjar la unidad, que es hora de forjar nuestra identidad, que es hora de tener una voz conjunta ante el mundo, que tenemos que sentirnos orgullosos de lo que somos, de donde venimos, de nuestras raíces, de nuestras calidades nacionales, que son centrales y fundamentales.

Por eso vinimos hoy a compartir esta asamblea con ustedes y me siento orgulloso como presidente de los argentinos de estar en Bolivia, me siento honrado de compartir con ustedes esta mañana de trabajo, me siento honrado de este acuerdo estratégico, siento admiración por el trabajo que están llevando adelante.

No desmayen ante las primeras trabas. Mucha fuerza, mucho coraje, mucha pasión y mucha decisión por la construcción del nuevo tiempo.

Y a decirles también que les traigo el saludo de miles y miles de hermanos bolivianos que hoy están ayudando a construir la Argentina y que viven allá, y que son parte activa de mi querida patria y parte activa de esta Latinoamérica.

Estamos eternamente agradecidos a la incorporación de miles y miles de familias bolivianas a nuestra sociedad, que se han puesto a trabajar a la par nuestra para reconstruir la Argentina.

De la misma forma, nosotros venimos a ponernos a la par de ustedes para la construcción y la reconstrucción de Bolivia, que no tengo ninguna duda que va a seguir por el camino exitoso.

Por eso, para terminar, querido presidente y vicepresidente, mucha fuerza, mucho coraje, mucha decisión, otra realidad es posible, otro marco podemos construir para nuestros países, otra Latinoamérica se puede construir, con una voz fuerte, con decisión, con coraje, con amor, con paz, respetando el trabajo y peleando y luchando por los olvidados de la tierra.

Muchas gracias.

Viva Bolivia.

Viva Argentina.

Viva nuestra Patria Grande»

Volver a nota principal

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Analizamos el federalismo argentino, centralizándonos en el AMBA y su funcionamiento. ¿Cómo se hace para gobernar una región en la que se deben coordinar asuntos con dos gobernadores y cuarenta intendentes?
Proponemos recuperar el rol de las mujeres en las organizaciones político–militares de izquierda surgidas en la década de 1970 en Argentina, como también la militancia en las organizaciones de base.
Repasamos la medida del “dólar soja” y los altibajos de la economía nacional, junto a la inflación en los diferentes sectores de consumo